Claudio Fantini
Claudio Fantini

Un presidente que está en la mira

No dijo lo que era imprescindible que dijera. En su última alocución como presidente, Donald Trump le deseó “suerte” a la nueva administración, pero no se desdijo sobre el “fraude masivo” que denuncia desde meses antes de la elección, ni reclamó a sus bases reconocer la legitimidad de la presidencia de Joe Biden.

El magnate neoyorquino dejó Washington sin desactivar la violencia que late en el odio político inoculado a través de teorías conspirativas, mentiras y afirmaciones descabelladas. Salió de la Casa Blanca sin decir lo que él sabe bien que es necesario decir para conjurar los peligros que creó.

El asalto al Capitolio expuso la violencia que fermenta en sectores fanatizados. Si en esas bases anida la convicción de que el establishment político y mediático perpetró un “fraude masivo” para imponer a Biden y “su proyecto comunista” de “convertir a Estados Unidos en Venezuela”, el mandatario demócrata será visto como un usurpador al que se justifica combatir de todos los modos posibles.

Biden es un presidente en la mira porque Trump lo señaló como blanco del odio “patriótico” de la ultraderecha exaltada. Haber hablado de “fraude masivo” activó esa violencia. Dejar el gobierno sin haberla desactivado fue condenar a Biden a quedar en la mira de fanáticos exaltados y de lunáticos adictos al “conspiracionismo”.

Es probable que la furia trumpista se diluya y que el Partido Republicano pueda librarse de la sombra personalista y autoritaria que lo oscureció, pero no haber conjurado el espectro que generó con teorías conspirativas, despierta fantasmas en una historia plagada de magnicidios. Dos presidentes, Abraham Lincon y James Garfield, fueron asesinados en el siglo XIX. El siglo XX comenzó con el asesinato de William McKinley. En 1963 las balas de Oswald acribillaron a John Kennedy cuyo hermano Robert cayó abatido en Los Angeles en 1968, el mismo año en que murió baleado Martin Luther King en Memphis.

Otros presidentes sufrieron fallidos atentados. Ronald Reagan sobrevivió a los disparos de John Hinkley y Gerald Ford fue blanco de dos intentos de asesinato.

No hace falta agregar a la lista magnicidios de otro tipo de celebridades, como John Lennon, para percibir ese rasgo de violencia tan particular como las recurrentes masacres en shoppings, escuelas, universidades, cines y otros espacios públicos.

En el 2020, el FBI desbarató una conspiración para secuestrar a la gobernadora demócrata de Michigan, Gretchen Whitmer, que tramaba la organización ultraderechista Vigilantes de Wolverine, milicia que dejó en claro su apoyo a Trump y su vocación violenta cuando decenas de sus miembros portando fusiles ocuparon el Capitolio de Lansing, la capital del Estado.

La amenaza que Trump dejó en pie explica el inédito blindaje de seguridad a la asunción de Biden. Jamás se habían tomado tantas medidas y desplegado tantos efectivos policiales y militares en Washington y en las capitales estaduales.

Los próximos cuatro años habrá un mandatario rodeado de extraordinarias medidas de protección porque muchas mentes perturbadas por el fanatismo han sido programadas por Trump para aborrecer al nuevo presidente como un usurpador.

Por eso, en su primer mensaje como jefe de Estado, Biden definió el periodo concluido como un “ataque a la democracia y a la verdad”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados