UNA LARGA INVESTIGACIÓN

Sendic podría ir preso por usar 300 veces las tarjetas de Ancap

Según la Fiscalía, hizo compras en hoteles, joyerías, tiendas y electrónica sin justificación

El expresidente de Ancap, Sendic y el exvicepresidente, José Coya, durante recorrida en una planta del ente; ambos fueron acusados. Foto: Walter Paciello | Presidencia.
Ancap: El expresidente, Raúl Sendic y el exvicepresidente, José Coya, durante recorrida en una planta del ente; ambos fueron acusados. Foto: Walter Paciello 

El fiscal especializado en Crimen Organizado Luis Pacheco solicitó a la jueza Beatriz Larrieu el procesamiento del exvicepresidente Raúl Sendic por irregularidades en el uso de tarjetas corporativas de Ancap cuando presidía el ente y por impulsar en el Directorio del ente un acuerdo con la empresa Trafigura sin que se llamase a licitación. En este caso se actuó sin contrato por siete meses en negocios de compra de crudo a Ecuador que alcanzaron los US$ 4.900 millones.

Pacheco entendió que, en el directorio de Ancap presidido por Sendic, hubo un manejo discrecional y arbitrario de los fondos cuando el ente enfrentaba dificultades financieras.

En su dictamen, el representante del Ministerio Público expresó que Sendic cometió un delito de peculado (apropiación indebida cuando el perjudicado es el Estado) por gastar $ 550.000 y US$ 38.000 con las tarjetas corporativas de Ancap. Devolvió US$ 130.

En abril de 2016, los partidos Nacional. Colorado, Independiente y Unidad Popular presentaron una denuncia penal sobre eventuales irregularidades en Ancap. A ello se le sumó una investigación de oficio de la Fiscalía que concluyó que Sendic hizo “un uso indebido” de tarjetas corporativas incurriendo en “múltiples gastos” que no fueron justificados.

Pacheco desconoce si las compras de Sendic con las tarjetas fueron realizadas en funciones como presidente de Ancap, o si por el contrario, no se vincularon con su cargo. No obstante, consideró que existen “serias presunciones” -por las características de los gastos y por la ausencia de explicaciones valederas por parte de Sendic- de que dichas compras con las tarjetas no guardaron relación con el ejercicio de sus funciones.

La Fiscalía sostuvo, en su resolución, que quedó semiplenamente probado que Sendic hizo uso de la tarjeta de Ancap en más de 300 oportunidades y dentro de las compras realizadas, además de gastos en hoteles y restaurantes, figuran adquisiciones en tiendas de ropa, supermercados, locales de calzado deportivo, de electrónica, joyerías y librerías en Uruguay y el exterior, respecto de las cuales no figuran comprobantes justificativos.

En el Juzgado Especializado en Crimen Organizado, Sendic declaró que esas compras obedecieron a motivos funcionales. Sin embargo, Pacheco sostuvo que ello no se desprende de las características y naturaleza de los gastos analizados en la investigación penal e insistió en que estos no se encuentran debidamente justificados.

“De un total de gastos incurridos mediante el uso de las tarjetas por $ 550.000 y US$ 38.000 surge que Sendic únicamente efectuó un reembolso por US$ 130; no siendo bajo ningún concepto razonable que tamaña cantidad de dinero responda a “gastos imprevistos”, que era el fin para el que estaba previsto el uso de las tarjetas”, expresó Pacheco.

Reiteró que Sendic hizo un uso indebido de los dineros públicos “apropiándose” de sumas que no pudieron ser debidamente cuantificadas configurándose el delito de peculado. Como Sendic usó la tarjeta en forma indebida en múltiples ocasiones, Pacheco señaló que, en principio, se le imputarán reiterados delitos de peculado.

El fiscal resolvió no solicitar la prisión preventiva para Sendic u otros directores de Ancap por entender que, en este caso, no se verifican las causales que exige el nuevo Código del Proceso Penal (CPP) por tratarse de la norma más favorable a los indagados. Estas causales son: peligro de fuga, frustración de la prueba y riesgo para la sociedad.

Con respecto al uso de las tarjetas corporativas de ALUR por parte de su entonces presidente, Leonardo de León -hoy senador de la Lista 711-, Pacheco esperará que se pronuncie la Junta de Transparencia y Ética Pública.

Más procesamientos.

Pacheco consideró que Sendic cometió el delito de abuso de funciones al contratar, sin llamar a licitación, a la empresa holandesa Trafigura, acusada de corrupción en varios países, para que realizara intermediaciones en negocios de compra de petróleo entre Ancap y Ecuador. También consideró que Sendic avaló en el Directorio tres desplazamientos irregulares de la multinacional EXOR en las negociaciones sobre cancelaciones millonarias de deudas con Pdvsa. Para el fiscal, EXOR no es responsable de cómo debe ser contratada por Ancap y recordó que esta inició un reclamo judicial por US$ 34 millones contra el ente por incumplimiento contractual.

Pacheco también pidió los procesamientos de los exdirectores frenteamplistas de Ancap, Germán Riet y Juan Gómez como autores de dos delitos de abuso de funciones por apoyar en el Directorio de Ancap los negocios de intermediación con Trafigura y las cancelaciones de deudas con Pdvsa.

Para la Fiscalía, el entonces director colorado de Ancap, Juan Justo Amaro también cometió un delito de abuso de funciones por apoyar la intermediación de Trafigura en los negocios con Petro-ecuador. En tanto, el expresidente de Ancap, José Coya (Frente Amplio) también fue acusado de cometer abuso de funciones por apoyar el alejamiento de EXOR.

Pacheco solicitó el procesamiento por abuso de funciones del gerente de Ancap, Juan Romero por realizar adelantos de dinero a la empresa Pleno Verde que transporta cal a Brasil. Dos funcionarios, Ricardo Lemes y Eduardo Goldsztejn, fueron acusados de cometer el mismo delito por irregularidades en la construcción de tres embarcaciones. Además se pidió el procesamiento de Manuel González por un delito de estafa.

Pacheco entiende que no hubo enriquecimiento
Destacó que trabajó sin recibir ninguna presión.
Luis Pacheco en conferencia de prensa. Foto: Gerardo Pérez

El fiscal encargado de investigar las denuncias de corrupción en la empresa estatal petrolera Ancap, Luis Pacheco, explicó en una conferencia de prensa las razones por las que pidió el procesamiento sin prisión del expresidente de Ancap y exvicepresidente de la República, Raúl Sendic.

“Las personas respecto de las cuales se solicitó el procesamiento han incurrido en el delito de abuso de funciones. La Fiscalía es consciente de que es un delito que ha sido cuestionado, pero es un delito que no está derogado, está vigente y por tanto tiene la obligación de aplicarlo”, explicó Pacheco.

Aclaró que pidió el levantamiento del secreto bancario de las personas indagadas. Sin embargo dijo que no se detectó un enriquecimiento ilícito de ninguna de las personas investigadas, tras el análisis económico patrimonial realizado por el equipo multidisciplinario que colaboró con la Fiscalía.

Pacheco admitió que la investigación fue muy compleja, no solo por la cantidad de personas denunciadas, sino por el tamaño de las causas y ramificaciones que tenían. Si bien dejó en claro que no era necesario destacar que trabajó con absoluta independencia, prefirió hacerlo público por las personas involucradas.

“Este fiscal ha actuado con total y absoluta libertad en esta causa, y hay que destacar las no presiones desde el sistema político como tampoco de los abogados”, dijo.

Se tipifican tres delitos

EL PECULADO SE PENA CON CÁRCEL

El artículo 153 del Código Penal define el peculado, delito del que se acusa a Raúl Sendic por el uso indebido de las tarjetas corporativas de Ancap, de la siguiente forma: “El funcionario público que se apropiare el dinero o las cosas muebles, de que estuviere en posesión por razón de su cargo, pertenecientes al Estado, o a los particulares, en beneficio propio o ajeno, será castigado con un año de prisión a seis de penitenciaría y con inhabilitación especial de dos a seis años”. Además de este delito se pidió su procesamiento por “dos delitos de abuso de funciones en casos no previstos especialmente por la ley”, según el dictamen del fiscal Luis Pacheco.

ABUSO DE FUNCIONES PARA OCHO

El artículo 162 del Código Penal prevé que el delito de “abuso de funciones” -del que se acusa a cinco exintegrantes del directorio de Ancap y a tres funcionarios jerárquicos de la petrolera- se produce cuando un funcionario público, con abuso de su cargo, comete u ordena “cualquier acto arbitrario en perjuicio de la Administración o de los particulares, que no se hallare especialmente previsto en las disposiciones del Código o de las leyes especiales”. La pena para quienes fuesen condenados por este delito es de “tres meses a tres años de penitenciaría, inhabilitación especial de dos a cuatro años y una multa de 10 a 3.000 UR”.

ESTAFA PARA EXGERENTE DE ALUR

Manuel González, ex gerente general de Alcoholes del Uruguay (ALUR), se le imputa el delito de estafa por una serie de modificaciones que se introdujeron al contrato de construcción de la planta de etanol de dicha empresa, que estuvo a cargo de la española Abengoa. Según el artículo 347 del Código Penal, comete estafa quien “con estratagemas o engaños artificiosos indujere en error a alguna persona, para procurarse a sí mismo o a un tercero, un provecho injusto, en daño de otro” y será castigado con seis meses de prisión a cuatro años de penitenciaría”. Según el fiscal Luis Pacheco, esas modificaciones fueron perjudiciales para ALUR porque establecieron “premios” y “bonificaciones para la empresa contratista”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º