UN BOTÍN MILLONARIO

Denuncian que médicos del Pereira derivan a clínicas privadas pacientes de fertilización

Las cifras del FNR demuestran que el 97% de las mujeres que solicitan una reproducción asistida son enviadas a la misma clínica, que es donde trabajan los cuatro médicos que atienden en el hospital. 

Pereira Rossell
El Pereira Rossell otra vez en la mira por denuncias a sus médicos (Arichivo El País)

El 97% de los tratamientos de fertilización asistida que se realizan las pacientes del Pereira Rossell, y que son financiados por el Fondo Nacional de Recursos (FNR), son derivados a la misma clínica privada, en la cual trabajan los cuatro médicos que atienden a estas mujeres en el hospital. El hecho fue denunciado a la dirección del centro y está en curso una investigación administrativa que pretende determinar posibles irregularidades.

La investigación es realizada por el Pereira Rossell, la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) y el Ministerio de Salud Pública (MSP). La denuncia, a la que accedió El País, fue realizada por una abogada que pidió que se investigue lo que cobran estos médicos en la clínica privada, si algunos de ellos es accionista o socio de la empresa y si reciben una compensación extra por los pacientes que llegan desde el hospital. También alertó la existencia de una conjunción del interés público con el privado, en el entendido de que los médicos se están colocando de ambos lados del mostrador: atienden a los pacientes en el hospital y también en la clínica.

Desde que estos tratamientos empezaron a ser financiados o cofinanciados por el FNR en 2015 y hasta octubre del año pasado, fueron más de 9.000 los procedimientos realizados en estas clínicas, la gran mayoría de ellos a pacientes de instituciones privadas. En el caso del Pereira Rossell se atendieron 1.093 pacientes y de estos 1.062 se terminaron haciendo el tratamiento en el Centro de Esterilidad de Montevideo (CEM), lo que ha implicado un traspaso de $ 300 millones, equivalentes a más de US$ 8 millones, desde el Fondo a esta clínica. Esta información se desprende de un pedido de acceso a la información realizado por la denunciante al FNR y que forma parte del expediente de la investigación.

La abogada realizó este pedido de acceso en junio pasado, la respuesta que le dieron fue parcial, puesto que no se le informó el nombre de los médicos que realizaban este procedimiento en el Pereira Rossell. Para lograr que le contestasen todo acudió en octubre a la Justicia que instó al FNR a que le diera una nueva respuesta. Esto le permitió descubrir que los médicos en cuestión son cuatro y que entre el 80% y 100% de sus pacientes se terminan atendiendo en el CEM.

La cartera de Salud Pública tiene habilitada tres clínicas: el CEM, el Centro de Reproducción Humana del Interior (Cerhin) y la Clínica Suizo Americana. Los médicos del Pereira Rossell han advertido ante la comisión que investiga la situación que los pacientes tienen la libertad de elegir la institución que mejor les parezca, lo mismo sostienen desde CEM. Sin embargo, desde la Clínica Suizo Americana alertan una competencia desleal y proponen que se abran cupos para que los pacientes se deriven equitativamente a cada uno de los centros. Desde el Cerhin se enteraron de esta denuncia por una consulta realizada desde El País.

En todo el sistema público fueron 1.383 los tratamientos que se hicieron, lo que incluye además del Pereira Rossell al Clínicas, el Policial, el Militar, el Maciel, y los hospitales de Canelones, Durazno, Florida, Maldonado y Paso de los Toros. De todos estos el CEM hizo 1.342 procedimientos, lo que también equivale a un 97%. En cuanto a las otras clínicas, Cerhin hizo 28 fertilizaciones, el 2%; y la Suizo Americana 13, el 1%.

En lo que respecta al sistema de salud privado fueron 7.629 tratamientos de los que CEM hizo 5.610, el 73,5%; el Cerhin 614, el 8%; y la Suizo Americana 1.405, el 18,5%.

Fertilización asistida
Números demuestran que no hay diferencias entre centros de fertilización (Archivo El País).

La acusación

La denunciante sostiene en su escrito que le “llamó poderosamente la atención que a las otras dos clínicas privadas que están habilitadas para realizar tratamientos de fertilidad en el sistema público (Cerhin y Suizo Americana) solamente se les haya derivado y pagado prestaciones de un 3% de los pacientes”. Y añade que esto “demuestra en forma clara e irrefutable que se estaría ante una infracción administrativa de gravedad”.

El texto presentado por la abogada cita el artículo 161 del Código Penal que castiga la conjunción del interés personal con el público. Las penas van de seis meses de prisión a tres meses de penitenciaría, inhabilitación de dos a cuatro años y multas que alcanzan las 10.000 Unidades Reajustables en el caso de que un funcionario use su empleo para obtener un beneficio económico por fuera de este.

El texto recuerda casos escandalosos en este sentido, como lo sucedido en el Hospital de Bella Unión, donde una empresa regenteada por el exdirector del Pereira Rossell, Federico Eguren, vendía servicios de ambulancias al centro de salud; o el del exdirector de Rivera, Andrés Toriani, que usó fondos destinados a “estudios médicos” para pagar salarios; o el del intendente de Soriano, Agustín Bascou, dueño de una estación de servicio a la que la comuna le compraba combustible.

“A nuestro juicio (el FNR) se encuentra obligado a denunciar. Desde la óptica de los porcentajes y montos totales abonados se llega fácilmente a la conclusión de que existe un servicio público que está en manos privadas de sus propios funcionarios, lo cual está prohibido por la normativa”, continúa la denuncia.

ASSE contestó que médicos no recibían dinero y cobran

En octubre de 2017, en el marco de la investigadora parlamentaria que analizó posibles irregularidades en los hospitales públicos, la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) contestó a pedido del Ministerio de Salud Pública (MSP) una serie de preguntas sobre cómo era el funcionamiento de la policlínica de reproducción del Centro Hospitalario Pereira Rossell. Allí se consultó con qué clínica privada trabajan para hacer tratamientos de fertilización de alta complejidad y si tenían algún convenio que los ate a alguna de ellas. ASSE contestó que los tratamientos eran derivados a CEM, Cerhin y la Clínica Suizo Americana, y que no existía “convenio con ninguna clínica privada” que implicara ningún tipo de favoritismo.
También se le consultó a las autoridades si los médicos recibían algún tipo de remuneración por hacer ese tratamiento en clínicas privadas. ASSE contestó: “No, el FNR paga por los tratamientos a las clínicas autorizadas un precio global. Los médicos del Pereira Rossell no reciben partidas exatraordinarias por parte de las clínicas privadas”. En realidad, la Administración omitió decir que los médicos, aunque no reciban partidas extraordinarias, sí cobraban por acto médico.
Esto fue confirmado a El País por la doctora Ana Capurro, encargada de la clínica de reproducción del Pereira Rossell, quien contestó a esta pregunta:“¿Y usted se cree que una práctica médica que solo se enseña en el exterior del país nosotros la podemos hacer gratis?”.
Por último, el MSP le preguntó a ASSE el porcentaje de pacientes que iban a cada clínica, la respuesta fue que eso correspondía preguntárselo al FNR y que los pacientes elegían “libremente”.

La defensa

Gerardo Bossano, director de CEM, advierte que no son los médicos sino los pacientes eligen su clínica porque es la que les ofrece más garantías. “La decisión es de los pacientes, no de los médicos; ellos son los que deciden, los que mandan”, dice, aunque enseguida agrega que los médicos “arriman los pacientes porque la clínica tiene buenos resultados: tenemos cuatro biólogos, tenemos una estructura que otros no tienen”.

Una vez que el médico entiende que una paciente debe realizarse un tratamiento de fertilización de alta complejidad lo que debería hacer es presentarle a este las tres clínicas disponibles para tratarse. Tanto Cerhin como la Suizo Americana trabajan con personal propio; CEM, por su parte, es un espacio abierto en el que médicos de otras instituciones pueden ir a hacer sus procedimientos a cambio de una paga. Lo que los especialistas del Pereira Rossell alegan es que sus pacientes quieren hacerse los tratamientos con ellos y que al no haber un centro público disponible lo que hacen es informarles que trabajan en CEM.

Ana Capurro, encargada de la Clínica de Reproducción del Pereira Rossell y una de las médicas investigadas a partir de la denuncia, advierte que el problema está en que “es lógico” que sus pacientes quieran hacerse el tratamiento con ella. “Los médicos que trabajamos en el Pereira Rossell hacemos los procedimientos en CEM desde hace muchos años. En mi caso particular desde hace más de 20. Es la clínica más grande del país. Nos ofrece garantías, es la que tiene mejores resultados y el mejor respaldo”, añade la especialista.

Alicia Ferreira, directora general del FNR, dice que lo cierto es que los números no difieren demasiado entre clínicas. Y reconoce que aunque para ella hay libertad de elección entre los pacientes, estos terminan eligiendo no por los números que pueda ostentar cada una de las clínicas, sino más bien por el médico que ya conocen.

Los últimos datos sobre fertilización asistida que tiene el FNR son del año 2017. Estos advierten que el porcentaje de gestaciones por transferencias evaluadas en cada una de las clínicas es de 27,4% en CEM, 16,3% en Cerhin Montevideo, 27,3% en Cerhin Salto y 30,4% en la Clínica Suizo Americana. Ninguno de los especialistas advierte que estos números impliquen una gran diferencia. “Son todas muy parecidas”, dice Ferreira. “Estamos todos más o menos igual, todos tenemos resultados que creo que son muy buenos”, añade Roberto Suárez, director de la Suizo Americana.

Bossano y Capurro, por otro lado, sostienen que hay otra diferencia que creen sustancial entre las clínicas y es que tanto CEM con Cerhin reportan sus resultados a nivel internacional a la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida (Redlara). “La Suizo Americana es la única que no está certificada por la Red Latinoamericana, es la única clínica de la que no se conocen resultados”, insiste Capurro.

Suárez sostiene que su clínica no reporta los datos a esa organización porque considera que es “poco confiable” la forma en que procesa la información pues, dice, “no realiza inspecciones sino que se vale de lo que cada clínica les pasa”. Por eso, advierte, él confía en el banco de datos del FNR al que todas las firmas uruguayas se ven obligadas a reportar lo que hacen.

Fertilización asistida
El 97% de los pacientes del sector público van a la misma clínica (Archivo: El País).

Qué dice el Fondo

“No me llama la atención que el 97% de los pacientes elija la misma empresa”, dice Ferreira y lo repite una y otra vez durante la conversación. “Si el 97% eligen una clínica será porque la quieren elegir”, repite.

La jerarca advierte que el sistema es lo suficientemente garantista para que los pacientes puedan tratarse dónde ellos quieran, puesto que firman una documentación en la que dicen cuál es el centro que van a elegir y además luego pueden cambiarse en caso de que no sentirse a gusto. En cuanto a los médicos, estos firman una declaración de conflicto de intereses donde juran no violentar ninguna norma.

En diciembre pasado, mientras esta investigación ya estaba en curso, el FNR envió a todos los Institutos de Medicina Altamente Especializada (IMAE) una solicitud de actualización de la carta de conflicto de intereses que debe entregar cada médico. Les dio un plazo de 15 días para realizarlo.

Ferreira reconoce que la situación del Pereira Rossell no es aislada y que en todos los IMAE del Uruguay los pacientes son tratados por los propios médicos que antes los atendieron en los consultorios de los hospitales.

“Esto que pasa en estas clínicas pasa en todos los IMAE. ¿Por qué nunca se investigó que los cardiólogos que trabajan en ASSE derivan a todos los pacientes a la clínica en que trabajan ellos? La enorme mayoría de médicos que derivan a los pacientes para hacerse prótesis, cirugías cardíacas, cirugías de cadera, lo hacen para sus clínicas. Pero el paciente elige libremente”, señala y sostiene que para ella estas no son ideas contradictorias: “Insisto, es normal que quieran ser atendidos por su médico de confianza”.

Ferreira dice que tampoco le llama la atención “que siendo que el doctor Suárez trabaja en La Española, el Casmu y la Médica Uruguaya, todos esos pacientes vayan luego a la clínica de Suárez. ¿Por qué no llama la atención que el 100% de los pacientes del Casmu vayan a su clínica?”, advierte.
En realidad, según los números que el propio FNR entregó a la abogada denunciante y que fueron enviados al Pereira Rossell, ASSE y el MSP, no son la totalidad de los pacientes de estas mutualistas los que se atienden en la Suizo Americana del doctor Suárez.

En el Casmu de 692 derivaciones 483 (69,8%) fueron para CEM, 36 (5,2%) para Cerhin y 173 (25%) para la Suizo Americana. En La Española de 888 casos 759 fueron a CEM (85,5%), 18 (2%) a Cerhin y 111 (12,5%) a la Suizo Americana. En cuanto a Médica Uruguaya sí es la clínica de Suárez la que lidera; de 1.084 tratamientos hizo 810 (74,7%), 251 CEM (23,2%) y 23 (2,1%) el Cerhin.

De todos modos lo que pasa en los centros privados no se está investigando, puesto que esto no implicaría una conjunción del interés público con el privado y tampoco una irregularidad.

¿Quiénes pagan y cuánto según las reglas del FNR?

La fecundación in vitro (FIV), la inyección intracitoplasmática de espermatozoides y la ovodonación son los procedimientos de fertilización asistida más caros y tienen un costo de $ 223.799, según la tabla de precios del Fondo Nacional de Recursos (FNR). Este costo incluye los medicamentos. El sistema establece una tabla de copagos por el cual el paciente paga según lo que el Fondo entiende son sus posibilidades económicas. En el caso de las personas que ganan hasta $ 41.540 en un primer intento no pagan nada, en el segundo el 10% del costo y en el tercero el 20%. En cuanto a los que ganan desde $ 41.541 hasta $ 83.080 el pago va de 25% en el primer intento, a 50% en el segundo y 65% en el tercero. Para los que obtienen salarios desde esa cifra hasta 141.236 el pago es de 50%, 70% y 85% del total, respectivamente. Hasta $ 249.240 el pago es del 75%, 85% y 90%. Para los que tienen sueldos mayores el primer intento les cuesta 85%, el segundo 90% y el tercero 95%. Las cifras que se toman son equivalente al total del salario mensual de la pareja. El copago no puede abonarse en cuotas, se debe hacer de una vez un depósito en una cuenta del BROU. El FNR prevé realizar cambios en estos precios en las próximas semanas.

¿Maltrato?

 Ferreira insiste en que hay razones que llevan a los pacientes a elegir el CEM. Sostiene que “mientras en la clínica de Suárez trabaja solo Suárez y en el Cerhin trabaja solo la doctora Rita Vernocchi, en la de Bossano trabajan 15 médicos”.

Consultada sobre si ella elegiría CEM repite que “las clínicas no son iguales: hay una con 15 médicos, otra con uno y otra con uno”. Y agrega: “Yo elegiría la de Bossano, porque de las pocas denuncias que hemos tenido en el fondo de maltrato fueron de otra clínica y no la de Bossano”. La jerarca se niega a contestar cuál de las otras dos clínicas fue denunciada.

“Nunca tuve un caso de paciente que se quisiera cambiar de clínica, pero sí tengo muchos pacientes que vienen de otro lado y se quieren cambiar con nosotros. Eso hace a la relación médico – paciente, al actuar de los colegas”, señala en tanto Capurro.

Vernocchi, de Cerhin, es enfática: “Nunca tuvimos una denuncia”.

Suárez, por su parte, advierte que no está enterado de ninguna denuncia de maltrato contra él, sin embargo advierte que con el volumen de pacientes que atiende no le parecería algo extraño. “No sé si tenemos una denuncia por maltrato, siempre podés tener alguna y ni la conocés. Acá lo trascendente es si uno tiene una demanda y yo no la tengo, pero siempre va a aparecer alguna paciente no conforme con el trato que le diste. En esto si una paciente queda embarazada sos Dios, sino sos el peor médico del mundo”.

En cuanto a los médicos que trabajan en el Pereira y reciben a sus pacientes en CEM, Suárez advierte: “Hay cosas que están mal. Nadie puede ver 500 pacientes en el sector público y autoderivárselos. No es lo mismo el derecho público que el derecho privado. No es lo mismo que te pague el sueldo el Estado, que lo paguemos todos, a que lo pague la Médica Uruguay, donde tampoco se derivan el 100% de los pacientes a la misma clínica”.

El director de la Suizo Americana advierte que sería necesario que el FNR actúe y busque algún tipo de solución. “Debería repartir equitativamente, 33% para cada uno. Que saque un bolillero o que la gente vaya eligiendo pero con una política de cupos. No sé si esta es la solución, hay que pensar, pero algo hay que hacer”, insiste.

Vernocchi dice que no estaba enterada de la situación: “En realidad suponíamos que esto funcionaba así. Cada centro tiene convenios con distintas instituciones. Los médicos del Pereira atienden en esa clínica, entonces los pacientes van ahí. Ni me lo planteé, ahora que me entero me lo planteo”.

Resolución

La investigación que intenta determinar si existen irregularidades en el pasaje de pacientes del Pereira Rossell hacia CEM la está centralizando el equipo jurídico que trabaja para el hospital, después de llegar a una conclusión la enviará a ASSE que deberá ratificarla y este al MSP.

Luego de interrogar a todos los médicos esta semana se pidió al FNR y al MSP más información para finalmente llegar a una conclusión. Según supo El País se solicitaron datos sobre los equipos médicos que trabajan en cada una de las clínicas y los cargos que allí desempeñan, y un detalle de los formularios del Fondo que son firmados por los pacientes antes de los tratamientos.

La defensa de los médicos del Pereira Rossell se ha centrado en que el envío de pacientes a las clínicas privadas no puede considerarse una derivación, puesto que, sostienen, son ellos los que los eligen. En esto estaban trabajando esta semana quienes estaban analizando el tema. La abogada que hizo a la denuncia, en tanto, no descarta recurrir a la Justicia una vez las autoridades tomen una decisión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)