Megacomputadora

Computadora local será 10.000 veces más potente que lo normal

Las empresas podrán contratar el equipo de UdelaR para minería de datos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Recorrida por el edificio del nuevo Data Center de Antel. Foto: Ariel Colmegna.

En seis meses la UdelaR se va a convertir en el Papá Noel del almacenamiento y procesamiento de datos en Uruguay. Porque a partir de un sistema colosal de cables y plaquetas abastecerá a varios organismos estatales, investigadores y hasta empresas privadas que deseen incursionar en el mundo del Big Data. Se trata de un "racimo" de computadoras con el poder de 10.000 PC comunes —de esas que usted puede tener en su casa—, un conjunto de procesadores que jamás se apaga y es capaz de realizar complejas operaciones matemáticas en pocos segundos.

Uno de cada mil vehículos que pasa frente a alguna cámara de control es multado por la Intendencia de Montevideo. Detrás de esta estadística, del enojo de algún chofer y del crecimiento recaudatorio de la comuna, hay un universo de datos a procesar. Los 31 puntos de inspección están reportando información las 24 horas: sacan fotos a las matrículas, miden la velocidad y si un vehículo pasa un semáforo con luz roja. Sería imposible para un humano, y para una computadora cualquiera, procesar esa enorme cantidad de datos.

Algo similar les sucede a los científicos del Instituto Pasteur. Las secuencias genéticas, que se basan en fórmulas matemáticas de miles de dígitos, requieren de equipos capaces de procesar información a gran velocidad, con precisión y memoria. Ellos también necesitan de este "racimo" (cluster, en inglés) de computadoras.

El ejemplo podría trasladarse a los datos de un censo de población, las variaciones de la energía solar, la detección de corrientes del Río de la Plata o un empresario que desee conocer mejor a sus clientes y a la competencia analizando millones de datos.

Si bien muchos de estos servicios ya se hacen con un racimo más pequeño que también tiene UdelaR desde hace ocho años, o bien contratando procesadores en el exterior, la novedad es que el pasado viernes comenzó el proyecto de instalación de un equipo megapotente que facilitará el arrendamiento del infraestructura. El cluster que la Universidad tiene hoy es 5.000 veces más potente que un PC doméstico, pero el nuevo lo será 10.000 veces.

Según el responsable científico del proyecto, Sergio Nesmachnow, la nueva infraestructura "abre un abanico imponente de posibilidades para el país". Aun así, Uruguay "está lejos de los países más desarrollados". En China está la computadora más potente que es 1.500 veces más poderosa que la que quedará en funcionamiento en marzo, en el Polo Tecnológico de Canelones.

"Cluster-UY, Centro Nacional de Supercomputación" es el nombre oficial de este proyecto que costó US$ 450.000. El 75% de la inversión fue de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación, y el resto lo financió la UdelaR (a través de la Comisión Sectorial de Investigación Científica).

La Universidad prevé recuperar la inversión con la venta de cómputos. Es que la computadora funciona como los viejos teléfonos públicos, en que se paga por tiempo de uso. La hora de procesamiento de datos costará un centavo de dólar, la décima parte del precio del mercado internacional.

"Con seguridad haya un precio diferencial para los investigadores, porque la idea es fomentar el uso académico", explicó el profesor Nesmachnow. En su versión actual (menos potente), el cluster de UdelaR brinda el servicio a 300 grupos de investigación de 12 países. Aún no hay privados porque, de hecho, "el equipo no tiene tanta capacidad como el nuevo".

Los 12 uruguayos que están detrás de este proyecto, la mayoría de la Facultad de Ingeniería, no se encargarán del análisis de datos, sino del equipo en sí. Eso sí: para el manejo de datos se usan cláusulas de confidencialidad, todo es privado.

Haciendo historia.

Uruguay es el mayor exportador de software por persona. Este logro comenzó a tejerse en diciembre de 1968, en el viejo aeropuerto de Carrasco. Aquel mes llegó al país la primera megacomputadora. "Mega" para la época, porque un iPhone 7 tiene un millón de veces mayor capacidad. La instalaron en el quinto piso de la Facultad de Ingeniería, en una habitación diseñada para albergar al enorme equipo (dos metros de largo).

Con esa computadora (una IBM-360 modelo 44) —que costó US$ 4 millones a valores actuales—, se procesó en tiempo récord (para el momento) el censo de población. Además, se usaba para liquidar los salarios de los trabajadores del Casmu, para optimizar las mediciones del sistema hidroeléctrico en el río Negro, y "durante algunos meses fue la única en América del Sur con ese poder", recordó a la revista académica Enlaces el exdirector del Instituto de Computación (INCO), Juan José Cabezas. La compra fue parte del Plan Maggiolo, del que se celebran 50 años.

Harán alianza con Antel.

La megacomputadora "no puede dejar de funcionar bajo ningún concepto", dijo el responsable científico del proyecto, Sergio Nesmachnow. El mínimo corte de luz puede ocasionar un cambio brusco de temperatura y dañar el equipo. Por eso la Facultad de Ingeniería buscará que este "racimo" de procesadores esté en el Data Center de Antel, en el Polo Tecnológico de Canelones. "Es el lugar más seguro para esto".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)