ASTRONOMÍA

Estación Espacial Internacional: 20 hitos en 20 años de ciencia en el espacio

Los astronautas a bordo del laboratorio espacial han llevado a cabo la ciencia de una manera única; ¿en qué han beneficiado a la Tierra?

Estación Espacial Internacional. Foto: NASA.
Las tareas que desarrollan de forma ininterrumpida desde el 2 de noviembre de 1990 también benefician a la Tierra. Foto: NASA.

Durante 20 años, los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI) han practicado la ciencia de una manera que no se puede hacer en ningún otro lugar. Las tareas que desarrollan de forma ininterrumpida desde el 2 de noviembre de 1990 no solo ayudan a explorar más lejos en el espacio, sino que también benefician a la Tierra. Para conmemorar los 20 años de ciencia en el espacio, aquí repasamos 20 hitos de la EEI.

Investigación de enfermedades.

Alzheimer, Parkinson, cáncer y cardiopatías han sido estudiadas en la EEI en microgravedad. Las células cultivadas en el espacio crecen mejor que las de la Tierra y ayudan a probar nuevos tratamientos.

Llamas frías.

Cuando se quemó una gota de heptano pareció extinguirse pero continuó ardiendo sin una llama visible a temperaturas dos veces y media más frías que una vela típica. Aprender más sobre el comportamiento de las llamas químicamente diferentes podría conducir al desarrollo de vehículos menos contaminantes.

Purificación del agua.

Las áreas en riesgo pueden obtener acceso a sistemas avanzados de filtración y purificación a través de la tecnología que fue desarrollada para la EEI, lo que permite a los astronautas que viven a bordo reciclar el 93% de su agua.

Desarrollo de fármacos.

Los experimentos de crecimiento de cristales de proteínas realizados a bordo de la EEI han proporcionado información sobre numerosos tratamientos de enfermedades. Uno de los resultados más prometedores proviene del estudio de una proteína asociada con la Distrofia Muscular de Duchenne, un trastorno genético incurable que afecta a 1 de cada 3.600 niños. El crecimiento de cristales en el espacio permite un crecimiento más lento y de mayor calidad.

Atrofia muscular y ósea.

Los estudios espaciales han contribuido el conocimiento de la pérdida ósea y muscular en los astronautas y cómo mitigar esos efectos. Se han desarrollado una rutina de ejercicios y un régimen de dieta que reducen significativamente la pérdida ósea y muscular que experimentan los astronautas. El conocimiento adquirido también se aplica a las personas en la Tierra que se enfrentan a la osteoporosis.

Estación Espacial Internacional. Foto: AFP
Estación Espacial Internacional. Foto: AFP

Cuerpos en microgravedad.

En las estadías prolongadas se han descubierto formas inesperadas en las que el cuerpo humano cambia en microgravedad. Algunos astronautas desarrollaron cambios en la visión, ahora conocido como síndrome neuroocular asociado a vuelos espaciales. El estudio de gemelos de la NASA comparó al astronauta Scott Kelly durante su año en el espacio con su hermano gemelo Mark, que estaba en la Tierra. Los hallazgos mostraron que cambió la expresión genética de Scott.

Chips de tejidos.

Son dispositivos del tamaño de un USB que contienen células humanas en una matriz 3D, que representa las funciones de un órgano. Se han enviado chips a la EEI para comprender mejor el impacto de la microgravedad en la salud humana y traducir ese conocimiento en una mejor salud en la Tierra.

Economía en la órbita baja terrestre.

Desde el despliegue de satélites hasta la investigación en el espacio, se ha desarrollado una vibrante economía espacial comercial, con un valor que ahora supera los US$ 345 mil millones. La EEI ha sido una parte clave para apoyar ese crecimiento. Empresas pueden acceder al laboratorio y realizar investigaciones y desarrollo de tecnología en microgravedad.

Investigación con coloides.

Pasta de dientes, impresión 3D, productos farmacéuticos y detección de arenas movedizas en Marte pueden no parecer relacionados; sin embargo, todos se beneficiarán de la investigación sobre coloides a bordo de la EEI. Estudiar coloides en la Tierra es complicado por la gravedad, que hace que algunas partículas se eleven y otras se hundan. La microgravedad elimina esa complicación.

Cultivo de alimentos.

 Se han explorado muchas técnicas para cultivar plantas a bordo de la EEI para prepararse para misiones de larga distancia. En 2015, los astronautas probaron su primera ensalada.

Despliegue de CubeStats.

Estos satélites pequeños proporcionan una forma más económica de realizar demostraciones de ciencia y tecnología en el espacio. Se han desplegado más de 250.

Monitoreo de la Tierra.

La EEI es una plataforma para quienes estudian el agua, el aire, las masas de tierra y la vegetación del planeta. A 340 kilómetros sobre la Tierra en una órbita de 90 minutos, ofrece perspectivas únicas.

Estación Espacial Internacional. Foto: AFP

Partículas cósmicas.

El Espectrómetro Magnético Alfa-02 ha recogido datos que pueden ayudar a determinar de qué está hecho el universo. También se han recopilado datos sobre los rayos cósmicos, cómo viajan por el espacio y qué los produce.

Púlsares y agujeros negros.

Dos herramientas instaladas en el exterior de la EEI, NICER y MAXI, han trabajado para avanzar en el conocimiento de los púlsares y los agujeros negros.

Acceso para estudiantes.

Alumnos desde Primaria hasta universitarios tienen acceso a la ciencia en el espacio y la oportunidad de estudiar los efectos de la microgravedad.

Quinto estado de la materia.

Hace 25 años, los científicos produjeron por primera vez el llamado condensado de Bose-Einstein en la Tierra. En 2018, se logró en el espacio. Esto proporciona información sobre las leyes de la mecánica cuántica.

Identificar microbios.

Tener la capacidad de identificar microbios en tiempo real en el espacio sin la necesidad de enviarlos de regreso a la Tierra para su identificación es revolucionario para el mundo de la microbiología y la exploración espacial.

Física de fluidos.

El estudio de los fluidos en el espacio ha avanzado desde la investigación fundamental hasta la prueba de aplicaciones tecnológicas que van desde dispositivos médicos avanzados hasta sistemas de transferencia de calor.

Impresión 3D.

Se ha explorado la tecnología con materiales reciclados y hasta con impresión de tejidos.

Respuesta ante desastres naturales.

La EEI se ha convertido en un participante activo en la recopilación de datos orbitales para respaldar las actividades de respuesta ante desastres como inundaciones, incendios y más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados