estudio cifró en 42,8: el número de incidentes a través de Internet EN 2014

La gran amenaza de los "cibercapos"

Alertan que hay entre 100 y 1.000 cabecillas de redes delictivas detrás de los ataques virtuales en todo el mundo

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Varias empresas "hackeadas". Foto: Archivo El País

Un nuevo vandalismo recorre el globo en un mundo cada vez más conectado. Los ciberataques contra grandes compañías y organismos, pero también contra ciudadanos y Gobiernos, se incrementaron en 2014 en un 48%, hasta alcanzar la inimaginable cifra de 42,8 millones de incidentes, según un informe de la consultora PwC, la cifra más alta desde 2010.

La procedencia de los ataques los define: desde China, los piratas informáticos se concentran en el robo de propiedad intelectual. Desde Rusia, las organizaciones delictivas virtuales prefieren el espionaje puro, la destrucción y la criminalidad a secas de toda la vida, pero ahora con nuevos medios.

Como ha advertido el director de Europol, Robin Wainwright, el cibercrimen se ha convertido en la mayor amenaza para la seguridad europea junto al terrorismo. "Se está convirtiendo en un problema global y necesitamos más que nunca instrumentos para hacerle frente", dijo Wainwright en la Conferencia Global sobre el Ciberespacio celebrada la semana pasada en La Haya.

Muchos de los ataques, según el director de Europol, se dirigen contra grandes bancos y entidades financieras y son cada vez más importantes por su "sofisticación en cuanto al malware (software maligno) utilizado y por la sofisticada ingeniería social para identificar a los empleados de los bancos" y asegura que, aunque varios de estos casos han saltado a las páginas de los periódicos, muchos no llegan a conocerse. Según sus datos, hay entre 100 y 1.000 "capos" detrás de estos atentados, la mayoría procedentes de Rusia o de Ucrania.

Cooperación.

Como ejemplo de lo que podría ser la cooperación internacional y de las implicancias del asunto, el fiscal de Eurojust, Koen Hermass, mencionó la Operación Black Shades, un operativo lanzado en 2014 contra una organización homónima que desarrolló programas maliciosos en 16 países que permitían a los compradores infectar ordenadores y controlar sus operaciones. En total, en esa operación se detuvieron a 102 personas en Europa, Estados Unidos, América Latina y Australia.

Muchos expertos temen que, mientras crecen los focos de tensión geopolítica en todo el mundo, el ciberespacio se convierta en un frente virtual en el que, aparte de dirimirse conflictos con golpes a las infraestructuras de un Estado, por ejemplo, haya cada vez más empresas que sufran incidentes no directamente relacionados con sus actividades sino por razones políticas.

Pero si el diagnóstico está claro, más difícil parece como hacerle frente. "Lidiamos con una tarea colectiva", aseguró Keit Pentus- Rosinarius, ministro de Asuntos Exteriores de Estonia, un país que es vanguardia mundial del desarrollo digital y víctima reciente de un ataque ruso. "Necesitamos cooperación a nivel global. Además, la ciberseguridad no es sólo una cuestión de seguridad, sino también de desarrollo".

Durante toda la conferencia, flotó la idea de la imperiosa necesidad de crear un tratado para enfrentarse a los nuevos riesgos, pero no pareció calar hondo entre muchos representantes de los gobiernos, reacios a innovar en la materia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)