NEGOCIOS

Más operaciones y fondos potencianla inversión «ángel» en la región

El sector tecnológico es el que más capitales recibe por su desarrollo, según un estudio de Xcala.

De la mano del emprendedurismo, la inversión «ángel» - inyección de capital realizada por individuos en start-ups o en empresas que se encuentran en etapas tempranas de su ciclo de vida a cambio de una participación accionaria- se expande en la región, tanto en montos como en cantidad de operaciones concretadas. El año pasado, los proyectos captaron US$ 16 millones, 2,5 veces más que los US$ 6,5 millones registrados en 2014. Las inversiones realizadas treparon a 97, un 70% que en 2014.

inversión en América LatinaInfographic

Si no puede ver el contenido haga click aquí

Los datos surgen del Monitor de Actividad Ángel 2016, elaborado por Xcala, plataforma especializada en fomentar el acceso de emprendedores al financiamiento. El reporte releva de forma «sistemática y continua la actividad de inversión a través de redes de inversión ángel en América Latina y el Caribe».

El estudio detectó un crecimiento en el número de redes: mientras en 2012 sumaban unas 20, hoy son casi 80. En concreto, de las 76 plataformas identificadas en la región, 38 son aspirantes, es decir que están trabajando para ser red de inversión «ángel», 12 están en actividad pero no han cerrado operaciones, y 26 ya están funcionando y han cerrado operaciones.

Isabelle Chaquiriand, directora de Xcala, señaló que «las redes cada vez crecen más» porque brindan ventajas a los inversores. Por ejemplo, al dejar el bajo perfil y utilizar la estructura de la red pueden acceder a mayor cantidad de proyectos. Un «secreto» para el inversor en estos casos es «diversificarse»; al ser inversiones en etapas tempranas del emprendimiento lo ideal es apostar a varios proyectos, porque no todos terminarán siendo exitosos. En consecuencia, «o tenés una billetera muy grande o te juntás con otros para co-invertir», explicó.

En Uruguay, hay siete redes: tres en funcionamiento, tres aspirantes y una naciente. Para Chaquiriand, se trata de un «número significativo» en relación a la población y al PIB. Este nivel de avance es resultado de la «madurez del ecosistema emprendedor», que advierte la necesidad de impulsar este tipo de canales para que los proyectos accedan a fondos, una visión que además es respaldada por organismos multilaterales e instituciones oficiales, destacó la directora de Xcala.

Así, tanto en Uruguay como en la región, la expansión de las redes está «democratizando el acceso a financiamiento para emprendedores», apuntó Chaquiriand. El fenómeno viene acompañado de un aumento del número de operaciones, lo que a su vez eleva el volumen de capital. Así, el valor promedio de inversión se ubica en US$ 165.000, frente a US$ 115.000 que se registró en 2014.

Apoyo específico.

A la hora de dar su apoyo económico, los inversores optan mayoritariamente por proyectos en el sector de las Tecnologías de la Información. Esa preferencia se debe a que esa industria muestra un «crecimiento exponencial en los primeros años de actividad» de sus proyectos, indicó Chaquiriand. «Son buenas inversiones porque se invierte cuando son relativamente baratos y son muy escalables en los años siguientes», dijo.

El crecimiento de las redes no evita que los emprendedores tengan dificultades para «vender» su proyecto. Según el estudio, la falta de elaboración (30,9%) y de potencial de crecimiento (20,5%) son las principales razones por las que las redes descartan emprendimientos.

«A veces los emprendedores se quejan de que no hay suficientes inversores pero la realidad, por los datos del estudio, es que los hay, lo que no reciben son proyectos de calidad», argumentó Chaquiriand.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)