JUICIO

El cantante R. Kelly: de crear un hit mundial a ser declarado culpable de tráfico sexual

El intérprete de la canción "I Believe I Can Fly", fue hallado culpable de usar su fama como herramienta de atracción sexual para abusar de mujeres y niños

R. Kelly siendo arrestado en Chicago. Foto: AP
El rapero R. Kelly, arrestado en Chicago. Foto: AP

El cantante R. Kelly fue declarado culpable de utilizar su fama como herramienta de atracción para abusar sexualmente de mujeres y niños durante dos décadas.

En el juicio, R. Kelly enfrentó un total de nueve cargos que incluían crimen organizado, explotación sexual de un menor, secuestro, soborno y tráfico sexual. También enfrentaba ocho cargos adicionales de violaciones de la Ley Mann, una ley de tráfico sexual. El cantante será sentenciado el 4 de mayo del próximo año, según informó CNN. De todos modos, se espera que los abogados de Kelly apelen la decisión en un futuro cercano.

Fueron en total once personas, nueve mujeres y dos hombres, quienes brindaron sus testimonios en un juicio que duró seis semanas. A lo largo de las sesiones, estas personas describieron la humillación sexual y la violencia que vivieron en manos del artista.

R. Kelly en entrevista con "CBS This Morning". Foto: Twitter @CBSNews
R. Kelly en entrevista con "CBS This Morning". Foto: Twitter @CBSNews

Después de dos días de deliberación, el jurado sentenció que Kelly es culpable de los cargos por los cuales se lo acusaba. El cantante será formalmente sentenciado el 4 de mayo de 2022, en donde podrá recibir una condena que lo lleve a pasar décadas tras las rejas.

Kelly, de 54 años, es famoso por el éxito de 1996 "I Believe I Can Fly". Este no es el primer juicio que el artista enfrenta relacionado a abusos sexuales. Hace 13 años fue absuelto tras ser acusado de tener en su posesión pornografía infantil, además, su matrimonio con la estrella del R&B Aaliyah, en 1994, cuando ella tenía solo 15 años, causó controversia y fue declarado ilegal.

Los fiscales acusaron a Kelly, cuyo nombre completo es Robert Sylvester Kelly, de utilizar su fama y su fortuna para atraer a sus víctimas, a quienes les prometía ayuda en sus carreras musicales. Algunos de los que cayeron en sus garras habían sido seleccionados por él mismo luego de concurrir a sus conciertos. Muchas de estas personas también testificaron que en el momento de los abusos eran menores de edad.

Imagen del documental Sobreviví a R. Kelly
Imagen del documental Sobreviví a R. Kelly

"Él creía que la música, la fama y la celebridad significaban que podía hacer todo lo que quisiera", dijo la fiscal federal Nadia Shihata en una dura respuesta a los argumentos finales de la defensa que presentaron a Kelly como víctima de acusaciones falsas. "No es un genio, es un criminal, un depredador", agregó.

Según testificaron algunos periodistas que pudieron estar dentro de la sala, mientras se leía el veredicto final Kelly se mantuvo sentado inerte en su escritorio con la cara escondida detrás de un barbijo, el cual no permitía leer sus expresiones faciales.

A pesar de las reiteradas acusaciones de relaciones inapropiadas con menores, sus discos y entradas a conciertos siguieron vendiéndose durante largo tiempo. Incluso después de que fue arrestado en 2002, acusado de grabarse a sí mismo en un video mientras abusaba sexualmente y orinaba sobre una chica de 14 años, muchos artistas siguieron grabando sus canciones.

El de 2019 fue el año en el que le llegó la condena pública, luego de que se emitiera un documental llamado Surviving R. Kelly, el cual ayudó a visibilizar su caso en pleno auge del movimiento #MeToo, dándole voz a sus víctimas y generando la pregunta de si éstas habían sido ignoradas por ser mujeres negras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados