Nin advirtió que se debe “reaccionar” e hizo un tiro por elevación al Frente

"En 2020 no le podremos vender carne a EE.UU."

La luz de alerta se prendió en la Cancillería. Según un informe que elaboraron los embajadores de Uruguay en los países con costa en el océano Pacífico, en cinco años el país verá serias complicaciones para exportar carne y otros productos primarios, los cuales representan el 78% de las ventas del país al mundo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nin expuso sobre los prejuicios que sufrirá Uruguay por los acuerdos en los que no participa.

"Uruguay tiene que reaccionar", reiteró insistentemente ayer el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, quien en un tiro por elevación a la interna del Frente Amplio dijo que en materia de inserción internacional del país se remite "a las bases programáticas del gobierno que han sido poco leídas o mal leídas por algunos actores".

Dentro del Frente Amplio se opusieron a explorar el ingreso de Uruguay al acuerdo comercial Trans-Pacífico (TPP) y este año el gobierno se bajó de las negociaciones del TISA a instancias del rechazo de la Mesa Política del Frente Amplio.

Pero el Canciller dejó en claro ayer que no da la batalla por perdida. "En el año 2020, nosotros nos vamos a encontrar con que a Estados Unidos no le vamos a entrar ni bajo el protocolo Never Ever 3 (que es para carne vacuna procedente de predios certificados avalado por el Departamento de Agricultura de ese país) ni con la deshuesada ni el ovino compartimentado, y esa es la realidad", graficó el canciller al disertar en una conferencia sobre Inserción Internacional del Uruguay, en la Cámara Mercantil.

Como referencia, hoy Uruguay paga un arancel de 26,4% por tonelada dentro de la cuota que tiene para ingresar a Estados Unidos y fuera de la misma abona el doble.

Las cifras planteadas por Nin Novoa son parte del impacto que generará el acuerdo TPP firmado por Nueva Zelanda, Singapur, Brunei, Australia, Canadá, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Perú y Vietnam. Es que de estos, China, Estados Unidos, México, Canadá y Perú se encuentran entre los 15 principales destinos de los productos uruguayos y "cuando entre en vigor Nueva Zelanda y Australia (que tienen una oferta exportadora similar a la de Uruguay) van a tener una ventaja comparativa que no tenemos nosotros", explicó el ministro, quien además dejó en claro que ambos países negocian un Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea.

Cifras en contra.

"Yo no estoy abogando por el TPP pero la realidad tiene números", dijo Nin Novoa, quien omitió en todo su discurso cualquier referencia a las negociaciones del TISA pese al reclamo del empresariado de que se explayara al respecto ya que consideran que Uruguay perdió credibilidad al salirse de las negociaciones (ver aparte).

El canciller ahondó en el informe recibido de parte de los embajadores y dijo: "Nueva Zelanda destaca que de los 10 mayores socios comerciales cinco ya son parte del TPP. Estados Unidos, que es el mayor importador de carne vacuna de Nueva Zelanda con 200.000 toneladas a US$ 7.500 cada una, va a eliminar todos los aranceles y las cuotas de carne en un plazo de cinco años, o sea que en 2020 nosotros nos vamos a encontrar que a Estados Unidos no le entramos".

Otros productos no tienen mejor perspectiva, según el informe: "En carne ovina, México va a eliminar los aranceles en un período de ocho años y Nueva Zelanda ya tiene acceso libre a Japón. En productos lácteos y derivados se anuncia una reducción general de todos los países del TPP en leche en polvo. Los aranceles de queso serán eliminados en Japón así como para algunos quesos en Estados Unidos. También habrá cambios en frutas y vegetales, vinos, pescado, lana, cuero. Los mercados de Japón y Canadá eliminarán todos los aranceles de la lana. En el caso de Perú en 10 años y en un máximo de 5 en Estados Unidos".

Ante este contexto, Nin Novoa dijo que la permanencia en el Mercosur "en ningún caso puede ser una excusa para postergar la agenda y acuerdos con otros países" porque, según aclaró, ni Brasil lo está haciendo al negociar paralelamente con Estados Unidos, Japón o China. "No estamos para ser la excepción de la región". A Cancillería le "preocupa" cómo se mueven los otros países en materia de tratados. "Frente a la inacción del Mercosur y Uruguay. Tenemos que reaccionar. El Mercosur tiene que reaccionar y Uruguay tiene que reaccionar", insistió.

Es que a juicio del ministro cada vez que se hace un TLC en el mundo, "Uruguay cae un escalón y no podemos negarnos a ver cómo algunos países entran sin pagar y nosotros pagamos".

Actualmente hay 260 Tratados de Libre Comercio funcionando en el mundo.

"El acuerdo Trans-Pacífico ya está firmado y tenemos que reaccionar (...) No abogo para que entremos solitarios, pero pongámonos a reflexionar, porque nos estamos jugando el futuro de nuestras exportaciones. Podemos producir alimentos para 50 millones de personas, pero si no los podemos vender será inútil cualquier esfuerzo".

Empresarios dicen que se debilitó la credibilidad.

Las cámaras empresariales presentaron un documento al ministro de Relaciones Exteriores en el que advirtieron que la proliferación de acuerdos comerciales preferenciales "ha incidido en una progresiva e importante pérdida de competitividad de nuestros productos exportables en mercados tradicionales" y por tanto se ha generado la preocupación ante el retiro de las negociaciones del TISA. "Eso ha creado incertidumbre sobre el verdadero rumbo de la futura política comercial, hecho que también ha debilitado la credibilidad del país en futuras instancias negociadores". Este hecho representa un problema tomando en cuenta "el fracaso del Mercosur como generador de comercio relevante a lo cual se agregan las limitaciones que nos imponen para negociar bilateralmente con terceros países". Los empresarios están preocupados asimismo por el "cese del sistema generalizado de preferencias de la Unión Europea y Canadá y las posibilidades de cierres futuros en otros países" y la "fragilidad económica y financiera de Argentina y Brasil y el enlentecimiento de China" por lo que piden intensificar la inserción del país en el exterior.

Opinión de expertos.

"O nos vamos o nos quedamos" - Didier Opertti - Excanciller.

El excanciller Didier Opertti afirmó que "jurídicamente no es viable una renuncia parcial por capítulo del Mercosur" por lo que "o nos vamos o nos quedamos". Según Opertti, el Mercosur tiene "problemas" que se reflejan en que pasó de la "euforia" a la "decepción". En este sentido, dijo que la alternativa que tiene Uruguay es hacer una "revisión institucional de las grandes líneas" del bloque comercial y proponer la revisión de la resolución 32 que impide a los países en solitario buscar acuerdos con terceros países. "Se convirtió en un brete, revisémosla. Brasil hasta podría compartir eso; es un buen momento para remover un conjunto de temas", afirmó Opertti quien remató: "Nos estamos quedando con acuerditos y el mundo sigue andando".

"Se acabó la fiesta" - Sergio Abreu - Excanciller

El excanciller, Sergio Abreu, sostuvo que "se acabó la fiesta" porque la economía China se encuentra en franco desacelere a lo que se suma que en el corto plazo se producirá un incremento de las tasas de interés por parte de Estados Unidos y eso derivará en un movimiento de los capitales hacia otros destinos. En ese contexto, Abreu, consideró que si bien "no nos podemos mudar" el "no estar, no negociar y no tener agresividad técnica" por parte de Uruguay "tiene un costo". Abreu afirmó que hoy "no hay gente interesada en el multilateralismo" y que es importante buscar caminos propios. "El país necesita acuerdos, pero el sinceramiento del Mercosur también es importante", afirmó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)