ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Spencer y Joya


@|En los últimos años, se ha incentivado la polémica del “decanato” entre los grandes del fútbol uruguayo. Y dentro de un todo y sin entrar en conceptos mayores (pues sobre tan manido tema se ha publicado bastante), debemos aceptar (pues nuestros años de fútbol nos lo indican), que todo tiene su inicio en la década de los 60´ del pasado siglo; y en parte se origina en las directivas de esos años del Club Nacional de Fútbol, que comenzaron a agitar la cuestión de la transición del CURCC en forma constante.

Previo a ello, prácticamente no existían ni se discutían estos ríspidos elementos que, sin duda, son originados por cambios culturales de raíz generacional; y que son dirigidos hacia sentidos un tanto primitivos, sujetos a la carencia, cada día más sensible entre los jóvenes, de grandes triunfos deportivos como aquellos que ambos clubes lograron cubriendo de gloria a nuestro fútbol.

Quizás las directivas actuales deban ocuparse con más fervor de estas cosas y no de corresponder tanto a las barras.

Empero sin entrar en detalles sobre este tema, existen abundantes fuentes escritas y documentales previos a esa década que señalamos, donde se ubican sucesivas felicitaciones de sendas directivas del club del Parque elevadas a sus colegas aurinegros. Y asimismo, inclusive en el mismo Museo del Fútbol del Estadio Centenario se muestra, entre otros similares, un gran afiche de época que anuncia un partido entre Albión y Peñarol de fecha 29 de Julio de 1900, a jugarse en el Parque Central.

Aparte de este sencillo desenlace etimológico que supone nominar al referido CURCC con el nombre de la localidad geográfica que le vio nacer y crecer; asumimos que esta desagradable y nada deseable controversia, nace en esa década que indicamos, a tenor de los triunfos internacionales logrados por aquel gran equipo de los 60´, cuya punta de lanza mostraba a aquellos dos inolvidables morenos: Alberto Spencer y Juan Joya.

Podemos partir tranquilos, a bordo de la barca de Caronte, aquellos mortales que tuvimos la fortuna de verlos jugar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas