Claudio Fantini
Claudio Fantini

11.S: 20 años a la sombra del terror

Nunca hubo tanta gente mirando una misma escena. La audiencia superó a la que habían tenido Armstrong y Aldrin al caminar en la luna. Las imágenes eran escalofriantes.

Aviones de pasajeros entraban como dagas en las torres gemelas y las convertían en antorchas que ardían en el cielo neoyorquino, hasta hundirse en el vientre de Manhattan.

Parecía una película de Spielberg, pero era la realidad. Otro avión impactaba el Pentágono y un tercero caía en Pensilvania, pero la mirada convergente del mundo sólo veía los emblemáticos rascacielos desmoronarse como si fueran de arena.

¿Qué estaba ocurriendo? ¿qué anunciaba aquella escena insólita? Lo que el mundo miraba estupefacto era la espectacular y aterradora presentación del terrorismo global.

Hasta ese momento, sólo las bombas y los magnicidios del anarquismo habían tenido un objetivo internacionalista, aunque no lograron impactar la historia. El terrorismo posterior fue localizado, porque sus causas y objetivos eran nacionales. La ETA quería separar de España al País Vasco; el IRA procuraba sacar al Ulster del Reino Unido para unirlo a Irlanda; el Badeer Meinhof buscaba imponer el comunismo en la RFA y las Brigadas Rojas en Italia. En cambio, el 11 de setiembre del 2001 entró en escena el terrorismo global.

Su meta es la creación de un califato que abarca el extinto Imperio Otomano y se extiende desde Al Andaluz (la España morisca) hasta Samarcanda y Bujará, que fueron antiguos canatos centroasiáticos. Desde ese territorio se impulsará la islamización global.

En materia de conflictos y violencia, la yihad global marcó las primeras décadas del siglo XXI del mismo modo que las dos guerras mundiales y la Guerra Fría marcaron el siglo XX. El mismo fanatismo que convirtió aviones en misiles, luego detonó suicidas en los trenes de Atocha y disparó a mansalva en la redacción de Charlie Hebdo, en el Teatro Bataclán y en bares parisinos. Esa fuerza oscura lanzó el camión contra la multitud en la rambla de Niza y cometió cientos de atentados más, siempre de manera cobarde, indiscriminada y cruel.

¿Dónde se incubó ese fanatismo? En el wahhabismo, vertiente teológica oficial en Arabia Saudita, basada en una aplicación rigurosa de los textos islámicos que sólo difiere del salafismo en que acepta al rey saudí como nexo entre el pueblo de ese país y Alá, mientras que para los salafistas sólo un califa puede ser ese nexo.

Wahhabismo viene de Muhammad bin Abd Al Wahhab, el teólogo que en el siglo XVIII pactó con el jeque tribal Mohamed bin Saud, cuyos descendientes fundaron el reino en 1932.

Abdulaziz bin Saud fue el primer rey y la empresa petrolera árabe-norteamericana ARAMCO fue el motor económico. La alianza con la potencia occidental enriqueció el reino pero iba a contramano del wahhabismo. La primera rebelión contra esa sociedad “impura” ocurrió en 1979, con la toma de la Gran Mezquita de La Meca que debilitó el reinado de Jalib al Saud. Su antecesor en el trono, el rey Faisal, había defendido la sociedad con Washington y terminó asesinado. Y el rey Fahd, sucesor de Jalib, intentó calmar a los fundamentalistas dando inmensas sumas de dinero a las organizaciones religiosas.

El 11-S mostró que parte del dinero que Fahd y también su regente Abdulá enviaron a las organizaciones religiosas para mantenerlas en calma, terminaba en manos de terroristas.

La toma de la Gran Mezquita había sido la primera señal y el 11-S fue el golpe estremecedor que anunció la yihad global. El instrumento de ese golpe fue Al Qaeda.

El terrorismo global había nacido años antes, atacando las embajadas norteamericanas en Nairobi y Dar el Salaam, y el buque USS Cole en el puerto yemení de Adén. Por eso a la lista de enemigos de Washington que siempre habían encabezado estados, como el III Reich y la URSS, a esa altura la encabezaba un individuo´: el millonario saudita que había administrado la ayuda internacional a los muyahidines y reclutó yihadistas de todo el mundo para que lucharan en Afganistán contra la invasión soviética.

Al capitular Moscú, Osama bin Laden convirtió a los yihadistas que regresaron a sus hogares en miembros de una nueva organización. De ahí en más, fueron en sus respectivos países “células dormidas” que se activan desde un mando central.

Como la lista de reclutados estaba en la base de datos de su ordenador, la organización de Bin Laden se llamó Al Qaeda, que significa La Base.
A simple vista parece que en la mira de Al Qaeda y de sus feroces clonaciones está el capitalismo, el imperialismo y el colonialismo. Pero el verdadero blanco es el Estado de Derecho, la diversidad cultural y la democracia secular.

El objetivo es destruir la sociedad abierta y su cultura liberal, erigiendo sobre los escombros una teocracia oscurantista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados