Para FLS la situación es “muy peligrosa”; otros hablan de “golpe de estado”

MPP y comunistas forzaron caída de Xavier y dividieron al Frente

Mónica Xavier dejó de ser la presidenta del Frente Amplio. Ayer, en un tenso plenario nacional que para los astoristas está "caduco" y metió a la coalición de izquierda en una "situación muy peligrosa", Xavier presentó renuncia y fue aceptada por mayoría.

No fue una salida voluntaria, sino forzada por el Movimiento de Participación Popular (MPP) y el Partido Comunista, secundados por la Lista 711 del vicepresidente Raúl Sendic, que no querían su continuidad al frente del partido de gobierno.

"En este contexto, la discusión por la forma de conducción de la fuerza política hasta las próximas elecciones ya no encuentra más espacio", dice Xavier en su carta renuncia. Y más adelante agrega que de todas las propuestas que se manejaron para designar a una nueva conducción frenteamplista, ninguna "nos ha permitido salir de un atolladero que ya no nos podemos permitir extender más".

El atolladero al que se refiere es la falta de acuerdo en torno a quién o qué conduciría el Frente Amplio bajo el tercer gobierno de la coalición de izquierda, y las pretensiones del MPP, el sector que lidera el senador y ex presidente José Mujica, de hacerse de esa silla.

"No podemos perpetuar disensos, debemos ser capaces de construir consensos", dice Xavier en la carta, y agrega que si para ese "preciado consenso surge de poner la presidencia del Frente Amplio a disposición", ella no representará "un obstáculo".

La renuncia de Xavier fue aceptada por 85 votos a favor y 56 en contra. Abrieron la puerta para su salida el MPP, el Partido Comunista, la Lista 711, la Corriente de Acción y Pensamiento-Libertad (CAP-L) y las bases de Montevideo y Canelones, que están controladas por emepepistas y comunistas. Los que votaron para que se quedara fueron el bloque Frente Líber Seregni (FLS) que lidera el ministro de Economía Danilo Astori, el Partido Socialista —al que pertenece Xavier—, la Vertiente Artiguista y Casa Grande de la senadora Constanza Moreira, además de otros grupos chicos de la coalición.

"Acatamos una resolución que es un profundo error político", escribió en su cuenta de Twitter el ex diputado socialista Julio Bango. "Los golpes de estado no se acatan, se sufren", le respondió el también socialista Pedro Apezteguía, director de Descentralización de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP).

Este tipo de reacciones en contra de los que forzaron la renuncia de Xavier abundaron ayer en las redes sociales. "Es increíble que una mayoría simple no entienda que acaban de partir al FA en dos", escribió la senadora Moreira.

Xavier fue saludada por varios funcionarios del gobierno, entre ellos el director de la OPP, Alvaro García, y el subsecretario de Economía, Pablo Ferreri. "Una gran gestión que reverdeció al FA; 85 votos le ganaron a cientos de miles … si habrá cosas que conversar", escribió Ferreri, en referencia a que Xavier fue electa presidenta de la coalición de izquierda en 2012 en elecciones abiertas, siendo la primera que llega a ese cargo de esta forma.

Pero el que fue más lejos en su lectura del resultado del plenario fue Esteban Valenti, operador político del astorista FLS: "Grave, plenario caducado le acepta la renuncia a Mónica Xavier. 85 a 56. ¿Qué se busca llevando al FA al principio?".

Esta posición de Valenti se reflejó poco después en una declaración del FLS, que no ocultó su malestar con los grupos que votaron la renuncia de Xavier. La declaración dice que "fue imposible" buscar acuerdos con otros grupos del Frente Amplio. Según el FLS, "se impuso el empecinamiento de un conjunto de grupos", que "quisieron excluir" a Xavier "con el único argumento de aspectos formales, de muy escasa relevancia y solidez". Y agrega que si para esos grupos cesó el mandato de Xavier, electa en 2012, también debería cesar el plenario elegido ese año.

Más adelante el FLS agrega que "se inicia un proceso extremadamente negativo, interpretando de manera arbitraria los acuerdos y estatutos" de la coalición. "El Plenario Nacional que resuelve sobre éste y otros temas ha caducado en su mandato, de igual manera y en igual plazo que la presidencia", sostiene el FLS.

"Consideramos esta situación muy peligrosa, porque no solo violenta criterios estatutarios sino el más elemental clima unitario y de respeto de la opinión del electorado frenteamplista", afirma el FLS. Ratifica además que no integrará ningún organismo de transición "en estas condiciones", y pide que se convoque a elecciones con voto secreto, adhesión simultánea y pluralidad de candidatos para el primer semestre de 2016 a fin de renovar la dirección del FA.

"El Frente Amplio ocupa por tercer período consecutivo el gobierno nacional y afrontamos grandes retos y amplias posibilidades para el desarrollo del país con justicia social y con mayores derechos y libertades. No hay proporción entre nuestras responsabilidades como fuerza política y esta grave situación y sus causas", concluye el comunicado astorista, cuya Mesa Nacional fue convocada para mañana lunes con "carácter de grave y urgente".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)