BRASIL

Temer y empresario se lanzan acusación

El Presidente dijo que Joesley Batista mintió y este lo califico de “ladrón general” de Brasil.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Michel Temer pasa revista a una guardia de honor al llegar al Gran Salón del Pueblo en Pekín. Foto: AFP.

Joesley Batista, dueño del grupo JBS y quien ha afirmado que soborna al presidente brasileño, Michel Temer, desde el año 2010, calificó ayer sábado al mandatario de "ladrón general de la República" y lo consideró "una vergüenza" para el país.

Batista reaccionó así a un comunicado divulgado el viernes por la Presidencia, en el que se cuestionó la validez de los testimonios prestados a la justicia por el empresario, que han servido de base para una denuncia por corrupción pasiva presentada por la Fiscalía contra Temer y rechazada por la Cámara de Diputados, por amplia mayoría el 2 de agosto.

El empresario afirmó en una nota que el pacto de colaboración que firmó con la justicia "es, por ley, un derecho que el Presidente de la República debe respetar" y agregó que "atacar a los colaboradores muestra, como mínimo, la incapacidad del señor Michel Temer para ofrecer una defensa por los crímenes que comete".

Joesley, de 44 años, fue quien el 7 de marzo pasado se reunió con Temer y lo grabó secretamente. En el audio, difundido por el diario O Globo, Temer supuestamente le pide a Joesley que mantenga los pagos ilícitos a Eduardo Cunha —el expresidente de la Cámara de Diputados que impulsó el juicio político que terminó con el gobierno de Dilma Rousseff—, y a su operador, Lúcio Funaro, ambos en prisión.

Los cargos formulados por la Fiscalía contra Temer en junio pasado fueron rechazados por la Cámara baja, que por imperativos constitucionales debe autorizar la apertura de un juicio penal contra un mandatario en pleno ejercicio del poder.

Sin embargo, sobre esa misma base, la Fiscalía ha dicho que tiene en preparación una nueva denuncia contra Temer, que sería presentada en los próximos días por supuesta "obstrucción a la justicia".

Cuestiona.

Frente a la inminente segunda acusación contra el mandatario, la Presidencia divulgó el viernes una nota oficial —de tono fuerte y que está fuera de las pautas habituales de comunicación del gobierno— en la que puso en duda la validez de los acuerdos de cooperación que Batista y otros implicados en corrupción han pactado con la justicia a cambio de la reducción de sus penas.

Según el comunicado, Batista "mintió, omitió información y sigue teniendo el perdón eterno" de la Fiscalía, que en el acuerdo firmado con el empresario se limitó a establecer una dura sanción pecuniaria pero lo liberó de ser condenado a prisión.

La nota de la Presidencia trata en esos mismos términos a Lucio Funaro, un operador del mercado financiero detenido por hechos de corrupción que también ha pactado colaborar con la justicia y que, según la prensa local, habría revelado maniobras ilegales que salpicarían a Temer y estarían vinculadas a los negocios de Batista.

La Presidencia sostiene que Funaron ya fue descripto por la propia Fiscalía Federal como un delincuente que ya resultó beneficiado por por un acuerdo de delación, pero volvió a delinquier. Agrega que "ahora, ante la voluntad inexorable de perseguir el Presidente de la República, Funaro se transformó en un personaje confiable".

De acuerdo con lo que señala el comunicado, "el presidente Michel Temer se reserva el derecho de no tratar sobre ficciones e invenciones de quien quiera que sea", lo que fue interpretado en círculos políticos como una suerte de adelanto al contenido del testimonio prestado por Funaro, que aún se encuentra bajo un estricto secreto procesal.

"Es la segunda etapa del golpe".

Dilma Rousseff afirmó que el "golpe" que sufrió hace exactamente un año es un proceso con diferentes fases, y que el segundo acto que se proponen los golpistas es impedir la candidatura de su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, en las elecciones presidenciales de 2018. Sostuvo que todo el proceso obedece a un complot de varios sectores para desalojar del poder al izquierdista PT.

EL ESCENARIO EXTERNO.

Crece otra vez y busca inversiones.

El presidente Michel Temer, proclamó ante un foro de empresarios, en Pekín, el retorno de Brasil al crecimiento económico y las nuevas oportunidades que ofrecerá con su plan de privatizaciones y reformas a la inversión exterior.

"Brasil está de vuelta y espera a los empresarios chinos", afirmó Temer.

Tras definir a Brasil como un país "rico en oportunidades", Temer incidió en las cifras positivas del PIB de su país (1 % en el primer trimestre y un 0,2 % en el segundo), lo que dejó atrás ocho trimestres consecutivos de descensos.

El PIB se ha recuperado "en poquísimo tiempo" y la economía "ha vuelto a crecer", recalcó.

Aseguró que junto con su administración "estamos modernizando el país", a través de medidas y reformas, como el nuevo modelo de concesiones y privatizaciones, que responden "al desafío de dar un salto de calidad en nuestra infraestructura".

Subrayó los nuevos marcos reguladores en petróleo y gas, minería o electricidad, y el objetivo de reformar la legislación laboral.

Temer está en China para asistir a la reunión del BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica). Fuente: EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)