EDITORIAL
diario El País

La ley y la transparencia

Desde que asumió Javier García al frente del Ministerio de Defensa Nacional se recibieron 84 solicitudes de acceso a la información pública; 71 de ellos ya han sido respondidos y 13 están en trámite dentro de los plazos legales.

También se han entregado 127 copias de Tribunales de Honor: 96 a periodistas, organizaciones sociales y particulares, 19 al Poder Legislativo y 12 al Poder Judicial y las Fiscalías. ¿Qué significa esto? Ni más ni menos que hay un estricto cumplimiento de la ley, que se rechazan los secretismos y prima la transparencia.

El presidente Lacalle Pou lleva más de un año en el cargo y a lo largo de ese periodo ha demostrado en reiteradas ocasiones que la prioridad de este gobierno es cumplir con la Constitución y la ley, con las promesas de la campaña electoral y actuar con transparencia. En todo. Incluidos -y en especial- los derechos humanos y la situación de los desaparecidos.

Recuerda que mientras en 2013, cuando su primera postulación, habló de terminar con las excavaciones y cerrar este capítulo, en esta campaña reconoció que el error político mayor que había cometido en ese entonces no había sido ni siquiera un error político sino un error humano, “que es más grave”. "Cuando se me pregunta sobre la búsqueda de los desaparecidos yo hablé de dar vuelta la página, y en realidad cometí una enorme injusticia sobre el sentimiento de familiares que no van a dar vuelta la página hasta que satisfagan la necesidad de saber dónde están sus seres queridos”.

Y hay que dar respuestas a los ciudadanos y a las familias.

Hace pocos días Presidencia de la República entregó archivos de la dictadura hallados en el Grupo de Artillería 5 al Fiscal de Corte, a la Institución de Derechos Humanos y a Madres y Familiares de Desaparecidos. El ministro de Defensa Nacional detalló que se trataba de 1.650 folios que datan desde 1970 a 1986 y contienen información sobre “operativos militares, detención de personas, información de infiltrados en reuniones, declaraciones de testigos y organizaciones internacionales en el país”. Toda esa documentación el ministro la recibió de manos del Comandante en Jefe del Ejército, Gral. Gerardo Fregossi y, tras un chequeo, aplicó la política de transparencia absoluta: hizo público todo lo encontrado.

Según expresó García, el descubrimiento ocurrió durante “una recorrida que hacía el jefe de la unidad con tres oficiales para reorganizar algunas piezas y lugares que eran utilizados como depósitos y se entró a una de las piezas que había sido utilizada como calabozo. Allí se encontró una caja con varias cosas, entre ellas este material”.

Ya en agosto del año pasado, ante un pedido de Acceso a la Información de la Asociación de Madres y Familiares -que había realizado, sin éxito, en otras oportunidades- salió a luz el expediente del Tribunal de Honor Militar, con las actas y confesiones del excoronel Gilberto Vázquez, homologado por la firma del entonces presidente Tabaré Vázquez (año 2006), en donde confesaba que ejecutó prisioneros, torturó y operó en Argentina para capturar uruguayos que fueron trasladados en vuelos hacia Uruguay.

García fue categórico: “Hoy hay más información que ayer y hoy tenemos más conocimiento que ayer. No es que lo digamos nosotros, son los propios fiscales. Hemos puesto sobre la mesa información que durante mucho tiempo se reclamó y no aparecía”.

Dos episodios ocurridos en solo 15 meses de este gobierno hacen pensar que los anteriores, por más que agitaban las banderas de los desaparecidos, no pusieron mayor interés en dar respuesta a los familiares.

No hay dudas de que estos dos episodios ocurridos en solo 15 meses de gobierno hacen pensar que los gobiernos anteriores, por más que agitaban constantemente esas banderas, no pusieron mucho interés en dar respuesta a los familiares. La contracara la tienen en el presidente Lacalle Pou y su ministro Javier García, que han actuado firmes y han dado señales claras de su decisión de avanzar junto a los militares. El propio Gral. Fregossi hizo referencia a este hallazgo en su discurso del 18 de mayo, día de la Batalla de Las Piedras y día del Ejército.

Acá no está cuestionado el Ejército, porque nadie puede cuestionar a una institución que surgió en los albores de la patria, a impulsos de un Capitán de Blandengues, que alzó banderas sagradas; que agitó el gauchaje, lo convirtió en soldados y armó una fuerza para combatir. Un ejército que derramó su sangre en batallas y protegió a los ciudadanos -a los civiles- en su largo camino del éxodo. Pero las instituciones, por más nobles que sean, están constituidas por seres humanos y los seres humanos son todos muy distintos; hay buenos que honran al grupo y hay malos que lo desprestigian.

Lo único que corresponde -y lo está haciendo muy bien el gobierno- es cumplir y hacer cumplir la ley: guerra a los secretismos y actuar con transparencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados