RECICLAJE

El accesorio para el verano: lentes de sol de plástico reciclado

Tres jóvenes diseñadoras uruguayas transforman envoltorios desechados en gafas de sol; cómo lo hacen

MUTA plástico reciclado
Las emprendedoras solicitan materiales

¿Sabía que si reúne aproximadamente 30 envoltorios plásticos de los que normalmente tira a la basura y les aplica calor y otros procesos semi-industriales podría fabricar sus próximos lentes de sol?

Esa es la propuesta de MUTA, un emprendimiento de tres estudiantes de diseño industrial que fabrican armazones a partir de plástico reciclado. Si le gusta la moda, es una oportunidad para tener un accesorio “único”.

Florencia Cabana, Leticia Gómez y María Eugenia Larrea recibieron financiamiento de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) para generar los primeros lentes que deben ser presentados en octubre para su validación comercial. Para ello, se instauraron tres centros de acopio para recibir envases: uno en Cordón y dos en Pocitos. El objetivo para más adelante es que MUTA pueda proveerse del material que llega a las plantas de clasificación de residuos de Montevideo.

“En 2017 nos planteamos hacer lentes de sol a partir de plástico reciclado. Nos pareció importante y necesario. Así comenzó. Hicimos un prototipo que fue para la facultad y ahora lo estamos desarrollando como un producto para el mercado”, señaló Cabana a El País.

Las emprendedoras recibieron capacitación en el Centro Tecnológico del Plástico (CTplas), una iniciativa conjunta de la Asociación Uruguaya de Industrias del Plástico, la Cámara de Industrias del Uruguay, el Laboratorio Tecnológico del Uruguay y la Fundación Julio Fernández con cofinanciamiento de la ANII y con el objetivo de consolidar el desarrollo sustentable de la industria del plástico y del reciclado en Uruguay.

MUTA plástico reciclado
Los envoltorios plásticos que pueden transformarse en lentes se identifican con los números 4 y 5

¿Qué plástico sirve?

¿Cómo saber si un envoltorio se puede transformar en lentes de sol? “Son aquellos que usamos en el hogar: el del papel higiénico, el del arroz o el de los fideos”, comentó Cabana. También son ejemplos los envoltorios de azúcar, lácteos, golosinas, galletitas o pañales.

Solo sirven aquellos que estén hechos de polietileno de baja densidad (LDPE) y de polipropileno (PP). Identificarlos es más fácil que decir sus nombres.

El LDPE es aquel plástico que se simboliza con el número 4 y aparece generalmente en envases flexibles como los condimentos, las bolsas de alimentos congelados. El PP, en cambio, es utilizado en envases de yogur o en la vajilla desechable. “Otros plásticos son más blandos y no llegan a la rigidez que necesitamos para transformarlos en un lente”, explicó Cabana.
Además de las propiedades del plástico, el equipo de MUTA eligió al LDPE y al PP por tratarse de materiales que, a su juicio, se desaprovechan en el mercado y tienen un alto potencial reciclable.

Es más, Cabana dijo a El País que visitaron plantas de clasificación y constataron que los desechos de este tipo no eran separados para su gestión posterior; sin contar con el hecho de que necesitan que estén limpios y secos.

MUTA plástico reciclado
Los plásticos que sirven son los envoltorios del papel higiénico, del arroz o de los fideos

Cómo se fabrican los lentes.

Una vez que las emprendedoras cuentan con esos 30 envoltorios, el primer paso es picarlos. Luego les aplican una plancha de calor que los fusiona en una placa de cinco milímetros de espesor que pesa unos 240 gramos y que es del tamaño aproximado de una hoja A4. De acuerdo a los prototipos, cada placa es suficiente para fabricar dos lentes.

En las imágenes se ve una placa con diversos colores pero corresponden a pruebas. Las diseñadoras separarán los materiales para tener a disposición una paleta de colores.

MUTA acordó con un fabricante de Montevideo para utilizar su maquinaria en esta primera etapa del proyecto. En octubre, las jóvenes tienen que presentar en la ANII tres modelos diferentes para culminar con el proceso de validación técnica y pasar a la validación del negocio. Por el momento, no han hecho una estimación de costos ni de cuántas unidades podrían fabricar en el futuro.

“Buscamos generar un impacto social positivo mediante la valorización de la labor de recolectores y clasificadores, así como también contribuir con un cambio de paradigma en cuanto al rol de los diseñadores y consumidores”, completó Cabana.

MUTA plástico reciclado
Las placas de envoltorios tienen cinco milímetros de espesor y son suficientes para dos lentes

Dónde llevar los materiales.

MUTA colocó centros de acopio de envoltorios de plástico en las siguientes direcciones:
- Francisco Aguilar 847: Lunes a viernes de 10 a 20. Sábados de 11 a 19. Domingos de 11 a 15 horas.
- Juan Benito Blanco 1148: Lunes a viernes de 10 a 20. Sábados de 11 a 19.
- Eduardo Acevedo 1454: Lunes a viernes de 10 a 20. Sábados de 11 a 19. Domingos de 11 a 15 horas.

El material debe estar limpio y plano.

No sirven aquellos envoltorios con el interior plateado porque no se puede separar la lámina de metal del plástico. Tampoco es útil el film de cocina.

Los interesados pueden contactarse con las emprendedoras a través de las redes sociales: Mutarecicla (Facebook) y @Mutarecicla (Instagram). O al correo: [email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)