ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Prepotencia motorizada


@|El miércoles de la semana pasada, a las 8 horas, pasé a buscar a mi esposo por nuestro domicilio de Gabriel Pereira, entre Soca y Charrúa. En ese horario coincidía con el ingreso de los alumnos al Colegio y Liceo Alemán, por lo que me detuve en segunda fila, coloqué balizas señalizadoras, avisando de mi llegada con un toque de bocina. En ningún momento descendí del automóvil y en menos de dos minutos mi esposo se encontraba sentado en el asiento del acompañante.

No obstante la premura y rapidez con que se llevó a cabo este episodio común y corriente de la vida cotidiana, ello no fue óbice para que un inspector de tránsito, empoderado en su motocicleta, alegara con prepotencia y soberbia que estaba obstaculizando el tránsito, y me aplicara una multa de tránsito al amparo del artículo 111, apartado “A” de la Ordenanza de Tránsito.

En el caso descripto, no existió de mi parte ninguna contravención de tránsito, por cuanto simplemente me detuve con balizas puestas, esperando dentro del auto que mi esposo abordara al mismo. No obstante ello, el inspector de tránsito actuante según boleta Serie SA N° 928211 (“Insp.” N° 619) me aplicó una multa por estacionamiento en doble fila, equivalente a 5 U.R. ($ 6.280,45 a valores de junio/2020 – U.R. 1.256,09), según listado de contravenciones de tránsito y su costo en unidades reajustables que publica la Intendencia de Montevideo.

En ningún momento estacioné el auto, ni tampoco me retiré del mismo. Hay una diferencia sustancial, nítida entre estacionar y detener el auto para que suba pasaje. Estacionar supone que el vehículo permanece parado, por un lapso de tiempo, sin el conductor en su interior. Detener el auto implica parar el mismo por un breve tiempo, y su conductor no lo abandona. Esto último fue lo que sucedió en la mañana del 7 de julio. No obstante ello recibí una multa.

Ante esta situación corresponde preguntarse cómo pretendía el sr. inspector que mi marido subiera al auto. Evidentemente treparlo en movimiento no hubiese sido una opción viable y sustentable desde el punto de vista práctico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas