FLOTA EN PROBLEMAS

Problemas mecánicos, eléctricos o rotos: hay 1.500 móviles policiales fuera de servicio en el país

La situación preocupa a autoridades de Interior, que adquirirán en breve nuevas unidades. En Montevideo y Canelones, uno de cada dos móviles no está operativo.

Los móviles policiales deben tienen intenso trajín: turnos continuos de patrullaje y persecuciones a alta velocidad. Foto: Fernando Ponzetto
Los móviles policiales deben tienen intenso trajín: turnos continuos de patrullaje y persecuciones a alta velocidad. Foto: Fernando Ponzetto

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La Policía cuenta con 5.030 vehículos, incluidas las motos, en todo el país, de los que, un número significativo tiene problemas. Patrulleros, camionetas blindadas y furgones de transporte sienten el trajín de horas de actividad.

A esa situación se le suma la calidad dispar de la flota que encontró la administración de Jorge Larrañaga al asumir el 1 de marzo pasado al frente del Ministerio del Interior. Por ejemplo, autos chinos de gama baja no aguantan el rigor de turnos continuos de patrullajes.

Así, a nivel general, el 29,5% (1.485) de la flota policial (5.030 rodados) está radiado. Es decir, fuera de circulación.

De esos 1.485 vehículos, 423 están fuera de circulación de manera permanente y 1.062 “radiados transitoriamente”. Ello significa que se encuentran en reparación.

En Montevideo y Canelones, donde se concentra la mayor cantidad de delitos, el problema se agrava: uno de cada dos móviles de la Policía no puede usarse para su función (patrullaje o traslado de efectivos o presos, entre otros).

Sufrieron problemas mecánicos, eléctricos o roturas de importancia por uso o accidentes de tránsito.

Abigeato
Foto: Archivo El País.

La nueva administración ha puesto el ojo en mejorar la flota, su rendimiento y costos asociados. Por ello, buscará vehículos de calidad adecuada a la función policial que es más exigente. Está en curso una licitación por 55 camionetas que tendrán como destino jefaturas del interior del país.

En mayo de este año, el ministro Jorge Larrañaga dijo a El País que se iba a reforzar el patrullaje en el área rural para combatir el abigeato.

El jerarca anunció la creación de una dirección nacional de Policía enfocada en la seguridad rural, de la campaña, y del combate contra el abigeato, que será coordinada con el Ministerio de Defensa, de Ganadería, las intendencias municipales y el Instituto Nacional de Carnes (INAC), entre otras instituciones.

Luego del llamado para adquirir las camionetas, el Ministerio del Interior evalúa llamar otra licitación para comprar nuevos autos patrulleros.

En 2018, un oficial a cargo de una flota de vehículos de una zona de Montevideo se quejaba de las continuas roturas de los autos de gama baja de origen chino adquiridos por el Ministerio del Interior.

“Rompen a cada rato. Los plásticos se aflojan. Y los frenos no soportan el rigor de los patrullajes o de las persecuciones a delincuentes”, explicó el policía a El País.

Costo.

En 2019, la administración del frenteamplista Eduardo Bonomi señalaba que el parque automotor de la Policía había aumentado al pasar de 3.200 a 5.300 vehículos.

En una nota publicada en la página web de Presidencia de la República, la gerente de logística de la cartera, Shirley de Armas, explicó que las unidades incluían sistemas para el seguimiento satelital y el control del consumo de combustible. Además, habían sido distribuidas en las zonas con mayor cantidad de delitos.

En promedio, fueron invertidos US$ 15.000 por vehículo (exonerados de impuestos), todos adquiridos mediante licitación pública, dijo De Armas.

Y agregó que el 70 % de los vehículos se destinó a patrullaje, vigilancia y custodia, el resto, a tareas de apoyo.

Patrullero de policía de Montevideo. Foto: Gerardo Pérez
Patrullero de policía de Montevideo. Foto: Gerardo Pérez

La Guardia Republicana y las jefaturas de Policía de Montevideo, Canelones, San José, Maldonado, Salto y Paysandú son las que disponen de mayor cantidad de vehículos destinados al patrullaje. Por ejemplo, el año pasado, la Guardia Republicana contaba con 402 coches y en 2011 disponía de 169, según la jerarca de logística de la administración anterior.

Dentro de las jefaturas, las unidades son distribuidas en relación directa con las zonas que reciben más denuncias de delitos.

Una vez que el Ministerio del Interior adquiere los vehículos, se instala el equipamiento Sisconve, software que analiza el consumo de combustible y, además, permite el control satelital de la flota e información de los recorridos.

Compra millonaria.

El 21 de abril de 2018, El País consignó que el Tribunal de Cuentas de la República (TCR) observó la ampliación de una licitación del Ministerio del Interior convocada para la adquisición de 150 patrulleros, 100 camionetas y 20 furgones equipados.

El Tribunal señaló entonces que, en una sesión realizada en 2017, se acordó observar el gasto del Ministerio del Interior porque el pliego de la licitación de la compra de los vehículos no estableció cómo se ponderarían dentro de cada porcentaje previsto en los criterios de selección, aquellas ofertas de empresas que no llegaran al máximo indicado en el llamado. Ese extremo, dice el TCR, “violenta” normas tributarias. En 2018, Presidencia informó que la compra de esos nuevos vehículos costó US$ 6,2 millones.

Canelones: la mitad de efectivos que patrullan no están operativos

El diputado blanco Alfonso Lereté, dijo que la Jefatura de Policía canaria dispone de unos 2.100 efectivos, de los cuales cerca del 25% se encuentra con parte médico.

En este grupo, más de la mitad de los policías están certificados por estrés, lo que les impide concurrir a trabajar, pero no desempeñar otras tareas fuera del ámbito policial, ya que una norma aprobada con anterioridad a este período les permite hacerlo.

Lereté agregó: “Hay dificultades en la mayoría de las seccionales para hacer los traslados. El área que se debe cubrir necesariamente requiere de vehículos que permitan dichos desplazamientos. De los 200 patrulleros con los que el departamento cuenta, la mitad está en mal estado. Lo mismo sucede con las motos: de las cerca de 180 que se cuentan, 80 están en mal estado y 40 ya no se pueden recuperar”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados