RENDICIÓN DE CUENTAS

Plan para que presos puedan vender lo que fabrican y aportar al BPS

Las autoridades del Poder Ejecutivo decidieron crear un proyecto para que los presos puedan vender los productos que fabrican dentro de las cárceles.

Recluso en el Penal de Libertad. Foto: Fernando Ponzetto (Archivo)
Recluso en el Penal de Libertad. Foto: Fernando Ponzetto (Archivo)

Hoy ingresará al Parlamento el proyecto de ley de Rendición de Cuentas con más de 300 artículos y un incremento del gasto mínimo, de US$ 200 millones. Esa plata será destinada exclusivamente para la primera infancia, y el gobierno que lidera Luis Lacalle Pou decidió no incluir más nada para mostrar austeridad y reordenar la economía, la que ha sido golpeada por la pandemia del nuevo coronavirus.

Sin embargo, el proyecto sí incluirá una cantidad significativa de propuestas, que si bien no generan incremento en el gasto, tendrán implicancias en diferentes áreas. Una de las ya conocidas es la reforma a la carrera de los funcionarios de la administración pública, que en un futuro llevará, entre otras cosas, a modificaciones salariales.

Donde también habrá una “reforma interna” y novedosa será en el sistema carcelario, porque las autoridades del Poder Ejecutivo decidieron crear un proyecto para que los presos puedan vender los productos que fabrican dentro de las cárceles, generar ingresos y clientes, y tributar en el Banco de Previsión Social (BPS).

La propuesta.

El Ministerio del Interior, según supo El País, sumará unos 24 artículos a la Rendición de Cuentas, entre ellos se incluirá el llamado Plan de Dignidad de Empleo para las Personas Privadas de Libertad.

“Es dejar las herramientas legales para dar las posibilidades de que los privados de libertad pueden vender los productos que elaboran, asegurarse una clientela y desarrollar el oficio que pueden estar aprendiendo para continuarlo cuando salgan a la sociedad nuevamente”, comentó a El País el ministro del Interior, Luis Alberto Heber.

La idea del proyecto fue iniciada en la gestión del fallecido ministro Jorge Larrañaga, en coordinación con el director de Convivencia y Seguridad Ciudadana de la cartera, Santiago González.

Heber remarcó que la idea se gestó en el marco del Plan de Dignidad, que busca rehabilitar a los presos, y se inició el año pasado en conversaciones con el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres, las autoridades del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) y la Dirección Nacional de Empleo.

González, en tanto, comentó a El País que el objetivo es que las ventas puedan generar ingresos y tributación en el pago de aportes, por lo que también se incluyó en la discusión al presidente del BPS, Hugo Odizzio.

“Lo que permite es que el privado de libertad tenga una facturación según lo que trabaja, que puede ser de forma individual o asociado a otros. Que pueda legalmente vender los productos estando dentro de la cárcel, con un manejo del dinero que lo va a hacer el INR, ya que el privado de libertad no puede manejar el dinero. En la reglamentación del proyecto definiremos un sistema por el cual una parte va a ser para recompra de materiales para que las personas puedan seguir haciendo esos trabajos”, dijo González, destacando que se trata de un proyecto “innovador”.

“Va a generar un cambio significativo en las unidades penitenciarias. Se generará trabajo genuino”, dijo el jerarca, remarcando que es parte del nuevo programa de rehabilitación.

Rendición de Cuentas.

El proyecto de Rendición de Cuentas será ingresado hoy a la Asamblea General del Poder Legislativo, y su discusión comenzará por la Cámara de Representantes.

En el mensaje que se incluirá al proyecto el gobierno -según comentaron fuentes oficiales- mantendrá las perspectivas económicas para el 2025 y realizará un análisis positivo del ejercicio 2020, en el que considera que cumplió con todos los objetivos trazados ante la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados