Publicidad

Trastornos del sueño: una experta sobre la importancia de que el cuarto esté totalmente oscuro y la TV apagada

Phyllis Zee, experta en sueño y directora de la primera clínica del mundo especializada en el ciclo cicardiano asegura que el antifaz puede ser un buen aliado.

Compartir esta noticia
Dormir, sueño.jpg
Hace a la calidad del sueño dormir con un antifaz que bloquee la luz completamente.
Foto: Flickr.

Flavia Tomaello, La Nación a través de O Globo - GDA
Para Jorge Luis Borges, dormir es "distraerse del mundo", pero no todos lo hacemos de la misma manera ni al mismo tiempo. Sin embargo, existen patrones comunes y en 2016, científicos identificaron ciclos biológicos internos, siendo galardonados con el Premio Nobel un año después. Este fenómeno se conoce como ciclo circadiano, que "resume las fluctuaciones internas que ocurren aproximadamente cada 24 horas. Uno de los más importantes es el ciclo sueño-vigilia", explica la especialista Phyllis Zee.

Pionera en el estudio del sueño, especialmente en el área de la medicina del ritmo circadiano, Zee es directora del Centro de Medicina Circadiana y del Sueño, jefa de Medicina del Sueño del departamento de Neurología y profesora de Neurología en la Northwestern University en Chicago, Illinois.

Ella fundó la primera clínica de medicina circadiana del mundo, donde proporciona enfoques innovadores para diagnosticar y tratar a personas con trastornos del sueño-vigilia.

"Desde muy joven, durante mis estudios de medicina, me atrajo esta estrategia que el cuerpo tiene para desarrollar sus actividades", dice ella. "Tan pronto como me gradué de la universidad, decidí profundizar en la neurobiología para entender los circuitos cerebrales que interactúan durante el sueño".

Zee es una de las pocas expertas en el mundo que investiga los efectos de la edad en el sueño y los ritmos circadianos, la regulación genética de los trastornos del sueño y las intervenciones conductuales para mejorar el descanso y el rendimiento. Su laboratorio actualmente está estudiando los efectos de intervenciones en el sueño circadiano, como el ejercicio, la luz intensa y el horario de las comidas, en las funciones cognitivas, cardiovasculares y metabólicas, y su potencial para retrasar el envejecimiento cardiometabólico y la neurodegeneración.

Más del 20% de la población adulta informa sufrir de insomnio, según la última investigación internacional de la Sociedad de Investigación del Sueño. A nivel mundial, el 62% de las personas mayores afirman que no duermen tan bien como les gustaría, y el 67% informa trastornos del sueño al menos una vez por noche, según datos de la Encuesta Global del Sueño de Philips.

Según la misma encuesta, 8 de cada 10 adultos desean mejorar la calidad del sueño, pero el 60% no ha buscado la ayuda de un profesional médico. Sin embargo, el 44% de los adultos dicen que la calidad del sueño ha empeorado en los últimos cinco años.

Por otro lado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, en un informe presentado este año, indicaron que 70 millones de estadounidenses tienen problemas crónicos de sueño y que 1 de cada 3 adultos no duerme lo suficiente regularmente.

"Los problemas de sueño nos afectan a todos en algún momento de la vida de manera inexorable", continúa la experta. "En muchos casos, naturalizamos el mal sueño, pero debemos entender que no descansar lo suficiente en cantidad, calidad, profundidad y reparación debido a un trastorno del sueño puede afectar negativamente la salud, el rendimiento, la felicidad, la socialización y la longevidad".

—¿Por qué afirma que los trastornos del ritmo circadiano deben ser considerados en el diagnóstico del insomnio?

—Creo que son mal diagnosticados o no diagnosticados. Alguien con síndrome de retraso del sueño, que es un trastorno del ritmo circadiano, puede tener dificultades para conciliar el sueño hasta las 2 o 3 de la mañana, y esto podría diagnosticarse fácilmente como insomnio en el inicio del sueño. Por lo tanto, creo que hay una gran necesidad de educación sobre diagnóstico diferencial. Los estudios sobre los ritmos circadianos y cómo se regulan genética y fisiológicamente tendrán un impacto en el tratamiento del insomnio. La comprensión básica de cómo se regulan el sueño y la vigilia eventualmente conducirá a nuevas terapias.

—Fue entonces cuando se especializó en el equilibrio entre estar dormidos y despiertos...

—Exacto, porque ambos están regulados por interacciones complejas entre el reloj circadiano y los procesos homeostáticos relacionados con el sueño. La mayoría de los medicamentos disponibles en la actualidad solo buscan regular el equilibrio de los sistemas corporales, pero no el sueño en sí. Olvida el reloj circadiano. Si nos enfocáramos en el ciclo, nos sumergiríamos en una forma innovadora de mejorar el sueño.

—¿La luz azul de las pantallas es una preocupación generalizada?

Definitivamente. Los controles de apagado automático han respaldado a una generación que se queda dormida con la televisión encendida. Descubrimos que incluso la tenue luminosidad de una luz intrusiva que entra por las persianas puede ser perjudicial para el descanso. Consideramos la luz azul porque las pantallas están de moda, pero en general, la contaminación lumínica de cualquier color puede ser registrada por el cerebro, incluso cuando no somos conscientes de ello, y altera significativamente el circuito circadiano, afectando en última instancia nuestra salud metabólica.

—Entonces, usar una máscara para dormir sería valioso...

Sí, porque según nuestros estudios más recientes, un destello de luz relativamente pequeño es suficiente para suprimir la melatonina, una hormona esencial para el sueño. Solo esa luminosidad activa el sistema nervioso con tanta fuerza que es como estar despierto. Incluso la exposición a una luz relativamente tenue en el entorno doméstico puede perturbar el ciclo sueño-vigilia. Una lámpara nocturna, una luz de seguridad o la luz de la calle. Es suficiente.

Cr—eemos que si dormimos, todo está bien, pero eso no es verdad, según sus conclusiones.

De ninguna manera. Si esta leve luminosidad se experimenta todos los días, aumenta el riesgo de desarrollar diabetes y resistencia a la insulina. Un seguimiento que realizamos entre 40 mil mujeres durante cinco años reveló que aquellas que dormían con la televisión encendida tenían la tendencia a ganar hasta 4.5 kilogramos en el período, además de aumentar la frecuencia cardíaca, presentar mayor resistencia a la insulina y registrar un desequilibrio en su sistema nervioso. Sin embargo, ninguna de ellas informó tener problemas para dormir.

—En ese sentido, la higiene del sueño implica, entonces, apagar todas las luces.

—A las condiciones que ya conocemos sobre temperatura, rutina, cenar temprano, un lugar acogedor, no hacer actividad física ni tomar café o derivados unas horas antes de dormir, debemos agregar apagar todas las luces antes de acostarnos, cerrando cortinas y persianas. Ninguna pantalla debe entrar en la habitación. Y, si es posible, imite a Audrey Hepburn en "Desayuno en Tiffany's": use una máscara para dormir.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad