FOTOGALERÍA

Ancap: empresarios toman de rehén a la población

Pit-Cnt se alinea con el gobierno ante eventual pérdida de puestos.

Largas filas de vehículos en las estaciones, una postal que se repitió todo el fin de semana. Foto: Ricardo Figueredo
Largas filas de vehículos en las estaciones, una postal que se repitió todo el fin de semana. Foto: Ricardo Figueredo
Largas filas de vehículos en las estaciones, una postal que se repitió todo el fin de semana. Foto: Ricardo Figueredo
Largas filas de vehículos en las estaciones, una postal que se repitió todo el fin de semana. Foto: Ricardo Figueredo
Largas filas de vehículos en las estaciones, una postal que se repitió todo el fin de semana. Foto: Francisco Flores
Largas filas de vehículos en las estaciones, una postal que se repitió todo el fin de semana. Foto: Francisco Flores
Largas filas de vehículos en las estaciones, una postal que se repitió todo el fin de semana. Foto: Francisco Flores
Largas filas de vehículos en las estaciones, una postal que se repitió todo el fin de semana. Foto: Francisco Flores
Largas filas de vehículos en las estaciones, una postal que se repitió todo el fin de semana. Foto: Ricardo Figueredo
Largas filas de vehículos en las estaciones, una postal que se repitió todo el fin de semana. Foto: Ricardo Figueredo
Largas filas de vehículos en las estaciones, una postal que se repitió todo el fin de semana. Foto: Ricardo Figueredo
Largas filas de vehículos en las estaciones, una postal que se repitió todo el fin de semana. Foto: Ricardo Figueredo
Largas filas de vehículos en las estaciones, una postal que se repitió todo el fin de semana. Foto: Ariel Colmegna
Largas filas de vehículos en las estaciones, una postal que se repitió todo el fin de semana. Foto: Ariel Colmegna
Largas filas de vehículos en las estaciones, una postal que se repitió todo el fin de semana. Foto: Ariel Colmegna
Largas filas de vehículos en las estaciones, una postal que se repitió todo el fin de semana. Foto: Ariel Colmegna
Largas filas de vehículos en las estaciones, una postal que se repitió todo el fin de semana. Foto: Ariel Colmegna
Largas filas de vehículos en las estaciones, una postal que se repitió todo el fin de semana. Foto: Ariel Colmegna

Hoy comienza la medida de protesta de los propietarios de estaciones de servicio que no expenderán combustible ni hoy ni mañana. Mientras en la gremial se espera un nivel de acatamiento altísimo, también se evalúa que la situación planteada hace probable que en el futuro en los puntos de venta a los que Ancap planea bajarle más los pagos ("bonificaciones") se adopte el sistema de "autoservicio". El gobierno, a través de la ministra de Industria, Carolina Cosse, y la presidenta de Ancap, Marta Jara, anunció un nuevo sistema para la distribución de combustible que baja un 38% de lo que reciben un tercio de las estaciones por el combustible que venden. Las afectadas por la medida son las que más venden.

Ancap, por su parte, emitió un duro comunicado al caer la tarde de ayer en el que señala que la medida de los empresarios "intenta distorsionar el abastecimiento de combustible afectando a la población en su conjunto, tomándola como rehén de sus intereses". Señala también que "en los últimos días se ha producido un récord de ventas respondiendo a la demanda extraordinaria frente a la medida anunciada por Unvenu" (gremial de los propietarios de estaciones). Ancap reitera que cuenta con el combustible necesario para reabastecer a todas las estaciones de servicio de forma inmediata, si fuera necesario. También reafirma "la necesidad de llevar adelante los cambios que viene impulsando para mejorar la gestión, y reitera su permanente vocación de diálogo".

A su vez, el presidente del Pit-Cnt, Fernando Pereira, comentó a El País con respecto a la medida de protesta que "si lo hiciéramos los integrantes del movimiento sindical estaríamos en un escándalo sindical". "Hay un conjunto de servicios que se van a ver afectados por la falta de combustible, de eso no hay ninguna duda. A los trabajadores naturalmente que les van a tener que pagar el jornal, pero ellos reciben otras cuestiones por estar en el trabajo, que las pierden", dijo Pereira, aludiendo a las propinas.

A su vez, el sindicato de Ancap (Fancap) emitió un comunicado en el que salió a criticar a las empresas severamente, y señala que su medida de protestar "lo único que pretende es aumentar las ganancias en la distribución de los combustibles". "Rechazamos las amenazas de la Unvenu de despidos masivos en el sector buscando sistemas de autodespacho, como objetivo de autogenerarse mayores márgenes de ganancia", agrega el comunicado. Y advierte que "haremos cumplir los convenios colectivos firmados". Es que Unvenu ya solicitó el "descuelgue" del convenio salarial del sector porque entiende que no puede hacer frente al próximo ajuste de sueldos como consecuencia de la reducción de la "bonificación" para algunos de sus asociados. El viernes, dirigentes del sindicato metalúrgico (Untmra), al que pertenecen los "pisteros" de las estaciones de servicio se reunieron con autoridades del Ministerio de Industria, Energía y Minería, según supo El País.

Ancap convocó a una conferencia de prensa para hoy a la hora 8:00 para evaluar la situación. Una medida de protesta como la resuelta por los propietarios de estaciones es prácticamente inédita en Uruguay.

Autoservicio.

El gerente de la Unión Nacional de Vendedores de Nafta del Uruguay (Unvenu), Federico de Castro, dijo a El País que se espera el acatamiento de más del 80% de las estaciones de servicio del país, y advirtió que es "probable" que las estaciones que se vean perjudicadas por el cambio en las "bonificaciones", deban avanzar hacia el autoservicio.

Explicó que en las estaciones de más movimiento, el costo salarial representa entre el 50% y el 60% de los pagos que reciben las estaciones. En aquellas con más movimiento en la capital hay a veces más de 40 empleados. De Castro insistió en que "estamos dispuestos a dialogar si nos convocan".

Sin stock.

Ayer fue notorio que faltaba combustible. Pocitos se quedó sin nafta relativamente pronto. La situación se repitió en el interior. Las nueve estaciones de servicio del casco urbano de Salto ya casi no tenían combustible sobre las 18 horas y dejaron de atender público. Los automovilistas de Mercedes debieron ir a Fray Bentos a cargar ya que allí el expendio era relativamente normal. En la capital de Soriano, el temor a quedarse sin combustible provocó que las estaciones se quedaran sin nafta al caer la tarde del sábado.

En Durazno, sobre las 17 horas, en la estación ubicada en la Ruta 5 y Galarza se informaba que solamente quedaba nafta Premium y gasoil.

En la estación Ancap de la parada 11 de la avenida Roosevelt, cerca de Punta del Este, la nafta se agotó en la noche del sábado. "¡Solo gasoil!", gritaban los pisteros cada vez que un auto entraba a la pista. En las estaciones Ancap de las paradas 5 y 2 el panorama fue el mismo. La estación de Petrobras de la parada 16 de la rambla fue la última en quedarse sin nafta. Esto ocurrió sobre las 19 del sábado. En general, en todo el país se calcula que se vendió el doble de lo habitual.

El senador nacionalista Álvaro Delgado llamó la atención sobre el hecho de que la reducción en las "bonificaciones" impedirá a muchas estaciones de servicio dar precios preferenciales a empresas vinculadas al agro como forestales o agrícolas como venían haciendo. El 7 de diciembre, el directorio de Ancap y la ministra de Industria, Carolina Cosse, irán a la Cámara de Senadores a analizar la situación de la empresa pública. Se buscará también la opinión de la Unidad Reguladora de los Servicios de Energía y Agua.

Crítica a Ancap por amenazar con sanción

El presidente de la Unión de Vendedores de Nafta, Daniel Añón, se mostró muy molesto con el comunicado de Ancap que advertía que los estacioneros no cumplirán contratos si no expenden combustibles, y reivindicó el derecho a la protesta de la gremial.

En el mismo sentido, el senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, escribió en Twitter que "Ancap no tiene autoridad moral para sancionar mientras no haga profunda reforma interna bajando costos internos y mejorando eficiencia".

Los cuatro puntos de la polémica

Pérdidas de Ancap

En su política de reducción de gastos luego que debió ser capitalizada, el directorio apuntó a los costos de distribución de los combustibles y márgenes de los estacioneros. La presidenta de Ancap, Marta Jara, dijo que el impacto es "muy grande" en los gastos de la empresa y lo estimó en US$ 400 millones. La ministra Carolina Cosse dijo que hay que recortar gastos en US$ 320 millones.

Cambios en la distribución

Ancap decidió modificar el modelo. Venderá en las plantas a los distribuidores (Ducsa, Esso y Petrobras) que administrarán la diferencia que resulta del precio de venta al público. Habrá tres precios por litro a la cadena de distribución. Se aumenta el monto para los primeros 30.000, mantiene el actual para ventas entre 30.000 y 150.000, y lo disminuye para las superiores a los 150.000.

El negocio no es la nafta

Dentro de Ancap consideran que las estaciones de servicio cuentan con negocios paralelos a la estricta venta de combustible y por tanto los estacioneros no tienen por qué perder dinero con los cambios. La ministra Carolina Cosse dice que se favorece a 240 estaciones en más de 470. Los vendedores sostienen que será el fin de entre el 30% y 40% de las estaciones de servicio.

Un viejo problema

Las diferencias entre Ancap y Unvenu se arrastran desde 2012 cuando se hizo un estudio con la intención de contemplar todos los costos dentro de la paramétrica con la cual la empresa pública le fija la ganancia a los empresarios. Unvenu sostiene que no se incluyeron algunos costos, lo que les quita rentabilidad. Dos años más tarde los estacioneros presentaron demanda ante la Justicia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados