VIDEO

Trump mide fuerzas con sus "socios" del G20

Terrorismo, clima, comercio y la tensión nuclear en la agenda

Donald Trump, Vladimir Putin, Angela Merkel, Xi Jinping, Emmanuel Macron … Pocas eventos en el mundo reúnen en un mismo lugar a tantos líderes mundiales como el G20, en un momento donde el terrorismo islámico, la amenaza de un conflicto nuclear y las tensiones comerciales con Estados Unidos dominan la agenda internacional.

"Está en juego la civilización occidental", alertó Trump ayer poco antes de pisar suelo alemán. En Varsovia, la capital de Polonia, Trump reiteró el apoyo de Estados Unidos a la OTAN y lanzó una inusual crítica a Rusia a horas de su primer encuentro con Putin. En concreto, dijo que Estados Unidos trabaja con sus aliados para oponerse "a las acciones de Rusia y a su comportamiento desestabilizador". Trump mencionó además un tema muy sensible hoy en los pasillos del poder en Washington. Dijo que Rusia "pudo" haber interferido en las elecciones presidenciales de 2016 que le llevaron al poder. "Creo que pudo ser perfectamente Rusia. Pienso que también pudo haber otros países. No seré específico. Pero creo que mucha gente interfirió", afirmó Trump.

Además de las críticas a Rusia, Trump quiso dar confianza a sus aliados europeos y de la OTAN, luego de las dudas que dejó en la cumbre de Bruselas hace un mes y medio. "La relación transatlántica entre Estados Unidos y Europa es siempre fuerte, y tal vez, en ciertos aspectos, incluso más fuerte que nunca", agregó ante unos 15.000 polacos en una plaza de Varsovia.

"La cuestión fundamental de nuestra época es si Occidente tiene la voluntad de sobrevivir", prosiguió. Trump habló de un Occidente confrontado a desafíos existenciales, como "defender nuestra civilización" contra el terrorismo, la burocracia y la erosión de las tradiciones.

Trump prometió una reacción fuerte a la amenaza nuclear de Corea del Norte. Foto: AFP
Trump prometió una reacción fuerte a la amenaza nuclear de Corea del Norte. Foto: AFP

Tensiones.

Trump inició su gira europea por Polonia, país proestadounidense cuyos dirigentes se sienten cercanos a sus ideas. Una primera etapa fácil antes de llegar a Hamburgo, donde sus homólogos de los 20 países más industrializados y emergentes lo esperan para tratar temas complejos, en medio de tensiones transatlánticas y la amenaza nuclear norcoreana.

El contexto de este viaje todavía se agravó más tras el lanzamiento el martes de un misil intercontinental norcoreano, capaz, según expertos estadounidenses, de alcanzar Alaska. "Llamo a todas las naciones a afrontar esta amenaza global y a demostrar públicamente a Corea del Norte que hay consecuencias a su muy, muy mal comportamiento", declaró Trump en Varsovia.

Trump dijo que Corea del Norte es "una amenaza y la enfrentaremos fuertemente". Si bien está considerando acciones "severas", destacó que no trazaría una "línea roja" como la que su antecesor Barack Obama planteó pero no cumplió sobre el uso de armas químicas en Siria. Corea del Norte "(...) se está comportando de una manera muy peligrosa y algo tendrá que hacerse", remarcó.

En este clima, la canciller alemana, Angela Merkel, intentó ayer acercar posturas con Trump.

Anfitriona de este G20, Merkel se reunió ayer con Trump en un céntrico hotel de Hamburgo. Su entrevista fue a puerta cerrada, pero poco antes la canciller garantizó ante los medios que iba a hacer todo lo posible para buscar acuerdos para el éxito de la cumbre, aunque sin ocultar los "disensos" existentes en temas "importantes", a los que estaba dispuesta a llamar por su nombre.

Alemania, explicó Merkel, está convencida de que la globalización puede ser beneficiosa para todas las partes y defenderá la importancia del "libre comercio con reglas justas".

Latinoamericanos.

México, Brasil y Argentina, los tres países latinoamericanos del G20, llegan a la cumbre de Hamburgo con retos y objetivos distintos pero con la misma voluntad de avanzar en cuestiones clave para sus economías.

La delegación mexicana, encabezada por el presidente Enrique Peña Nieto, llega en un momento de tensiones con Estados Unidos, marcadas por la cuestión migratoria y en particular por el proyecto de Trump de construir un muro en la frontera entre ambos países y hacérselo pagar a México. Por eso será clave la entrevista entre Peña Nieto y Trump que se celebrará al margen de la cumbre.

"No esperamos que sea una reunión donde se resuelvan temas de fondo" dijo el secretario de Exteriores mexicanos, Luis Videragay, en una entrevista a la cadena Televisa, y anunció que no se hablará del muro "porque no es un tema de la relación bilateral" que definió como "acto no amistoso".

Para México el G20 ha de servir ante todo para seguir avanzando en una de sus grandes prioridades, la compleja renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), que debería empezar a mediados de agosto. Una "caja de pandora", en palabras del secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, que es clave para la economía del país.

Brasil llega a Hamburgo muy debilitado por las acusaciones de corrupción contra el presidente Michel Temer. Tras haber anunciado la cancelación de su viaje a Alemania, Temer cambió de idea y decidió asistir finalmente a la cumbre, probablemente en un intento de salvaguardar la imagen internacional de Brasil tras la gira del mes pasado en Rusia y Noruega, plagada de desencuentros.

Brasil está emergiendo de la peor recesión de su historia, que le llevó a perder más de 7% de su riqueza entre 2015 y 2016. Pero su profunda crisis política pone en duda la recuperación de su economía, que se expandió 1% en el primer trimestre de 2017 respecto al trimestre anterior.

Tras proclamar el "fin del aislamiento" de Argentina en la cumbre del G20 en China el año pasado, el presidente Mauricio Macri quiere seguir publicitando las reformas que defiende su gobierno y buscando nuevas inversiones.

El nuevo canciller argentino, Jorge Faurie, nombrado en junio, prometió que Argentina aportaría una mirada "renovada y desde el sur" al G20, del que asumirá la presidencia en diciembre.

El pedido de Gorbachov para Putin y Trump.

El ex líder soviético Mijaíl Gorbachov pidió a Vladímir Putin y a Donald Trump que den un impulso a la relación bilateral de la misma forma que él lo hizo con Ronald Reagan. "Se necesita ahora que los líderes (de Rusia y Estados Unidos) den un impulso (a las relaciones), como ocurrió en Reikiavik en 1986", afirmó en declaraciones a la agencia RIA Novosti. Subrayó que este esfuerzo debe hacerse notar "en todo el abanico de cuestiones y no solo en algunos puntos, por muy importantes que sean estos". "Hay que poner todo sobre la mesa y restablecer el mecanismo de la cooperación", insistió el padre de la perestroika. Gorbachov lamentó que el primer encuentro entre Putin y Trump se produzca con tanta tardanza.

Estados Unidos, aislado por retirarse del acuerdo climático.

En la cumbre del G-20 Donald Trump corre el riesgo de quedar aislado por sus políticas climáticas. Trump se encamina a una agria confrontación con los otros líderes de las potencias económicas mundiales tras decidir el mes pasado retirar a Estados Unidos del acuerdo climático de París.

Las políticas comerciales serán otra zona de conflicto de una cumbre que comienza formalmente hoy viernes y que los manifestantes se han propuesto perturbar. "Bienvenidos al infierno" fue su saludo a Trump y a otros líderes mundiales que llegaron a Hamburgo para la reunión de dos días.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, anfitriona del encuentro, dijo que está comprometida con un sistema de comercio internacional abierto pese a los temores al proteccionismo que Trump instauraría en Estados Unidos.

"Estamos unidos en nuestra voluntad de fortalecer las relaciones multilaterales en la cumbre del G-20 (...) necesitamos una sociedad abierta, especialmente flujos comerciales abiertos", declaró Merkel en Berlín.

Merkel y Trump se reunieron ayer jueves para discutir una serie de asuntos, desde clima y comercio a inmigración, apoyo a África, y el combate al terrorismo. La cumbre del G20 pondrá en evidencia el aislamiento de Estados Unidos frente a "muchos y muchos países" que están decididos a luchar contra el cambio climático y aplicar el acuerdo de París, dijo Merkel. REUTERS, AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)