SITUACIÓN DE LA ENSEÑANZA

Liceo rural no tiene clases de Física desde marzo

Fue sede de Consejo de Ministros y faltan varios docentes.

Liceales dieron la bienvenida al Consejo de Ministros en abril de 2016. Foto: Presidencia

  •  
TOMER URWICZ19 jun 2017

Cuando Antonella se despierta, la noche está aún cerrada, gélida, y falta rato para que comience el cacareo de los gallos en Laureles (Salto). Toma un café con leche a las apuradas, apronta la mochila y sale corriendo porque, a las cinco de la mañana en punto, pasa el ómnibus que la lleva al liceo rural de San Antonio, a casi 50 km de su casa. Todo ese esfuerzo se desploma cada vez que, en la puerta del centro educativo, le avisan que hoy no tendrá clases por falta de profesores.

Como no hay ómnibus de línea, ella y sus 22 compañeros de cuarto año (turno matutino) deben aguardar el transporte contratado especialmente por Secundaria que sale del liceo recién a las 13:30 horas. Salvo que algún padre tenga la posibilidad de irlos a buscar y de arrimar a algunos alumnos a los cuatro pueblos que hay en la zona. La situación se repite en otros grupos, aunque en menor medida.

En el liceo rural de San Antonio, donde en abril de 2016 se celebró un Consejo de Ministros abierto, la faltante de docentes —o la no asignación de horas— es moneda corriente. La asignatura de Física es el extremo: los estudiantes de cuarto de liceo, como Antonella, y los de 5º Biológico, aún no han tenido esta materia en lo que va del año. Una profesora se presentó el primer día de clase, pero luego jamás regresó. "Nos dicen que nadie quiere tomar las horas", explica la joven de 16 años, hija de un peón de campo y una ama de casa.

Según una docente que pidió no ser identificada, "para los profesores es muy difícil llegar hasta San Antonio, a veces para cubrir una única hora en el día" y las vacantes se van acumulando.

Todos los viernes, a las 14 horas, se habilita un "pizarrón online" para que los docentes interesados tomen las horas libres, explicó un integrante de la Inspección regional.

En el caso de Física, en particular, hay una faltante de titulación a nivel país. Quien cubría esas horas en el liceo en cuestión era el director, quien dejó de dar clase para asumir su nuevo cargo.

De no encontrarse un profesor de Física a la brevedad, dijo la fuente de Inspección, hay dos opciones: "Habrá una recuperación online o los alumnos quedarán exonerados de esa asignatura".

La dificultad de transporte ha sido uno de los temas más cuestionados. De hecho los alumnos le reclamaron una solución a la ministra María Julia Muñoz, cuando se hizo presente para el Consejo de Ministros del año pasado.

Según la jerarca, se iba a "hacer todo lo posible por encontrar una solución", y había confirmado que se iba a "ampliar el liceo" para 2018.

El liceo fue pensado para unos 200 estudiantes. Al comienzo, cuando solo tenía los cursos de primero a tercero, contaba con 150 alumnos. Sin embargo, diez años después, ya supera los 450.

El exceso de alumnos, sumado al problema de las horas de transporte, lleva a que algunos días los estudiantes que viven más lejos, como Antonella, se queden sin comer el almuerzo. "La fila se hace muy larga y, si espero, no llego a tomarme el ómnibus de las 13:30", explicó la adolescente. Otra falta.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.