Publicidad

Email: [email protected] Teléfono: 2908 0911 Correo: Zelmar Michelini 1287, CP.11100.

Prediciendo un futuro auspicioso

Compartir esta noticia

Un Conejo Blanco | Montevideo
@|Se inició febrero con dos noticias que a pesar de parecer totalmente independientes una de otra, se vinculan políticamente y pueden ser trascendentes para nuestro futuro, en el tiempo que devendrá.

La primera, de enorme importancia para nuestro país, es el convenio logrado con el gobierno de nuestro vecino del Plata, para realizar el dragado a 14 metros del canal de acceso al puerto de Montevideo; tema que Uruguay intentara sin éxito durante una década, con 3 gobiernos distintos argentinos. En una clara demostración de civismo libertario, Diana Mondino, Canciller en la presidencia del economista Javier Milei, acordó de pleno con su par uruguayo, su realización, marcando un punto de inflexión en las relaciones entre nuestros dos países, que debemos considerar un presagio auspicioso.

La segunda noticia se vincula estrictamente a un comentario público del precandidato del PN, Álvaro Delgado, quien durante su alocución en una reunión pública de su sector político expresó “votar al FA es retroceder 20 años”… “este FA es el más radical de los últimos tiempos” y “sus dos candidatos (excluyentes) son apoyados uno por el MPP y los Tupa y el otro por el partido comunista”; verdad absoluta que no dio lugar a réplica.

Ahora mostraré cómo, sorprendentemente, se vinculan estos dos temas.

No cabe ninguna duda del rechazo visceral del presidente argentino con las ideologías de izquierda que promueven “el Estado protector”, la vigencia de las empresas públicas, el igualitarismo y el sindicalismo, mientras su pensamiento se basa en la cerrada defensa de la libertad individual y la propiedad privada, siendo definido como liberal “ultraderechista”.

A su vez, nuestro Presidente, decidido liberal al frente de un gobierno de Coalición Republicana, habiendo realizado una brillante gestión reconocida internacionalmente deja su mandato con una muy alta consideración, haciendo el campo propicio para que cualquier candidato de cualquier partido de la Coalición que le suceda encuentre el camino al futuro auspiciosamente facilitado.

Pero, además, y acá se aúnan las dos noticias, se ha restituido la relación de hermandad con Argentina, por la lógica de la afinidad ideológica de ambos gobiernos lo cual tiene, históricamente, una enorme importancia para nuestra economía; hace décadas que no sucede y por el contrario se haría sumamente dificultoso si el próximo gobierno fuera ideológicamente “de izquierda”.

Pero, y para completar mi razonamiento, me atrevo a vaticinar que, en las elecciones del 2029, Uruguay tendrá la oportunidad de reeditar la Presidencia de Luis Lacalle Pou, con lo cual la Coalición Republicana cumpliría un ciclo exitoso de 15 años de gobierno democrático liberal.

Comunistas, tupamaros, sindicalistas, socialistas y emepepistas (la izquierda) ven su triunfo en las elecciones como una realidad (sin haber hecho nada constructivo en estos cinco años, salvo un falaz y reiterado relato). Y con la lógica de mi razonamiento, es muy posible que se lleven un disgusto para bien de nuestro país, de su economía, de su futuro y de todos los ciudadanos; teniendo en cuenta la coyuntura que nos une con Argentina y el riesgo de una izquierda radical al poder, se vote concienzudamente y se permita a la Coalición Republicana cumplir el ciclo auspicioso que vaticino.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad