ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Desde la cima, se derraman lodos


@|Día a día, el pueblo uruguayo ve como desde los puestos más altos del gobierno, los órganos de justicia en sus distintos estamentos, el Poder Legislativo en general así como organismos públicos y jerarcas (estos últimos en muchos casos, se creen superiores a todos sus congéneres), dan - un día sí y otro también - muestras de la falta total de respeto a los principios básicos que deben primar en toda sociedad democrática. 

1) Desde la Presidencia se permite y fomenta el crear la duda sobre el uso de los dineros (suyos y míos) para pagar la contratación de un profesional durante la cadena. 

2) Desde la Presidencia, en la persona del subsecretario, se critica un documento de la Iglesia pero se reconoce que no se leyó el mismo - en un examen cualquiera, para rendirlo, hay que estudiar ya que de lo contrario se hace un “papelón” y en mi época seguro era un “deficiente”. 

3) A nivel judicial con el nuevo código, se permite el llamado “juicio abreviado” por el cual si hay “arrepentimiento” y compromiso de devolver lo hurtado, todo queda solucionado y sin que queden antecedentes (lindo sistema de obtener créditos sin garantías y sin pagar intereses). 

4) El Mides es el Premio Nobel de la inoperancia y decepcionante gestión. 

5) A nivel parlamentario, el estudio de leyes duerme el sueño de los justos y sólo se activa algo cuando interesa circunstancialmente y por intereses privativos a las mayorías. 

6) La delincuencia, día a día se incrementa, porque no hay condiciones que conlleven a un combate efectivo. Además, el ejemplo que se da desde las altas esferas, es que hacer cosas mal no tiene sanciones ejemplarizantes (el uso abusivo de las tarjetas entre otros). 

7) Seguir con el cántico repetido hasta el aburrimiento, de que “antes lo hicieron”, entonces… 

Esta enumeración es un diminuto ejemplo de la desastrosa gestión que tienen la mayoría de los personajes y que parece que sólo están colmados de soberbia y menosprecio por el pueblo. 

Les cabe - como anillo al dedo - el monólogo frente al espejo “espejito, espejito, ¿quién es la más bella ó el más apuesto?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º