TODAS LAS MIRADAS EN KABUL

Estados Unidos completó su retirada de Afganistán; el país ahora esta en manos de los talibanes

En ese último vuelo, viajaba el embajador estadounidense en funciones, Ross Wilson, y el comandante de las fuerzas militares estadounidenses en suelo afgano, el general Chris Donahue.

Refugiados afganos suben a bordo de los últimos aviones militares en el aeropuerto de Kabul. Foto: AFP
Refugiados afganos suben a bordo de los últimos aviones militares en el aeropuerto de Kabul. Foto: AFP

Estados Unidos dio ayer lunes por terminada su misión militar en Afganistán, tras 20 años de guerra, después de la salida de los últimos aviones con sus tropas.

Así lo anunció el jefe del Comando Central (CENTCOM), general Frank McKenzie, en una rueda de prensa desde el Pentágono. “Estoy aquí para anunciar la culminación de nuestra retirada de Afganistán y el fin de la misión para evacuar a ciudadanos estadounidenses, nacionales de terceros países y afganos vulnerables”, comenzó el general.

McKenzie detalló que el último avión militar estadounidense, un C-17, despegó del Aeropuerto Internacional Hamid Karzai de Kabul ayer lunes a las 15.29 horas de la costa este de Estados Unidos (16.29 hora de Uruguay).

En ese último vuelo, viajaba el embajador estadounidense en funciones, Ross Wilson, y el comandante de las fuerzas militares estadounidenses en suelo afgano, el general Chris Donahue.

McKenzie agregó que, pese a que el repliegue castrense se ha completado, todavía continúa la misión diplomática para garantizar que más ciudadanos de Estados Unidos y que “los afganos aptos” que quieran marcharse puedan hacerlo.

“La retirada de esta noche significa el fin del componente militar de la evacuación, pero también el final de la misión que comenzó hace casi 20 años en Afganistán, poco después del 11 de septiembre de 2001”, apuntó.

El general recordó que fue “una misión que puso fin a Osama bin Laden, junto con sus colaboradores de Al Qaeda”.

“No ha sido una misión barata. El costo han sido 2.461 soldados estadounidenses y civiles muertos y más de 20.000 heridos”, remarcó.

Explicó que desde el pasado 14 de agosto, un día antes de que los talibanes tomaran Kabul, más de 79.000 civiles han sido evacuados en vuelos militares de Estados Unidos, entre los que hay 6.000 estadounidenses.

Junto con los vuelos de la coalición internacional, la cifra asciende a más de 123.000 civiles evacuados.

Estos números no incluyen los más de 5.000 soldados -5.800 según datos del Pentágono de la semana pasada- desplegados en las últimas semanas para asegurar la protección del aeropuerto durante las evacuaciones y que han sido ya sacados del país.

Avión de las fuerzas estadounidenses en Kabul. Foto: AFP
Avión de las fuerzas estadounidenses en Kabul. Foto: AFP

Pese a completar la retirada, McKenzie aseguró que Estados Unidos “siempre” se reservará el derecho a atacar blancos de Al Qaeda o del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) si es necesario.

De esta manera, Estados Unidos pone punto final a su repliegue de Afganistán dentro del plazo fijado por el presidente Joe Biden, que puso el 31 de agosto como fecha límite para terminar la salida del país.

El último vuelo se llevó a cabo bajo fuertes medidas de seguridad luego de dos ataques contra la operación de evacuación reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico-Khorasan, uno de ellos un atentado suicida que dejó más de 170 muertos, incluidos 13 militares estadounidenses.

Con el retiro de las tropas de Afganistán, Biden ahora espera relanzar su atribulada presidencia. Desde el caos inicial en el que los afganos intentaron aferrarse a los aviones que partían de Kabul, hasta la muerte de 13 militares estadounidenses entre los más de 170 fallecidos que dejó un atentado suicida el jueves pasado, la evacuación de la capital afgana controlada por los talibanes ha sido dura y traumática.

La interrogante de cuánto de todo esto lastimó políticamente a Biden se repite en la Casa Blanca, en el Congreso y en una nación dividida.

Biden, quien por mucho tiempo fungió como senador y fue vicepresidente durante los dos mandatos de Barack Obama (2009-2017), siempre se jactó de su experiencia en materia de política exterior.

Pero con aliados cercanos como Gran Bretaña molestos por el abrupto repliegue de Afganistán y China mofándose de la política exterior estadounidense, esa experiencia se ve ahora empañada.

Algunos republicanos exigen un juicio político y renuncias en el gobierno.

Algunos medios de comunicación, como Fox News, impulsan una imagen de Biden, de 78 años, como incapaz de hacer frente a una crisis.

Incluso medios generalmente más amigables como CNN se pusieron duros con el desempeño en Afganistán.

Tropas regresan de ayudar con la evacuación de personas del aeropuerto de Kabul en Afganistán. Foto:AFP.
Tropas regresan de ayudar con la evacuación de personas del aeropuerto de Kabul en Afganistán. Foto:AFP.

No obstante, muchos analistas piensan que el desinterés tradicional de los estadounidenses por lo que sucede más allá de sus fronteras evitará consecuencias de largo plazo para Biden.

“En general, la política exterior no es una gran preocupación, a menos que haya una crisis importante en el momento de las elecciones, como una guerra a punto de comenzar”, dijo David Karol, profesor de política en la Universidad de Maryland.

“Es muy exagerada la idea de que este es el final de la presidencia”, aseveró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados