Un bastión de al qaeda

Yemen al borde de una guerra interna

El enviado de la ONU, Jamal Ben Omar, aseveró ayer que Yemen se encuentra "al borde de una guerra civil", en una jornada en la que Estados Unidos, Reino Unido y Francia decidieron cerrar las propias embajadas en Saná, mientras Alemania e Italia les pidieron a sus ciudadanos que abandonen ese país. 

A cuatro años de las revueltas conocidas como "Primavera Árabe", que causaron en el caso particular de Yemen la salida del "hombre fuerte" Alí Abdullah Saleh, el país parece desmoronarse de manera dramática, con sus instituciones colapsadas. El grupo rebelde chiíta yemení Houtí ya se apoderó de la capital, donde, desde enero, ha puesto en arresto domiciliario al presidente Abed Rabbo Mansur Hadi y a sus ministros.

En otras regiones del país, es fuerte la resistencia de las poblaciones y de los clanes sunnitas, que acusan a los Houtí de ser un brazo de Irán. En esa situación confusa, prospera Al Qaeda, red que precisamente en Yemen tiene sus núcleos operativos más peligrosos pese a los constantes bombardeos estadounidenses.

Grupos de combatientes de Al Qaeda en Yemen juraron fidelidad al Estado Islámico (EI), informó ayer el Site, que monitorea las actividades del extremismo islamista. Los milicianos que anunciaron la separación están concentrados en las regiones de Saná y Dhamar.

El personal diplomático de la embajada británica en Yemen fue retirado y esa dependencia cerrada debido a la situación de seguridad en ese país, informó ayer el ministerio de Exteriores del Reino Unido (Foreign Office)

La cancillería informó en un comunicado que el personal diplomático y la embajada "están bajo un riesgo creciente" y agregó que todos los ciudadanos británicos que permanecen en Yemen "deben abandonar ese país inmediatamente".

"La situación de seguridad en Yemen sigue deteriorándose desde hace días", declaró el ministro británico para Medio Oriente, Tobias Ellwood. "Lamentablemente consideramos que nuestro personal diplomático y la embajada están bajo un riesgo creciente. Por ende, hemos decidido retirar al personal diplomático y suspender temporalmente las operaciones en la Embajada británica en Sana. Nuestro embajador y empleados diplomáticos han abandonado esta mañana Yemen y regresarán al Reino Unido", agregó. La decisión fue tomada poco después de que Estados Unidos decidiera cerrar su embajada en Yemen y evacuar a todo su personal en esa dependencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)