ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Estadio Centenario


@|Comparto las expectativas y esperanzas que Uruguay sea sede del Mundial de Fútbol 2022. Esa eventualidad ha suscitado la discusión muy apasionada de profesionales y público en general, lógico tratándose de una estructura con gran valor histórico, y emociones sobre esa reliquia de una época histórica “de oro” del fútbol uruguayo y de toda a la sociedad, Uruguay Campeón Mundial.

No menos emocionante, ese estadio se construyó en menos de un año en el año 1930, y sigue gozando de un “buena salud”, vigente para fútbol, conciertos, etc. 

Las discusiones se refieren a dos alternativas: demoler la estructura o remodelar con el fin de adaptar el estadio a la modernidad y requerimientos de un Mundial.  

El proceso binario de destrucción - construcción se completa como lo demuestra la historia como triada con la destrucción o “remodelación” de lo construido. 

Un emblema de la triada citada es la destrucción del Mercado Central Colonial en la calle Ciudadela, un hermoso lugar que era mercado con variedad de oferta en la planta baja, “atelier” en el primer piso de artistas, escritores, políticos e invitados ocasionales como quien esto escribe; un cálido lugar de encuentro como todo el Mercado, destacando el Bar Fun Fun con la clásica bebida la Uvita, música, guitarra y mucha conversación y además, el clásico restaurante Morini.
El Mercado se defendió en soledad de la piqueta, la bóveda no podían derribarla, hubo que acudir a la dinamita. Se construyó otro “moderno” que ya se está destruyendo. 

Estos antecedentes valen para evaluar alertar a la opción destrucción del Estadio Centenario. 

Este comentario no tiene matiz político, bajo todos los partidos se han implementado modificaciones urbanísticas que son pérdidas definitivas de mojones de historia del país.  

Vale el alerta de un urbanista europeo, en ocasión de la destrucción de las murallas de Montevideo: “No se puede construir el futuro barriendo y olvidando el pasado”, “Esgrimiendo su piqueta fatal, borra de un plumazo mil recuerdos queridos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas