Finanzas

Cómo jugar sin el dólar en contra

Consejos para cubrirse del riesgo de tipo de cambio, ante un escenario de fortalecimiento de la divisa a nivel internacional.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Billete verde. Su cotización se disparó en 2008 por la crisis global, luego bajó y repuntó en 2015. Foto: Google Images.

Los vaivenes del dólar, afectado por una coyuntura internacional recesiva, detonaron especulaciones sobre su trayectoria y tuvieron en vilo al empresariado, sobre todo a los exportadores. Con el fin de la política monetaria expansiva de EE.UU. y a la espera de una suba de su tasa de interés, analistas consultados por El Empresario dan consejos para minimizar los efectos de una suba del dólar.

Aunque lo lógico habría sido llegar mejor preparado a este nuevo ciclo con pasivos menos dolarizados y costos menos indexados al tipo de cambio, «nunca es tarde para cubrirse, sobre todo en un escenario de fortalecimiento del dólar, que no debería ser transitorio», dijo Aldo Lema, socio de Vixion Consultores. En contraste con los años ‘80 o ‘90, Lema remarcó que hay más financiamiento en moneda nacional, lo que favorece la desdolarización.

Alejandro Cavallo, de Equipos Consultores, aconsejó a las empresas primero revisar que el endeudamiento esté alineado con las monedas en las que obtienen sus ingresos (que no haya «descalce»). Reconoció que hace algunos años era tentador tomar deuda en dólares, puesto que la divisa subía poco y la tasa era mucho menor que la de moneda nacional, «pero eso implicaba asumir riesgos».

Cavallo indicó que no siempre es fácil cambiar deuda en dólares a pesos. «Las empresas deberían tener claro cuáles son las condiciones de los contratos de los créditos que han tomado en dólares para ver, por ejemplo, cuáles son las posibilidades de precancelación y cómo se ajusta la tasa de interés. En el contexto actual, en el cual esperamos una suba sostenida del dólar, el riesgo mayor de tipo de cambio lo tienen los importadores y quienes tienen en sus costos una porción relevante de insumos importados», señaló.

Mercado de futuros.

La cobertura clásica de tipo de cambio son los contratos de compra a futuro de dólares (conocido como mercado forward), que funcionan como un seguro.

En estos contratos, el importador se asegura un precio de compra de dólares a futuro al tiempo que paga una comisión a un banco o un agente financiero y reduce el riesgo de pérdidas por alzas del tipo de cambio, explicó Cavallo.

Marcelo Sibille, de KPMG, dijo que «si bien esta práctica se encuentra disponible a las empresas por parte de los bancos, no es aplicada en la mayoría de los casos, fundamentalmente por una cuestión de cultura empresarial».

Lema añadió que, «pese a algunas limitantes, como la falta de cultura, garantías aún caras o el propio ‘miedo a flotar’ del Banco Central, que conlleva un seguro implícito, el mercado de cobertura cambiaria debería seguir creciendo».

Una alternativa menos sofisticada es comprar dólares aunque no se necesiten ahora, y tener cubierto un determinado horizonte de pagos en esta moneda.

Alfonso Capurro, de CPA/Ferrere, explicó que una cobertura con compra de dólares a futuro se puede utilizar cuando el descalce es inherente al negocio, aunque algunas empresas eligen exponerse al riesgo de tipo de cambio para hacer una ganancia financiera. Alertó también sobre la complejidad de los descalces en contrapartes (clientes o proveedores), que «son más inciertos, pueden estar ocultos», no se pueden gestionar y pueden impactar en el negocio. Para estos casos recomienda analizar en profundidad los balances, las posiciones financieras y la estructura de costos de clientes y proveedores estratégicos, para entender en qué medida las relaciones comerciales pueden estar afectadas por el riesgo cambiario. «En algunos casos se podrán idear eventuales estrategias conjuntas», planteó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)