LA NUEVA CATALUÑA

Independentistas catalanes se dividen y pierden fuerza

Solo el 28% cree que todavía es posible la secesión en un futuro cercano.

Rajoy en Barcelona en la presentación de los candidatos del PP para diciembre. Foto: Reuters
Rajoy llamó a "recuperar la Cataluña de todos"

El presidente español, Mariano Rajoy, defendió ayer domingo el cese del gobierno catalán y la convocatoria de elecciones regionales porque "había que recuperar el respeto a la libertad y la convivencia" y poner fin al "delirio" de los independentistas.

Rajoy viajó este domingo a Barcelona por primera vez desde el cese del gobierno regional el pasado 27 de octubre tras la declaración de independencia. Fue una breve visita. Acompañado por la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, Rajoy clausuró el acto de presentación de los candidatos del Partido Popular (PP) para las elecciones del 21 de diciembre, y luego regresó a Madrid.

La visita de Rajoy se produjo al día siguiente de que cientos de miles de personas reclamaran en Barcelona la libertad de los líderes independentistas catalanes encarcelados.

Según un sondeo difundido este domingo por el diario El País de Madrid, la impresión de que la independencia de Cataluña es posible ha caído entre los catalanes, que desaprueban además mayoritariamente (69%) la gestión de la crisis que ha hecho Rajoy, aunque la mayoría (también 69%) aprueba que convocara las elecciones regionales del 21 de diciembre. Así, en estos momentos, y según esta encuesta —elaborada por Metroscopia consultando a 1.730 personas entre el 6 y el 8 de noviembre—, sólo el 28% de los catalanes cree que la independencia de Cataluña es posible en un futuro más o menos cercano, cuando la cifra era del 51% en octubre.

Entre las medidas dispuestas por Rajoy, amparadas en el artículo 155 de la Constitución, estaban el cese del gobierno catalán, la disolución de su Parlamento y la convocatoria a elecciones regionales el próximo 21 de diciembre.

Rajoy, al tomar esas decisiones, contó con el apoyo de los socialistas (PSOE), primer partido de la oposición, y de los liberales de Ciudadanos.

Ese apoyo del PSOE ha tenido consecuencias en Cataluña, al punto que ayer domingo el partido de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, decidió romper el pacto de gobierno que mantenía con los socialistas. Barcelona en Comú, el grupo de gobierno en la capital catalana, tomó esa decisión en una votación entre sus militantes, de los que el 54,18% decidió romper con los socialistas.

Colau, una figura muy destacada en la política catalana y que procede de los movimientos ciudadanos afectados por la crisis económica, no se ha manifestado como independentista pero ha defendido el derecho de los catalanes a decidir sobre esta cuestión.

En las últimas semanas ha alternado las críticas al cesado presidente catalán Carles Puigdemont —al que el sábado acusó de haber "engañado a su propia gente" y haber "llevado al país al desastre"— con su clara oposición a las medidas adoptadas por Rajoy y la Justicia de España contra los independentistas.

Después de conocer la decisión de Barcelona en Comú, el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, criticó a Colau por romper el pacto municipal. "Entre Barcelona y la independencia ha escogido la independencia", lamentó.

Las elecciones del 21 de diciembre está haciendo tomar posiciones a todos los partidos en Cataluña.

Rajoy, que también es presidente del PP, apoyó ayer al cabeza de lista de ese partido, Xavier García Albiol. Rajoy hizo un llamamiento a la "mayoría silenciosa y silenciada" no independentista de Cataluña para que vote el 21 de diciembre.

Por su parte, los socialistas se comprometieron ayer a aportar "estabilidad" y "unidad", para dejar atrás los tiempos de "división" que han caracterizado el proceso independentista.

El intento de secesión en Cataluña, además de las consecuencias políticas, ha tenido también consecuencias judiciales, ya que ocho miembros del cesado Gobierno catalán, entre ellos su vicepresidente, Oriol Junqueras, están en prisión provisional, investigados por presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos.

Además, Puigdemont y cuatro miembros de su antiguo gabinete viajaron a Bruselas para no presentarse ante la Justicia española.

Radicales separatistas irán solos a la elección

Los independentistas radicales de Cataluña, agrupados bajo la sigla CUP (Candidaturas de Unidad Popular), decidieron ayer domingo concurrir a las elecciones regionales del 21 de diciembre con una lista en solitario. Este grupo antisistema, con diez diputados, fue el apoyo del cesado gobierno catalán en todas las propuestas a favor de la independencia que, a través de su grupo Junts pel Sí (Jxsí), presentó en el Parlamento catalán.

La CUP celebró ayer una asamblea, donde el 64% se decantó por ir a las elecciones en solitario. Los diputados de la CUP apoyaron en el Parlamento catalán la aprobación de la ley de referéndum, la ley de transitoriedad para poner en marcha la república catalana y la declaración de independencia, todas ellas anuladas por el Tribunal Constitucional español. En los últimos días se había especulado con la posibilidad de una lista unitaria a favor de la independencia, como propone el ex presidente catalán Carles Puigdemont desde Bruselas.

Cesado vice catalán preso será candidato

El cesado vicepresidente catalán Oriol Junqueras, en prisión por su participación en la declaración de independencia del pasado 27 de octubre, encabezará la lista de su partido ERC (republicanos independentistas) a las elecciones regionales del 21 de diciembre.

Según la candidatura provisional aprobada este fin de semana por ERC, también están incluidos otros antiguos miembros del gabinete catalán encarcelados o que están en Bruselas, todos cesados por el gobierno español tras esa declaración de independencia e investigados por la Justicia por presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación. La lista se aprobará definitivamente el próximo viernes, aunque fuentes del partido avanzaron que al menos los tres primeros puestos por Barcelona serán para Oriol Junqueras (en prisión preventiva), Marta Rovira, número dos del partido y portavoz en el Parlamento catalán, y el exconsejero Raül Romeva (también encarcelado).

En las últimas elecciones regionales de 2015, ERC acudió en coalición con el Partido Demócrata de Cataluña (PDeCat) —nacionalistas de centro— bajo las siglas Junts pel Sí (JxSí). Sin embargo, en esta ocasión son partidarios de acudir por separado, frente a la propuesta del ex presidente catalán Carles Puigdemont (PDeCAT), partidario de encabezar una lista única independentista. Todas las encuestas coinciden en que ERC es el partido que ganaría los comicios de diciembre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)