investigación

Científicos buscan una fórmula para alargarle la vida a los perros

Un fármaco que logró extender la vida de las moscas de la fruta , a ratones y a gusanos será aplicado a los perros. Podría ser el comienzo de una investigación para detener el envejecimiento de los humanos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Perros callejeros o jaurías que asolan predios de ganado incidieron en los cambios.

Un medicamento que ayuda a las personas luego de recibir un trasplante fue aplicado para extender la vida de las moscas de la fruta, ratones y gusanos con éxito. Ahora, según publicó el Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT) esa droga se aplicaría en mascotas. Además, estos fármacos también podrían aplicarse en la investigación del Alzheimer, enfermedades cardíacas y cáncer. 

Según el documento, un grupo de científicos de Seattle se encuentra trabajando con unos 32 perros. Todos tienen más de seis años de edad y están sujetos a ensayos con un fármaco llamado rapamicina, que durante años fue utilizado para evitar el rechazo de órganos en personas trasplantadas. 

Si funciona en perros, los voluntarios humanos sanos podrían ser los próximos conejillos de indias. Sin embargo, el exceso de rapamicina puede aumentar el azúcar en la sangre y aumentar el riesgo de diabetes. 
Los científicos no están seguros de por qué la rapamicina suprime el sistema inmune en algunos contextos y aumenta en otros. Pero podría ser el comienzo para comprender cómo demorar el proceso de envejecimiento. 

La rapamicina, proviene de un extracto del suelo en la isla de Pascua y su nombre del  indígena de la isla, Rapa Nu. Es una de las cinco drogas que han extendido la vida de los ratones en estos estudios. Sin embargo, los ratones de laboratorio tienen una vida promedio de dos años. Aplicar estos estudios a un animal más complejo como un perro no es tan fácil.

Por lo pronto la investigación incluye solo perros de gran porte, ya que envejecen más rápido que los perros pequeños, por razones que no se conocen, dice el biólogo Matt Kaeberlein de la Universidad de Washington que dirige el estudio. 

Una cuarta parte de los perros recibirán placebo en lugar de la droga para evitar que los dueños puedan alterar cualquier curso de la investigación. En los hechos, ningún dueño sabrá qué es lo que recibe su mascota: si la droga original o el placebo. Los investigadores se comprometieron a retirar el tratamiento si se detectan efectos adversos en los animales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)