Javier García
Javier García

Ancap re finada

Si fuera una empresa privada, estaría en quiebra. Sus números lo dicen. Como es estatal y monopólica, va a seguir funcionando. El endeudamiento de la empresa es cinco veces su patrimonio. En dólares tiene una deuda neta de 1.250 millones.

Si fuera una empresa privada, estaría en quiebra. Sus números lo dicen. Como es estatal y monopólica, va a seguir funcionando. El endeudamiento de la empresa es cinco veces su patrimonio. En dólares tiene una deuda neta de 1.250 millones.

Sus gastos fijos pasaron de 130 a 330 millones de esa moneda. En 2005 gastaba US$ 45 millones en personal y ahora 183 millones. Su patrimonio en el 2012 era de US$ 1.151 millones y hoy es de 441 millones en esa moneda. Pierde actualmente US$ 323 millones. Y todo esto a pesar de que vende 500 millones de litros más de combustible que hace 10 años. Pierde también con el Pórtland y con el gas. Y podía ser peor, porque ya empezamos a pagar el desastre: mientras el petróleo a enero había bajado 40%, aquí los combustibles bajaron 3% promedio, de forma tal de ir absorbiendo pérdidas con el surtidor.

De esto hay responsables, y nada de aquello que fue muy buena la gestión pero los sorprendió el tipo de cambio. Eso no es verdad. Cientos de miles de horas extras, aumento de 40% de la plantilla en 10 años, inversiones sin retorno, millonarios pagos de multas por incapacidad de gestión. Cuando se decide mal la responsabilidad es política, no del tipo de cambio. Esa es la consecuencia no la causa.

Ancap administra un negocio monopólico, vende más productos, le bajan los costos de su principal insumo en 40% y aún así pierde por goleada. Que su gestión fue un desastre es la única conclusión cierta. Es como correr una carrera solo y perderla. Eso le pasa a Ancap: pierde sola.

Ahora empieza la disparada en el oficialismo. Es gracioso ver al astorismo cargarle el fardo a Sendic. Es verdad, el actual vicepresidente forjó desde allí su actual cargo político, fue su trampolín, lo usó para proyectarse y desde ahí hizo todos los negocios que irresponsablemente ponen a la empresa en bancarrota. Pero la historia, a no olvidarse, empezó con el futuro intendente de Montevideo que la presidió al comienzo del periodo frentista, luego Riet que venía del Pit-Cnt, y más tarde Sendic. El Ministerio de Economía y la OPP virtualmente intervinieron esta semana el ente. Pero el Cdor. Astori y el Cdor. Álvaro García, actual director de la OPP, ¿de qué trabajaron en los últimos años? Astori fue en los últimos cinco años vicepresidente de la República y primer ministro de Economía en 2005, cuando empezó el desplome de Ancap. Pero siempre fue el jefe económico. Y Álvaro García fue también ministro de Economía. ¿No conocían los números? ¿Se los jopeó Sendic? Son tan responsables como él, aprobaron por acción o por silencio el desastre de gestión, entraron en la fantasía chavista también usando a Ancap para hacer negocios ideológicos que hoy son parte de este clavo petrolero.

En los últimos diez años las empresas estatales fueron usadas para los juegos de poder internos del FA, con utilización impune de dinero público. El objetivo era mostrar a corto plazo supuestos éxitos, alimentados con plata dulce de los bolsillos públicos y el límite del calendario electoral. Sendic hasta usó el mismo eslogan de Ancap en su campaña, para que no quedaran dudas. Uruguay sumó al récord de casinos que pierden, el de la monopólica Ancap que también perdió sola.

Si entran a la página web de Ancap verán cómo la historia del ente que se publica termina en el año 2005. No debe ser un error, llegaron a la conclusión que en los últimos diez años es mejor esconderlos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)