APLAUSOS

El científico uruguayo que apostó por el interior y hoy investiga al COVID desde Salto

Rodney Colina preparó a su equipo en el norte del país para detectar al COVID-19. Para él, apostar al desarrollo científico y tecnológico es una de las enseñanzas más importante de esta pandemia. 


Rodney Colina
recuerda haber reunido a su equipo una semana antes de que el coronavirus entrara a Uruguay y haberles dicho que dada la complejidad y los requerimientos técnicos ellos no iban a poder trabajar con el virus. Sin embargo, al poco tiempo habían dejado esa hipótesis atrás. El Laboratorio de Virología Molecular del Centro Universitario Regional Litoral Norte es uno de los centros habilitados por el Ministerio de Salud Pública para procesar test y por día analizan cerca de 100 muestras procedentes de distintos hospitales del norte del país.

Colina es Doctor en Ciencias Biológicas. Estudió en la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República, donde también cursó su doctorado bajo la tutela de Juan Cristina, ex decano de la Facultad de Ciencias. En 2004 viajó a Canadá para hacer un posdoctorado en McGill University. En 2008, durante el proceso de descentralización de la Universidad de la República, propuso crear un laboratorio en Salto.

Rodney Colina en el Laboratorio de Salto. Foto: Faustina Bartaburu
Rodney Colina en el Laboratorio de Salto. Foto: Faustina Bartaburu

¿Por qué ubicar un Laboratorio de Virología Molecular en Salto? Lo que Colina pensó diez años atrás lo terminó por confirmar la pandemia de este año: lo permeable que es la frontera lleva a pensar que es un buen lugar para investigar. Y así fue. En 2010 el laboratorio comenzó a andar y se han llevado adelante distintas investigaciones de relevancia nacional.

La pandemia llevó a que varios de los investigadores del laboratorio tuvieran que dejar de lado sus estudios para dedicarse de lleno a la pandemia. “Fue gracias al desarrollo de los colegas de la Facultad de Ciencias y el Instituto Pasteur, que permitieron una puesta a punto de un kit que fue el que empezamos a usar en tiempo récord. Empezamos a probarlo el 20 de marzo y el 31 de marzo el laboratorio estaba habilitado y empezamos a trabajar en el diagnóstico para los hospitales del norte del país. Empezamos con 50 muestras, ahora tenemos 100 y si bien parece poco es un buen número para la región”, señala Colina.

Todos los días el MSP les alcanza muestras para analizar en el laboratorio sobre el mediodía. El proceso tiene varias partes: hay que inactivar la muestra para poder manipularla en condiciones más seguras, pasarla por los equipos de PCR, esperar el resultado positivo o negativo, completar los formularios del ministerio para que todo quede registrado. La mayoría de los días los investigadores abandonan el laboratorio pasada la medianoche.

Sin embargo, esto no es lo único que han hecho durante esta pandemia. Al poco tiempo de comenzar con el diagnóstico, al equipo del laboratorio le pareció prudente aprovechar el momento para hacer otros estudios que permitieran conocer mejor el virus. Así, el equipo lleva adelante varias investigaciones. Por un lado, junto a otros laboratorios, se estudió la secuenciación genómica del virus, lo que permitía saber con exactitud por dónde estaban ingresando las cepas del virus a Uruguay y así poder tener un estudio epidemiológico fino. A su vez, se estudiaron las aguas residuales y termales del Parque Daymán.

Otro estudio que se lleva a cabo tiene que ver con la inmunidad del virus. Mediante el uso del kit serológico- otro desarrollo nacional- se estudiaron 500 personas de Salto para poder ver el grado de dispersión que el virus pudo haber tenido en la población.

Colina es, además, miembro del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) del gobierno, invitación que recibió por medio de Rafael Radi. El profesor grado 5 de Virología ha trabajado en más de un subgrupo creando informes técnicos sobre distintos aspectos científicos y epidemiológicos del virus.


Para el científico, la pandemia es un buen momento para dejar de ver la ciencia como un gasto para comenzar a verla como una inversión. “La pandemia va a pasar y a muchos nos va a dejar una marca, a muchos muy profunda, gente que perdió sus seres queridos o su trabajo, y creo que el efecto podría haber sido muchísimo peor. Y esto no es para que la sociedad nos agradezca, es para mostrar la importancia de desarrollar la ciencia. El desarrollo científico tecnológico le da soberanía a un país, le da soberanía y autonomía. Somos un país de servicios pero tenemos que pensar en clave de desarrollo nacional”.

Rodney Colina y su equipo en el laboratorio de Salto. Foto: Faustina Bartaburu
Rodney Colina y su equipo en el laboratorio de Salto. Foto: Faustina Bartaburu

Nueve investigadores trabajan actualmente en el Laboratorio de Virología Molecular del Cenur Litoral Norte sede Salto: Viviana Bortagaray, Leticia Maya, Estefani Bertoni, Matías Castells, Matías Victoria, Matías Salvo, Andrés Lizasoain, Fernando López Tort, Rodney Colina. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error