LA MARCHA DE LA PANDEMIA

Durazno y Flores están al borde del 70% de personas vacunadas, ¿lograrán la inmunidad de rebaño?

Si bien algunos científicos creen que el efecto colectivo no se configurará por las variantes del COVID-19, en el Ministerio de Salud Pública aún adoptan la definición de la OMS.

Centro de vacunación contra el COVID-19 en Uruguay. Foto: MSP
Centro de vacunación contra el COVID-19 en Uruguay. Foto: MSP

A medida que avanza la campaña de vacunación contra el COVID-19, algunos departamentos no solo ven la luz al final del túnel, sino que ya viven una normalidad similar a la prepandémica. En Uruguay hay dos que ya están por llegar a la cifra que determinó la Organización Mundial de la Salud (OMS) para lograr la inmunidad de rebaño. En ese punto, que según la OMS se alcanza vacunando al 70% de la población total, se logra que el virus tenga una circulación prácticamente nula por el hecho de que las personas tienen una protección personal y colectiva contra el virus.

Al día de hoy, los departamentos de Durazno y Flores ya tienen a más del 67% de su población con las dos dosis de la vacuna y en los próximos días pasarán el 70%. “La realidad es que aquí la actividad en general ya volvió a ser prácticamente normal”, dijo a El País el director departamental de Salud de Durazno, Luis Ayçaguer. Hoy allí hay menos de 50 casos activos y el departamento se encuentra en el color amarillo según la escala del Índice de Harvard.

A partir de la disminución sostenida de los contagios y la cantidad de personas vacunadas, el próximo lunes el Centro Coordinador de Emergencia Departamental (Cecoed) de Durazno se reunirá con la idea de “aflojar un poco las medidas” que rigen hasta ahora, según explicó Ayçaguer.

En este departamento la población menor de 12 años (que aún no está autorizada a recibir la vacuna contra el COVID-19) significa aproximadamente un 5% del total, una de las cifras más bajas del país. Ese indicador, sumado a una buena adhesión a la vacunación en las personas que sí pueden recibirla, llevan a que Durazno sea uno de los más avanzados en materia de inmunización.

La directora general de Coordinación del Ministerio de Salud Pública (MSP), Karina Rando, dijo a El País que desde la cartera estiman que “en el correr del mes que viene” todos los departamentos alcanzarán a tener al 70% de su población inmunizada. “De todas maneras, hay algunos que tienen mayor cantidad de niños menores de 12 años, entonces llegar al 70% es más difícil allí porque hay que vacunar a un porcentaje más alto de la población objetivo”, afirmó Rando.

Además, hoy el MSP está siguiendo a la totalidad de los pacientes con COVID-19 a través de llamadas o mensajes, algo que no sucedía desde el año pasado.

En Flores, en tanto, no hay casos nuevos del virus hace una semana y la vacunación está tan avanzada como la de Durazno. De hecho, dos de los cinco rastreadores dejaron de hacer la tarea debido a la capacidad ociosa que se generó en las últimas semanas, según supo El País.

Rando explicó que a pesar de que hay un seguimiento de todos los casos, el hilo epidemiológico aún no se ha recuperado en un 100%. Esto significa que el ministerio llega a contactarse con todos los infectados, pero aún hay un porcentaje que no conoce su “caso índice”, es decir, de dónde o de quién se contagió.

“Hoy nuevamente volvemos a retomar las conexiones y los hilos epidemiológicos en todos los departamentos menos Montevideo y Canelones, pero creemos que a medida que sigan bajando los números vamos a lograr controlar esto tal como se hizo el año pasado”, sostuvo la coordinadora del MSP.

Inmunidad de rebaño.

A pesar del logro que significa para Durazno y Flores estar cerca de alcanzar el 70% de su población inmunizada cuatro meses después del comienzo del plan de vacunación, los científicos parecen no estar seguros de que ese porcentaje represente el final de la pandemia allí.

Según el inmunólogo Álvaro Díaz, la llegada de la variante Delta, detectada en Uruguay la semana pasada -y de la cual ayer se encontraron dos casos más (ver página A6 )-, hace que “el umbral para la inmunidad de rebaño seguramente esté más arriba que 70%”. Además, Díaz aclaró que ese 70% de vacunados “no equivale a 70% de inmunizados, en la medida que las vacunas no son 100% efectivas”. En el mismo sentido, el integrante del grupo ad hoc de la Comisión Nacional Asesora de Vacunación, Gualberto González, dijo que “la consigna es vacunar a la mayor cantidad de personas posible, más allá de los números específicos”.

Sin embargo, Rando aclaró que desde el MSP “el concepto de inmunidad de rebaño se sigue manejando” en referencia al 70% de la población con las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19. En el caso de Durazno, Rando especificó que hay dos casos de la variante Delta allí que están “bajo control y en seguimiento” para prevenir que la cepa se expanda por el departamento. Además, el director departamental de Salud dijo que se trata de dos adolescentes que resultaron positivos al retornar de Estados Unidos. Estos no habían completado su proceso de vacunación en el momento en el que contrajeron la infección.

Funcionaria de la salud prepara una dosis de la vacuna contra el nuevo coronavirus. Foto: Estefanía Leal
Funcionaria de la salud prepara una dosis de la vacuna contra el nuevo coronavirus. Foto: Estefanía Leal

De todas maneras, González subrayó el hecho de que si para agosto la mayoría de los departamentos tiene al 70% de su población vacunada, “sumado a que hay gente con inmunidad natural por haber transitado el virus y que quizá no pensaba vacunarse”, habrá un “momento de buena protección global”.

Índice de Harvard

Luego de más de cinco meses, el índice de Harvard, que mide la cantidad de contagios cada 100.000 habitantes en la última semana, marcó ayer que Flores alcanzó la zona verde (la de menor riesgo epidemiológico). En este departamento, de 25.000 habitantes, hay solamente dos personas que cursan la infección actualmente.

En el resto del país, en tanto, la mayoría de los departamentos continúan en zona amarilla (que es el promedio nacional), mientras que Treinta y Tres y Paysandú permanecen en el nivel naranja, aunque todos en descenso. El proceso de mejora de la situación sanitaria, medido en todos los indicadores (contagios, internados en CTI y fallecidos), es constante desde hace varias semanas, producto del avance de la campaña de vacunación. En ese sentido, ayer prácticamente se alcanzó el 60% de vacunados con la dosis final, y se superó el 71% de los inmunizados con al menos una dosis, lo que acerca al país a la inmunidad de rebaño.

Por otra parte, los internados en cuidados críticos también continúan en descenso. Mientras este jueves se reportó la presencia de 89 infectados con el virus en CTI, ayer ese número bajó a 84, según informó en su reporte diario el Sistema Nacional de Emergencias.

Tercera dosis será “escalonada” según franjas
Daniel Salinas. Foto: Marcelo Bonjour

Uruguay lleva uno de los ritmos de vacunación más acelerados del mundo y, al día de hoy, casi el 60% de la población ya ha recibido las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19. Sin embargo, la necesidad de reforzar la inmunidad en el futuro parece ser un hecho y el propio ministro de Salud, Daniel Salinas, ha solicitado que la semana próxima la Comisión Nacional Asesora de Vacunaciones estudie la posibilidad de vacunar por tercera vez contra el nuevo virus a toda la población.

Hasta el momento, los científicos uruguayos que toman las decisiones sobre inmunización han aprobado un refuerzo en la inmunidad de las personas inmunodeprimidas únicamente.

Consultada al respecto, la directora general de Coordinación del Ministerio de Salud Pública (MSP), Karina Rando, dijo a El País que “en el caso de que se confirme una tercera dosis” se administrará “de manera escalonada” a la población. Rando dijo que seguramente primero se vacunen los grupos de riesgo, aunque no especificó cuáles. Agregó que el pedido del ministro de vacunar a la población general “no significa que no se pueda subdividir como se hizo con las dosis iniciales”, donde se diferenció por edades y vulnerabilidades.

En este sentido, Rando aclaró que es necesario estudiar en qué casos se administrará una tercera dosis y en qué casos tercera y cuarta. “Eso va a depender del riesgo que tenga cada población y de lo que científicamente esté demostrado en cuanto a la vacuna que recibieron antes”, dijo.

Por su parte, el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, dijo que a partir de julio el país va a contar con casi 1,8 millones de vacunas de Pfizer, a las que se suman las que falta administrar de Sinovac. “Uruguay tiene una disponibilidad de vacunas que hace que pueda anticiparse a una cantidad de decisiones con respecto a otros países del mundo”, dijo Delgado en referencia a la posibilidad de administrar una tercera dosis.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados