DROGAS Y ASESINATO EN ROMA

Gobierno italiano en el funeral del carabinero asesinado por turistas

Los sospechosos siguen siendo dos jóvenes de EE.UU. de 18 y 19 años.

Funeral del carabinero asesinado por turistas. Foto: EFE
Cientos de personas asistieron al funeral del carabinero Mario Cerciello Rega. Foto: EFE

Varios cientos de personas participaron ayer lunes en Somma Vesuviana, no lejos de Nápoles, del funeral del carabinero Mario Cerciello Rega, de 35 años, asesinado en Roma con 11 puñaladas entre el jueves y el viernes por un joven estadounidense.

Numerosos miembros del gobierno participaron del funeral de Estado, incluido el ministro del Interior, Matteo Salvini y el ministro de Desarrollo y Trabajo, Luigi Di Maio, los dos líderes de la coalición en el poder en Italia.

Un largo aplauso de la multitud recibió al ataúd, cubierto por la bandera italiana y cargado por militares, en la pequeña iglesia de Somma Vesuviana, la localidad donde nació Cerciello.

Una serie de fotos del carabinero, entre ellas varias con los momentos de su reciente boda, fueron colocadas detrás del féretro.

El alcalde del municipio proclamó día de luto en la ciudad de unos 35.000 habitantes. El caso ha generado indignación en Italia debido a la violencia empleada, algo poco común en el corazón de Roma, y también por el uso político que estaba tomando ya que inicialmente los sospechosos eran presentados como árabes.

Los dos estadounidenses, Finnegan Elder (18) y Gabriel Natale Hjorth (19), acusados del crimen, fueron detenidos el viernes por la tarde en un hotel de cuatro estrellas en el que se hospedaban en Roma. Sus maletas estaban hechas y tenían un billete para volver a Estados Unidos esa misma noche.

Funeral del carabinero asesinado por turistas. Foto: EFE
También asistieron las principales figuras del gobierno italiano, entre ellas el primer ministro Giuseppe Conte. Foto: EFE

El arma del crimen fue encontrada escondida en el doble techo de su habitación de hotel. También se confiscó la ropa que llevaban la noche del asesinato.

Los dos estadounidenses, que se encontraban en Roma como turistas y que provienen de familias acomodadas de San Francisco, fueron detenidos con la acusación de asesinato agravado e intento de extorsión.

Según los primeros datos de la investigación, los dos turistas estadounidense robaron la mochila a un traficante de cocaína en el céntrico barrio de Trastevere tras darse cuenta de que les habían vendido aspirina triturada en lugar de droga.

El camello, según las grabaciones divulgadas, contactó a los jóvenes a través de su móvil robado, los cuales le pidieron el pago de 100 euros y un gramo de cocaína para devolverle sus pertenencias, entre ellos documentos de identidad.

La cita fue acordada en Prati, un barrio no muy lejos del Vaticano. Sin embargo, el traficante llamó a la policía, tal y como resulta de las grabaciones divulgadas, contó la historia de la extorsión sin referir el asunto de la droga.

A la cita se presentaron dos agentes vestidos de civil, y uno de los jóvenes terminó asestándole once cuchilladas a uno de ellos. Finnegan Elder, presunto autor del crimen, sostiene que creía que eran amigos del traficante y que se asustó cuando los vio.

La policía precisó que los carabineros estaban desarmados y que es corriente que para ese tipo operaciones los agentes se presenten vestidos en civil.

La imagen impactante de uno de los dos jóvenes estadounidenses arrestados con los ojos vendados en una estación de policía en Roma generó también polémicas y obligó a la policía a abrir a una investigación y a condenar ese tipo de métodos usados.

Según la agencia italiana de noticias AGI, que tuvo acceso a un documento judicial, el cuchillo utilizado para matar al carabinero, era de tipo militar con una hoja de 18 cm de largo.

La embajada de Estados Unidos en Italia publicó ayer lunes un breve mensaje de condolencia en su cuenta de twitter. “Nos unimos al sufrimiento de la familia y del Cuerpo de Carabineros y expresamos nuestras más profundas condolencias por la muerte del suboficial Mario Cerciello Rega”, reza el mensaje.

Reciben a migrantes menores

Las autoridades italianas autorizaron el desembarco de dieciséis menores que se encontraban bloqueados en el barco de la guardia costera italiana, Gregoretti, en el puerto militar de Augusta (Sicilia). “Luz verde al desembarco de 16 personas que se declararon menores (todos entre 15 y 17 años)”, afirmaron fuentes del ministerio del Interior.

El ministro del Interior, Matteo Salvini, dijo que dejará desembarcar al resto de los migrantes sólo cuando haya un plan de redistribución acordado con otros países de la Unión Europea.

Esta maniobra parece destinada a poner a prueba la resolución del presidente francés, Emmanuel Macron, que hace una semana anunció un acuerdo entre 14 países europeos para implementar un “mecanismo de solidaridad”, y que parte del principio de que primero los migrantes deben desembarcar en Italia.

La embarcación, con más de 130 migrantes a bordo, permaneció anclada cuatro días fuera del puerto hasta que el domingo pudo atracar cerca de Catania.

Un portavoz del ministerio del Interior alemán aseguró durante una conferencia de prensa que Alemania esta dispuesta a recibir a los migrantes, pero no precisó el número de personas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados