Isabelle Chaquiriand
Isabelle Chaquiriand

Valverde y el bien mayor

Hace pocos días, el Real Madrid ganó la Supercopa de España en una final contra el Atlético Madrid. En el alargue, a los 115 minutos de partido, cuando el partido iba 0 a 0, el uruguayo Federico Valverde protagonizó una incidencia que determinó el resultado.

Tras un error del lateral derecho de su equipo, el Real quedó expuesto en defensa y Álvaro Morata, delantero del Aleti, se fue derechito al gol. La defensa del Real estaba contra el arco rival, y Morata tenía la cancha prácticamente para él. Cuando éste corría solo hacia el arco rival, Valverde lo corrió de atrás y justo antes de llegar al área, lo bajó de un foul. Tras la jugada Valverde fue expulsado, los ánimos se caldearon, el alargue terminó 0 a 0 y el partido se definió por penales a favor del Real.

La jugada de Valverde le valió de críticas y de elogios a la par. Desde insultos por juego sucio, hasta felicitaciones por inmolarse por su equipo. Para sorpresa de muchos, a la salida del partido Simeone, DT del Aleti, defendió al jugador: "fue la jugada del partido. Valverde hizo lo que cualquiera de nosotros hubiera hecho”.

Summum bonum viene del latín y refiere al “bien mayor”, que implica que todos los objetivos no pueden ser satisfechos y que algunos deben ser sacrificados para que uno prevalezca sobre los demás.

A veces es relativamente fácil sopesar cuál es el más importante, pero puede ser muy difícil, más aún en decisiones rápidas de pocos segundos. No está bien pasar los semáforos en rojo y exceder los límites de velocidad, pero si llevamos una persona herida a un hospital, hay un bien mayor que lo justifica.

Lo difícil es saber definir cuándo justifica hacerlo y cuándo no.

En casos extremos resulta bastante claro, pero se complica cuando entramos en los grises, que requieren una visión objetiva, evitando justificar lo que nos interesa defender. Es como una llave térmica que salta en determinadas ocasiones y tiene que saber en qué casos saltar y no justificar que salte por cualquier cosa.

Para la deontología el bien mayor se identifica con la virtud, que según Aristóteles es un hábito con el cual decidiría el hombre prudente, que no aparece por naturaleza sino por aprendizaje. Es decir, a diferencia de lo que dijo Simeone, ser virtuoso y prudente no es un hábito que tendría cualquiera. Está reservado a los que tienen sabiduría.

Luego del encuentro, el volante uruguayo fue elegido el mejor jugador de la cancha y el Comité de Competición español lo sancionó con un solo partido, lo que indignó a los aficionados de los clubes rivales.

La decisión del juez al determinar la sanción se basó en que no hubo juego brusco. La falta de Valverde fue quirúrgica: fue la justa y necesaria para evitar el gol, para que fuera tiro libre y no penal, no lesionar al rival, pero detener la jugada que llevaría a su equipo casi irremediablemente a perder la final. Y fue en lo minutos finales de un alargue, donde iban 0 a 0, de la final de una Supercopa. No en cualquier contexto.

“Fue un momento para mí muy triste. Estaba con mucha bronca. Fue algo que no se debe hacer con compañeros que están jugando. Pido disculpas a Álvaro pero era lo único que me quedaba hacer por el equipo”, dijo Valverde.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados