LA CLAVE

Un legado de Mujica

De la campaña de Mujica en su frustrado intento de llegar a Premio Nobel, se destaca la oferta del territorio nacional para asilar a los presos de Guantánamo. Claro que como es habitual en el personaje, también se dijo que el favor a EE.UU. era a cambio de naranjas. Los "guantanameros" no resultaron muy agradecidos y sí bastante liosos. Sobre todo, uno de ellos parece que logró ahorrar bastante, algo así como 30 mil dólares que le fueron, según su declaración, robados. Ahorrativo el hombre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos