Elecciones 2019

Los búnkeres de los candidatos

Desde modernos comandos de campaña hasta locales más tradicionales.

Foto: Marcelo Bonjour
En obras: Daniel Martínez alquiló un pequeño local de dos plantas frente a la plaza Independencia. Foto: Marcelo Bonjour

Dos obreros, desde lo alto de una escalera, se encargan de retirar cualquier rastro de Fedex, que hasta hace pocos días funcionaba en un pequeño local de dos plantas frente a la plaza Independencia. En lugar del nombre de la empresa postal ahora se puede ver una gigantografía con la cara de Daniel Martínez, allí el precandidato del Frente Amplio concentrará su comando. Apenas a una cuadra de distancia se ubica la vanguardista sede partidaria del nacionalista Juan Sartori.

En año electoral, las calles de Montevideo se tiñen de los colores de los precandidatos. La mayoría tiene un local desde donde opera su comando. Aunque hay quienes no lo consideran necesario o se arreglan con la infraestructura que le ofrece su grupo político para evitar un gasto adicional. Tener una sede no es económico y la mayoría de los precandidatos prefiere no decir el costo. Lo mínimo por un alquiler son $ 15.000 al mes, pero quienes ya tuvieron una sede abierta aseguran que un local bien ubicado cuesta alrededor de US$ 4.000 o US$ 5.000, dependiendo de la zona.

En pocos días estará inaugurada la sede de Martínez que funcionará como una “oficina técnica” de campaña, donde convivirán profesionales contratados, integrantes del comando y militantes frenteamplistas. Se piensa darle una ambientación moderna, al estilo de “espacios abiertos”.

Hasta ahora los colaboradores del precandidato habían trabajado desde la sede del Frente Amplio, donde también tienen espacios asignados los otros precandidatos. Carolina Cosse concentra sus actividades desde allí.

“Pedimos un espacio en el Frente porque no teníamos en ese momento la posibilidad de alquilar algo. Y la verdad que funcionamos bien”, dijo a El País la coordinadora de campaña Patricia Kramer. El otro que tiene una sala en la sede del FA es el precandidato Oscar Andrade.

Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

Cerro Largo, casi República, allí funciona desde hace varios meses el comando del precandidato y expresidente del Banco Central Mario Bergara.

Lo que alguna vez fue un depósito se convirtió en algo más que una sede partidaria. Pretende ser un “centro cultural” y lo llaman “incubadora”, porque allí se reúnen los “nodos” o equipos técnicos que elaboran los contenidos programáticos.

A la entrada se puede apreciar la muestra fotográfica “Mujeres en acción” de Lilián Castro. Hay un espacio infantil para que jueguen los niños. Un estudio de televisión donde el precandidato graba entrevistas con personalidades, como por ejemplo el expresidente del BID Enrique Iglesias. Y en breve se piensa comenzar con el dictado de clases de teatro y salsa. El precandidato tiene su oficina en el segundo piso para reuniones privadas. En el pasillo hay un medio tanque que se usa para hacer asados después de las reuniones políticas.

El local no es de Bergara ni alquilado, lo prestó en noviembre “gente amiga” dijo a El País el coordinador de la campaña del precandidato Eduardo Vaz. “Lo tenían cerrado y en lugar de poner plata, nos ceden el local. Son esos milagros que se dan una vez cada tanto, por eso parece que somos una potencia porque empezamos enseguida con el local y era lo único que Bergara tenía”, afirmó. Por cuenta del precandidato corren los gastos de funcionamiento, es decir la luz y el agua. “Todo es a militancia, compramos los artículos de limpieza pero lavamos los baños nosotros”, acotó.

Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

A lo Google.

Foto: Fernando Ponzetto
El precandidato colorado eligió como sede de campaña una casa de dos plantas en Pocitos. Foto: Fernando Ponzetto

En pleno Pocitos, sobre la calle Luis Lamas, funciona el comando del colorado Ernesto Talvi. A diferencia de sus competidores no hay ninguna cartelería que lo indique. La casa de dos plantas está modernamente ambientada. Se nota un cuidado especial de la estética. A la entrada se ubica una sala de reuniones. En la cabecera estaba sentado Talvi acompañado de un equipo conformado por alrededor de 15 jóvenes que en promedio tienen 30 años.

El local se armó en dos meses y el precandidato se ocupó de dar las indicaciones acerca de cómo debería lucir. “Le dije a la arquitecta que le diera una onda Google, pero muy barato, y lo logró”, señaló Talvi a El País.

Las paredes son blancas, el mobiliario es moderno y sobre alguna pared se puede ver cartelería de Ciudadanos, el sector del precandidato.“Tiene buen gusto, pero son materiales baratos”, resumió Talvi. La idea era reflejar en el ambiente la idea de algo joven, de vanguardia, lo que se identifica con la esencia del sector. “Este proyecto político no tiene nada que ver con lo que se ha visto hasta ahora. El equipo es súper joven y súper profesional”, comentó.

Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

Si de locales modernos se habla, el del precandidato nacionalista Luis Lacalle Pou llama la atención al que pase por Bulevar Artigas y Chaná. Una gigantografía con el logo del tick de “la positiva” en celeste y blanco indica que allí funciona la sede de campaña.

Se optó por un local de grandes proporciones que no está en el Centro y es de fácil acceso desde cualquier punto de Montevideo. Se trata de un lugar que estaba desocupado hace dos años y alquiló el precandidato hasta diciembre.

Foto: Fernando Ponzetto
Una sede amplia, de estilo vanguardista y decorada con gigantografías del precandidato dan cuenta de un detallado cuidado de la imagen. Foto: Fernando Ponzetto

Abre todos los días desde las nueve de la mañana. A la entrada se pueden ver fotos, en grandes dimensiones, del precandidato durante la campaña. Hay un espacio especial asignado para actos y reuniones, un área acondicionada para las conferencias de prensa, una sala de comunicación decorada con moderno mobiliario blanco y otras especiales para el trabajo de los equipos técnicos. Todo luce impecable y cuidado.

El despacho de Lacalle Pou se ubica en el segundo piso. Detrás de un gran escritorio se colgará una gigantografía de su acto de lanzamiento de campaña, en el Parque Viera. Nicolás Martínez, jefe de campaña del precandidato, dijo a El País que el local quedará inaugurado después de Semana Santa.

Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

Otro que no se queda atrás es Sartori. Tiene una sede de cinco pisos de su propiedad que luce muy moderna, en sintonía con lo que busca reflejar en su campaña. En tanto, el precandidato Jorge Larrañaga aún se encuentra en la búsqueda de una sede.

Los otros.

Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

El Partido Independiente tiene dos sedes, una más partidaria en Avenida Italia y otra donde se centrará el comando: en 18 de Julio y Pablo de María. Por mes alquilar este local cuesta alrededor de $ 80.000 dijo a El País el precandidato Pablo Mieres.

El presidenciable nacionalista Carlos Iafigliola (Adelante) tiene su sede en Avenida Italia e Hipólito Irigoyen (Malvín Norte). El otro precandidato nacionalista Enrique Antía tiene un local en Víctor Haedo, que es usado por todas las listas.

Gustavo Salle, que lanzó su candidatura por el Partido Verde Aninalista, contará con una sede en la zona del Palacio Legislativo que le costará unos $ 20.000 al mes. Unidad Popular, que impulsa como presidenciable a Gonzalo Abella, tiene un único local en la calle Vázquez, en pleno centro. El alquiler se paga con el salario de su único diputado Eduardo Rubio y cuesta unos $ 15.000 al mes.

Tradicional: La lista de Novick y un céntrico local partidario

Foto: Fernando Ponzetto
Formalmente no tiene una sede de campaña, pero el local céntrico de su lista 3 millones oficiará como tal. Foto: Fernando Ponzetto

Es imposible no verlo. En pleno 18 de Julio y Martín C. Martínez, el color verde intenso indica que allí hay una sede partidaria del candidato del Partido de la Gente y empresario Edgardo Novick.

El precandidato formalmente no tiene sede central de campaña, pero sí cuenta con varios locales en todo el país de cada una de sus listas. El amplio local de tres plantas, y 800 metros cuadrados, fue alquilado por la lista 3 millones hasta mayo de 2010. En su interior hay un montón de sillas apiladas, alguna moto estacionada y unos sillones de color marrón. En las paredes, hay cartelería del candidato.

El diputado Daniel Peña dijo a El País que en breve “funcionará como comando”. Desde allí se organizará todo lo que es la estrategia territorial y se distribuirán las más de 300 listas del Partido de la Gente en todo el país.

Foto: Fernando Ponzetto
En los 800 metros cuadrados hay lugar para 400 personas y funciona la fundación de igual nombre que la lista. Foto: Fernando Ponzetto
Sin sede

Amorín y Sanguinetti optaron por economizar

A diferencia de Ernesto Talvi (Ciudadanos), los precandidatos Julio María Sanguinetti y José Amorín Batlle no tienen sedes de comando de campaña.

“No tenemos un cuartel central porque estamos tratando de ahorrar. Las campañas son caras y estamos haciendo una campaña muy económica”, dijo a El País Amorín Batlle. La prioridad para el colorado pasa por “mantener contacto con la gente” y el trabajo lo realiza por medio de los locales de las listas que apoyan su precandidatura en todo el país.

Sanguinetti tampoco tiene sede central. Su oficina, ubicada al lado de su casa en Punta Carretas, es el lugar desde donde organiza su campaña. “Cada lista abre su local y el candidato opera desde su casa”, dijo a El País el dirigente Gustavo Osta. “Cada vez es menor el peso del club político o del comité por los medios masivos y las redes”, explicó. Además dijo que la militancia “mermó”. “Podés llevar adelante toda la campaña sin la necesidad de un comité”, aseguró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)