LLAMA A ENFRENTARLO

Ramos, el periodista más odiado por Trump

En agosto pasado, Donald Trump echó de mala manera de una rueda de prensa al periodista Jorge Ramos. El precandidato presidencial no quiso ni escuchar al mexicano que se ha convertido en referencia y altavoz de los latinos en Estados Unidos... ni sus críticas a su discurso antimigratorio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jorge Ramos en el informativo de Univisión.

"¡Vuelve a Univisión!", le lanzó con desprecio el magnate, diciendo que nadie le había dado el turno de palabra. Antes de que un miembro de seguridad lo sacara a la fuerza de la sala, Ramos, desafiante, siguió de pie ante Trump cuestionando su plan para deportar a millones de indocumentados y repitiendo: "Soy periodista, ¡tengo el derecho a hacer la pregunta!".

Este sonado episodio, sintomático del talante del empresario y del periodista estelar de la cadena hispana Univisión, ocurrió cuando Trump sólo llevaba dos meses en campaña y nadie podía imaginar que su discurso incendiario contra los inmigrantes y a favor de muros kilométricos en la frontera le convertirían en el favorito para ganar la campaña republicana de cara a noviembre.

"Nos hemos equivocado garrafalmente en no haberlo enfrentado desde el principio. Muchos gobiernos y muchos medios de comunicación sencillamente no reaccionaron ante el peligro de alguien que atacaba a inmigrantes, musulmanes y mujeres", dice en una entrevista con la AFP en México este veterano presentador de 58 años, al que la revista Time incluyó el año pasado en la lista de las 100 personas más influyentes del planeta. Ramos reconoce que "lo grave y lo peligroso" es que Trump capitalizó un sentimiento antisistema latente en EE.UU., de decepción con los partidos tradicionales, y "ha permitido que afloren sentimientos de racismo y discriminación que muchos creían que ya no existían. Lo que ocurre es que hay una verdadera revolución demográfica en EE.UU., una revolución en que los blancos van a ser minoría dentro de 30 años. Entonces, yo creo que hay una resistencia de muchos norteamericanos a que su país, sus acentos, sus colores, cambien", cree. AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)