Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

¿Sanjurjo es Talvi?

Montevideo. Conversamos con el conductor. Es antiguo empleado de taxímetro. Radio prendida. Noticiario en el aire.

El locutor comienza a relatar que un joven de 21 años hijo de un policía que trabaja habitualmente en el Barrio Casavalle fue muerto de un tiro de pistola en el Barrio Lavalleja. Silencio. Sigue la información: en los accesos de Montevideo un menor iba en su bicicleta y es abordado por dos malandras que se la quieren robar; el adolescente ciclista maniobró y al huir cayó bajo un camión y fue aplastado por este. La policía investiga si acaso los delincuentes lo empujaron hacia abajo del camión. Las noticias macabras, expresión de una consternación cotidiana, siguen. El conductor, persona tranquila, laburante, “ciudadano de recto querer” como definía el romano Cicerón al buen republicano, monta serenamente en enojo. “Todavía hay quienes defienden a este gobierno”, dice. Le doy la razón.

El crecimiento de la delincuencia desde que el FA asumió el gobierno es exponencial. Todas las figuras penales -abigeatos, hurtos, rapiñas, homicidios, copamientos, narcotráfico y demás- registran números crecientes. Que no retroceden. Desde el Ministerio del Interior a cargo del Dr. José Díaz -al iniciarse la primera presidencia de Vázquez- que promovía la liberación de los delincuentes presos, propósito que comenzó a ejecutar; sucedido por Daisy Tourné quien carente de méritos especializados se destacó por pasar revista a la tropa con traje de gala, a caballo, al son del bolero “Bésame mucho”; hasta llegar a la titularidad actual de la cartera a cargo de personas -Bonomi y Vázquez respectivamente- sin antecedentes ni méritos (más que los ganados en el ejercicio de la práctica del más crudo terrorismo) todos los uruguayos hemos padecido una situación que nos genera el miedo de andar en la calle.

Obviamente, el tema se inscribe en una crisis moral promovida desde las alturas, causada por muchos aspectos convergentes que hacen a lo que en criminología se conoce como las causas sociales del delito.

Lo referido hace que sea parte de la esperanza popular que un cambio de gobierno nacional a partir del próximo 27 de octubre termine con la situación actual. Ante lo irrefutable ha surgido sin embargo una circunstancia al menos curiosa.

Un asesor de seguridad del candidato colorado Ernesto Talvi, que habla por su colectivo ha dicho que “Bonomi es uno de los mejores ministros del interior que hemos tenido”. (?). El original exponente -llamado Diego Sanjurjo- doctorado parece en Ciencias Políticas en Madrid, ha agregado que si el alabado gobernante no hizo más fue porque el ala izquierda del Frente Amplio no lo dejó (¿los adictos al chavismo son ala derechista del Frente?).

El “especialista” ha agregado en declaraciones a un periódico oficialista que no todos han tenido la suerte de viajar a países del primer mundo -a Europa occidental sobre todo- y ver cómo funciona la policía allí.

La verdad es que en el ámbito del Partido Nacional que es el que conozco, se ha hablado a niveles diversos con la gente más calificada del mundo en el enfrentamiento exitoso a la delincuencia en casos parecidos al nuestro.

Y los que hemos tenido la suerte de viajar -como el “erudito” citado- sabemos que una cosa es Europa occidental y otra la República Oriental del Uruguay. Y ante la duda, la pregunta; la citada declaración ¿es la orientación del candidato Talvi en seguridad?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados