After- Work

Resurge espacio que une cultura y vinos

Teluria volvió a abrir sus puertas a fines de abril de este año, en el mismo lugar donde funcionó en la década de 1960, cuando se transformó en un referente cultural de la movida musical y poética montevideana

Teluria. El local busca reflotar el mítico espacio cultural que reunió a músicos como Alfredo Zitarrosa o Mercedes Sosa. (Foto: Marcelo Bonjour)
Teluria. El local busca reflotar el mítico espacio cultural que reunió a músicos como Alfredo Zitarrosa o Mercedes Sosa. (Foto: Marcelo Bonjour)

Como en la década de 1960 pero con el plus de los libros y una vinoteca. En la esquina de Cuareim y 18 de Julio, debajo de la librería Puro Verso, resurgió Teluria, una espacio polivalente que invita a disfrutar de la experiencia de probar un buen vino y degustar una picada o empanadas, en un entorno cultural que une música y libros en un solo lugar.

«Buscamos que resurja el mismo lugar donde hace más de 50 años estuvo el emblemático local Teluria de empanadas y vinos que convocó a artistas como Mercedes Sosa, Jorge Cafrune, Alfredo Zitarrosa, Lágrima Ríos y Osiris Castillos», recordó Ruben Forni, su director conserje.

El espacio reabrió el 27 de abril y, para mantener la mística, complementa estilos contemporáneo y rústico, con sus paredes de piedra y detalles de época (como la esquina donde cantaban los artistas y mantener la misma entrada sobre la calle Cuareim).

Cultura. La cava de vinos se mezcla con la biblioteca de Puro Verso. (Foto: Marcelo Bonjour)
Cultura. La cava de vinos se mezcla con la biblioteca de Puro Verso. (Foto: Marcelo Bonjour)

Teluria marca su impronta con una amplia barra, una vinoteca acondicionada y sus 10 mesas y sillas que contemplan hasta 40 personas. El lugar también es propicio para eventos, como catas de vinos y presentaciones de libros.

En una primera etapa, Teluria abrirá de lunes a viernes de 12:00 a 20:00 y los sábados de 12:00 a 18:00 y se puede ingresar tanto por la entrada original como por la puerta de la librería Puro Verso, en la esquina sobre 18 de Julio.

Quien visite el lugar puede optar por disfrutar de la lectura de un libro, probar alguno de los vinos nacionales o extranjeros o, si tiene más tiempo, tomar un café, degustar una picada de quesos y fiambres artesanales uruguayos, acompañados con alguno de los panes caseros hechos de masa madre de trigo, centeno o salvado o las empanadas de la casa.

Forni adelantó que una vez culminado el Mundial de Fútbol de Rusia, el plan es acoplar propuestas artísticas. Ya están trabajando con espectáculos musicales, pero también ofrecerán una escuela de tango y hasta una milonga, por lo que los horarios de los sábados «seguro se extenderán».

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º