Autos

Manejo defensivo: para qué sirve y cómo se aplica

Al momento de salir a la calle existen una serie de conductas que podemos evitar para mantenernos alejados de los inconvenientes de tránsito.

manejar, auto
Foto: Pexels

Cuando habitualmente se habla de defensa nos referimos a un ataque ante una agresión. Sin embargo, el manejo defensivo de un conductor no refiere a defenderse de algo, sino a tomar las medidas que prevengan posibles accidentes en la calle.

Jorge Alfaro, secretario general ejecutivo de la Unidad General de Seguridad Vial (Unasev), explicó a El País que lo que se conoce como manejo defensivo incluye diversas técnicas que pueden escapárseles hasta a los conductores experimentados.

“Incluso a personas que manejan hace mucho tiempo les encuentro puntos a corregir”, aseguró el especialista.

Entre las claves de un manejo defensivo está cómo ajustar la distancia respecto al embrague y el volante.

“El embrague, en el caso de los autos que tienen transmisión manual, es el único pedal para el que se utiliza el pie izquierdo. Cuando nos sentamos al volante, debemos estar a una distancia que permita que el pie izquierdo descanse mientras no apretamos ese pedal”, indicó el experto.

Por otro lado, señaló que la distancia del volante también es fundamental. “Cuando miramos una carrera de automovilismo vemos que los conductores manejan muy encimados al volante; eso nos da la pauta que tiene que ver con la seguridad y la posibilidad de maniobrar. En el caso del manejo en ciudad, no es necesario estar tan encima de la dirección, pero sí debemos estar cerca y no recostados. El asiento debe estar apenas reclinado”, agregó.

Ambas manos del conductor deben ir siempre sobre el volante, salvo cuando se utiliza la derecha para hacer los cambios.

Otro aspecto fundamental es mantener la distancia de otros vehículos en la calle. “Si respetamos la distancia y vamos atentos al tránsito podremos anticiparnos a posibles maniobras que realice el otro. Por ejemplo, si vamos circulando y un auto cruza donde no debe, con una distancia correcta podremos evitar un choque u otra situación adversa a tiempo”, indicó.

Además, Alfaro explicó que parte de las estrategias de conducción defensiva incluyen manejar siempre sobre el carril derecho y utilizar el izquierdo solo para rebasar a otro auto; también es fundamental ir a las velocidades permitidas y respetar las señalizaciones de tránsito como los carteles de pare y ceda el paso, cruces peatonales, cebras y las luces de los semáforos.
En diálogo con El País, el especialista explicó que, a pesar de la creencia popular de que las curvas son lo más complicado para los conductores, la realidad es que “el peor enemigo” son las rectas largas.

“A veces cuando vamos en el auto por la ruta nos encontramos con frenadas en el medio de la nada y eso, en general, sucede porque en las rectas largas el manejo se vuelve muy monótono y podemos distraernos o incluso dormirnos. Por eso hay que siempre prestar atención”, apuntó el secretario de Unasev.

Óptimas condiciones.

Mantener el auto en óptimas condiciones es parte de las estrategias para evitar siniestros.

Chequear las ruedas y los niveles de agua y aceite, entre otros controles, son medidas clave para que el vehículo responda de manera adecuada ante una situación adversa.

“Está claro que los reflejos a los 20 años no son los mismos que a los 60, pero eso puede compensarse a la hora de prestar atención y anticiparnos a posibles accidentes. Además, la experiencia de los años en el tránsito es un extra en este sentido”, dijo.

El respeto de las normas de tránsito es fundamental para garantizar la seguridad de uno mismo y del resto de los conductores y transeúntes. “Si manejo de manera prudente, respetando las normas del tránsito y tengo un vehículo al que se le hace un buen mantenimiento, aunque mis reflejos no sean tan rápidos, el auto responderá”, señaló.

Claves del manejo defensivo

Antes
Mantener el auto es fundamental para un manejo defensivo. Controlar aire, filtros, líquidos, alineación, balanceo, suspensión, etc.

Tránsito
Respetar las señales de tránsito, ir a la velocidad establecida, circular por la derecha y mantener una distancia prudente son algunos de los puntos a destacar.

Atención
La posición del asiento, la distancia de las piernas y del volante son piezas clave de una conducción defensiva. Una mala posición afectará los tiempos de reacción en una maniobra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados