BIOLOGÍA DE LA MENTE HUMANA

Libro póstumo de Oliver Sacks

Una decena de artículos revisados por Oliver Sacks antes de morir funcionan como introducción a su notable obra.

Oliver Sacks
Oliver Sacks

Pocos días antes de morir, en agosto de 2015, Oliver Sacks supervisó este libro que reúne una decena de artículos en los que vuelve a manifestar su brillante capacidad de interesar al público en la biología de la mente humana y los caminos de la ciencia. Su comprensión ampliada del sistema nervioso lo lleva en los primeros capítulos por las investigaciones botánicas de Charles Darwin, cuando ya había escrito El origen de las especies y encontraba pruebas sustanciales de la selección natural en el diseño de las flores. El descubrimiento de que no se polinizan a sí mismas, como se creía entonces, sino que su diseño y colores evolucionaron junto con los insectos, impulsa a Sacks a narrar sus propias observaciones del mundo de las plantas y a reunir valiosas informaciones sobre el diseño de los sistemas nerviosos en toda la escala zoológica. Son los capítulos más atractivos del libro.

Luego Sacks acompaña la trayectoria de Sigmund Freud en los veinte años que ejerció como neurólogo y anatomista (1876-1896), su progresiva distancia de las teorías que buscaban identificar las zonas cerebrales que comprometían distintas funciones, y su deuda intelectual con el neurólogo ingles Hughlings Jackson y su visión evolutiva del sistema nervioso, como reconoció en su monografía de 1891 sobre La afasia.

Darwin, Freud y William James han sido autores revisitados por Oliver Sacks y aquí comparecen con citas y referencias a medida que se acerca a los avances más reveladores del funcionamiento cerebral. Sacks parte de situaciones sencillas y reconocibles, por ejemplo, confundir recuerdos, para mostrar que la memoria opera con verdades narrativas y verdades históricas sin discriminar su grado de autenticidad o falsedad porque los recuerdos activan áreas sensoriales, emocionales y ejecutivas idénticas, se basen en la experiencia o no.

Más adelante regresa sobre varias de sus experiencias clínicas y personales, ya abordadas en sus libros y con algunos niveles de especificidad que dificultan el seguimiento del lector neófito, para cerrar con una serie de preguntas sobre las discontinuidades en la historia de las ciencias, un artículo que reitera las preguntas de Thomas Kuhn en La estructura de las revoluciones científicas, pero, curiosamente, no cita. Siendo un libro póstumo, bien puede oficiar de introductor en el fascinante despliegue de su obra.

EL RIO DE LA CONCIENCIA, de Oliver Sacks. Anagrama, 2019. Barcelona, 223 págs. Distribuye Gussi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados