Publicidad

Las fábricas de China aumentan con fuerza su actividad, al superar los bloqueos sanitarios

El gigante asiático representa una producción industrial superior a la de Estados Unidos, Alemania y Japón juntos, y la salud de su economía se propaga a todo el mundo.

Compartir esta noticia
Industria china
Fábrica de automóviles en China.
Getty Images

The New York Times

Después de haber sido brutalmente golpeadas por la pandemia de coronavirus el año pasado, las fábricas chinas se recuperaron con un vigor inesperado el mes pasado.

El índice oficial de actividad manufacturera, basado en encuestas a gerentes de compras de empresas en China, se disparó en febrero respecto al mes anterior a su nivel más alto en más de una década. El índice de actividad del sector servicios también subió. Ambas medidas sugirieron que el negocio se había expandido por segundo mes consecutivo, luego de contraerse durante las restricciones de COVID-19.

Después de un año de bloqueos implacables, cuarentenas y pruebas de coronavirus que paralizaron gran parte del país, Beijing levantó las restricciones sin previo aviso a principios de diciembre. El cambio abrupto en la política resultó en un alboroto de infecciones y estimaciones aproximadas sugieren que hasta 1,5 millones de personas han muerto en la ola de COVID. Pero también liberó a la economía para comenzar una reactivación.

“De la noche a la mañana hemos visto un cambio decente en el impulso del riesgo, ya que los datos optimistas de China han reavivado el optimismo por la reapertura del comercio que ha estado decayendo últimamente”, escribieron los analistas de Deutsche Bank después de la publicación de las estadísticas. El índice bursátil Hang Seng en Hong Kong subió inmediatamente después de conocidos los datos.

La noticia optimista se produjo pocos días antes de que los líderes de China se reúnan para la reunión anual de la Asamblea Popular Nacional.

China es la segunda economía más grande del mundo, después de Estados Unidos, pero su capacidad de fabricación es gigantesca y produce más de la producción industrial mundial que Estados Unidos, Alemania y Japón juntos.

La salud de la economía de China se propaga a través de otras economías. “El resurgimiento económico de China, que viene después de las interrupciones causadas por la política de ‘cero-COVID’ y luego su reversión abrupta, es un augurio positivo para las perspectivas de la economía mundial este año”, dijo Eswar Prasad, profesor de política comercial en Cornell.

La tasa de crecimiento económico de China del 3% en 2022 fue una de las peores en casi medio siglo. Los economistas esperan que el crecimiento se recupere este año, con el Fondo Monetario Internacional pronosticando una expansión del 5,2%. Los inversores que apuestan por una recuperación han hecho subir las acciones chinas este año.

Los datos de fabricación publicados la pasada semana alimentaron aún más el optimismo de algunos analistas: Schroders, un administrador de inversiones, elevó su pronóstico de crecimiento económico en China este año a 6,2%, desde 5%.

Pero el daño de tres años de políticas de "COVID cero" de China tardará en sanar. Los bloqueos prolongados obligaron a las pequeñas empresas a cerrar permanentemente y las pruebas a gran escala afectaron las finanzas del gobierno.

Los analistas de Mitsubishi UFJ Morgan Stanley señalaron que la oficina nacional de estadísticas de China advirtió que la demanda seguía siendo débil. Puede quedar claro este fin de semana si el liderazgo político decide ofrecer apoyo que apuntalaría a las empresas privadas, el sector inmobiliario en caída y la inversión en infraestructura.

A pesar de las debilidades, las noticias recientes sugirieron que China podría experimentar un crecimiento relativamente bueno este año, dijo Prasad. Agregó que las últimas cifras “aliviarán parte de la presión sobre los líderes del país para anunciar importantes medidas de estímulo en la próxima reunión de la Asamblea Popular Nacional”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad