NUEVA ERA EN EE.UU.

Trump embriaga a los populistas

La francesa Le Pen auguró un “despertar” de Europa en un congreso de extrema derecha.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Marine Le Pen será candidata a la presidencia en Francia. Foto: Reuters

Marine Le Pen, líder de la extrema derecha francesa, auguró ayer sábado en un congreso de partidos populistas en Alemania una revuelta electoral en Europa en 2017, tras el Brexit en Gran Bretaña y el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos.

Con los inesperados éxitos del Brexit y de Trump, "2016 ha sido el año en el que el mundo anglosajón se despertó. 2017 será, y de ello estoy segura, el año del despertar de la Europa continental", declaró Le Pen en Coblenza durante una reunión de los partidos miembros del grupo Europa de las Naciones y la Libertad (ENL) del Parlamento Europeo.

Los electores de Francia, Alemania y Holanda —países donde hay en 2017 cruciales elecciones— "pueden cambiar la faz de Europa", dijo la líder del Frente Nacional (FN) francés.

"Ahora hay que pasar a la etapa siguiente, en la que no nos contentamos con ser una minoría en el Parlamento Europeo, la etapa en la que seremos mayoritarios en las urnas en cada elección", proclamó la política francesa, ante centenares de personas, que la aplaudieron.

Además de confiar en su éxito en la elección presidencial francesa de abril-mayo, a la que es candidata, Le Pen deseó las victorias de Alternativa para Alemania (AfD) de Frauke Petry en las legislativas del 24 de septiembre y de los holandeses del Partido por la Libertad (PVV) de Geert Wildersen en los comicios de marzo.

"Estos éxitos podrían cambiar la faz de Europa, si llegamos al poder en cada uno de los países de la Unión (Europea), y podremos organizar de forma concertada un abandono del antiguo mundo", añadió la dirigente.

En su discurso, Le Pen volvió a atacar a sus habituales blancos, como el euro que "ata" a los Estados, o la "tiranía" de la Unión Europea (UE) y sus élites. También atacó a la canciller alemana Angela Merkel y su política de acogida de refugiados, "una catástrofe cotidiana" que condujo a la llegada a Alemania en 2015 de más de un millón de migrantes.

"Estamos experimentando el fin de un mundo y el nacimiento de otro", agregó Le Pen.

"No digo que todos los países deben dejar el euro (...) Pero debemos dejar abierta la posibilidad si un país quiere irse," añadió Le Pen en medio de aplausos, afirmando que la elección de Trump fue "una gran vergüenza" para el neoliberalismo.

Geert Wilders, jefe del partido holandés antislam PVV, apoyó cada palabra de Le Pen. "Ayer, una nueva América, hoy Coblenza, mañana una nueva Europa (...) Estamos en el amanecer de una primavera patriótica", dijo el jefe del PVV holandés, que podría ganar las legislativas de marzo.

Paralelamente, 3.000 manifestantes según la policía se congregaron para denunciar esta reunión de partidos populistas de extrema derecha. Los manifestantes mostraban imágenes de Hitler y Mussolini y se congregaron vigilados por unos 1.000 policías. Portaban pancartas en las que se podía leer: "Quien se duerme en democracia puede despertarse en una dictadura".

La figura emergente del alemán AfD, Frauke Petry, criticó a la UE que "no quiere pueblos sino poblaciones", y denunció a "los centenares de miles, millones" de migrantes "que invaden nuestro continente".

La organización de este congreso no estuvo exenta de polémica en Alemania, donde el discurso de extrema derecha sigue siendo tabú debido a su pasado nazi.

Las Voces en contra de los ultras.

El vicecanciller alemán y líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Sigmar Gabriel, se sumó ayer a la manifestación organizada en Coblenza para protestar contra la reunión de la ultraderecha europea y subrayó la necesidad de defender la democracia. En la manifestación tomó parte asimismo la primera ministra del estado federado de Renania del Norte-Palatinado, la también socialdemócrata Malu Dreyer, quien apostó por "una Coblenza por la libertad y la tolerancia y contra el nacionalismo, el racismo y el odio". La marcha, en la que participó el ministro de Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn, estuvo convocada por una plataforma de más de un centenar de partidos, sindicatos, iglesias y ONG bajo el lema "Coblenza no pierde su diversidad".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados