LIBERAN INGRESO DE PRODUCTOS BÁSICOS

El régimen cubano apaga las redes sociales para frenar las protestas

El servicio de internet móvil empezó a restablecerse tímidamente ayer miércoles en Cuba, pero era imposible acceder a las redes sociales y a las aplicaciones de mensajería instantánea.

Vehículos de la policía destrozados durante los enfrentamientos del domingo en La Habana. Foto: AFP
Vehículos de la policía destrozados durante los enfrentamientos del domingo en La Habana. Foto: AFP

El servicio de internet empezó a restablecerse tímidamente ayer miércoles en Cuba, después de tres días bloqueado tras las manifestaciones del domingo. Pero era imposible acceder a las redes sociales y a las aplicaciones de mensajería instantánea. La gente en la calle continuaba sin Whatsapp, Facebook y Twitter.

El apagón informático fue la estrategia que aplicó el régimen cubano para enfriar las muestras de descontento de la población. Además, desplegó a sus fuerzas de seguridad a fin de asegurarse de que nadie saliera de nuevo a protestar.

Es que las redes sociales jugaron un papel clave en las movilizaciones. Fueron el motor para que la gente se convocara y difundir lo que estaba pasando. Por eso controlarlas fue lo primero que hizo el régimen para frenar las protestas.

“Las redes sociales son totalmente agresivas, llamando al asesinato, llamado al linchamiento, al atentado de personas y en particular de personas identificadas como revolucionarias”, dijo el presidente Miguel Díaz-Canel en una reunión reportada por el Noticiero Nacional de la Televisión.

Añadió que “ese discurso que están tratando de montar (en las redes) de que el gobierno cubano está reprimiendo... es una total mentira y una calumnia”, y las acusó de practicar el “terrorismo mediático”.

La imposibilidad de acceder a las redes sociales desde el teléfono alimentaba ayer la confusión sobre las noticias de posibles incidentes en algunas localidades y en las calles de La Habana, donde la presencia policial seguía siendo numerosa.

El martes, las agencias internacionales de noticias divulgaron fotografías de agentes de seguridad uniformados fuertemente armados o de civil portando palos patrullando las calles de La Habana.

Ese mismo día, el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, acusó a Estados Unidos de llevar a cabo una campaña en Twitter, a través de la etiqueta #SOSCuba, para incitar el malestar social en la isla. Bruno Rodríguez aseguró que el país se encuentra “en calma y haciendo vida normal” y confió en que los incidentes “no se repetirán”, al tiempo que negó un “estallido social”.

Protesta en La Habana contra el régimen. Foto: AFP
Protesta en La Habana contra el régimen. Foto: AFP

Estados Unidos, por su lado, llamó el martes al rápido restablecimiento de “todos los medios de comunicación, los digitales y los no digitales”.

“Cerrar el acceso a la tecnología, cerrar los canales de información, eso no hace nada para responder a las necesidades y legítimas aspiraciones del pueblo cubano”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

Ayer miércoles, la calma reinaba en las calles de La Habana, pero la presencia policial y militar fue reforzada considerablemente en torno al Capitolio, sede del Parlamento, y otros puntos de la capital.

Cerca del Capitolio marcharon el domingo miles de cubanos al grito de “tenemos hambre” y “abajo la dictadura”, y este miércoles estaban aparcados varios camiones y patrullas de la policía. Nuevas convocatorias a manifestarse en esa área circularon el martes en las redes sociales.

Un hombre murió y más de un centenar de personas fueron detenidas durante las manifestaciones el domingo y el lunes contra el régimen comunista de la isla.

Manifestaciones en Cuba. Foto: AFP
Manifestaciones en Cuba. Foto: AFP

Diversas organizaciones anticastristas y también ONG de defensa de los derechos humanos han difundido imágenes y videos de detenciones, enfrentamientos y episodios de desmedida violencia policial, pero la mayoría no han sido corroborados por la prensa extranjera, ni se sabe cuándo se produjeron.

En estos momentos de confusión, es en las redes y en la información donde se libra la batalla y la beligerancia.

Ayer miércoles, circuló la noticia de la dimisión del viceministro del Interior por estar en contra del excesivo uso de la fuerza contra los manifestantes, noticia que fue desmentida oficialmente considerándola una fake news. No hay datos oficiales sobre la cifra de detenidos, aunque algunas organizaciones opositoras aseguran que pueden ser unos 170.

El martes también se difundieron noticias sobre que Estados Unidos proporcionaría una aplicación para tener internet gratuito en Cuba, algo que desmintió la embajada estadounidense.

En este ambiente enredado, las imágenes reales que se han ido conociendo poco a poco sobre las protestas de los últimos días, las detenciones y el uso de la fuerza por la policía han tenido notable repercusión entre los cubanos, y prestigiosos artistas y académicos se han manifestado, como el dramaturgo Carlos Celdrán, Premio Nacional de Teatro. “No a los golpes, no a la arbitrariedad, no al maltrato. No puedo seguir viendo lo que veo sin caerme en pedazos. Cada video de represión policial que aparece me deja sin opciones. Sin alternativas. He dado mi vida a Cuba a través del teatro, he luchado y he resistido cosas tremendas, amo lo que junto a tantos artistas hemos levantado contra viento y marea. Pero esto no se puede aceptar”, escribió Celdrán. (AFP y El País de Madrid).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados