EL AVANCE DE LA PANDEMIA

Noviembre, “el mes de la verdad” para Europa, otra vez confinada por el COVID-19

Europa vuelve a cerrarse para hacerle frente a la segunda ola de la pandemia del coronavirus. Francia y Alemania fueron los países anunciaron que los nuevos confinamientos.

Coronavirus en Europa. Foto: Reuters
Coronavirus en Europa. Foto: Reuters

Confinamiento. Esta fue la palabra más escuchada ayer miércoles en Europa, un continente que vuelve a cerrarse para hacerle frente a la segunda ola de la pandemia del COVID-19. Francia y Alemania fueron los países anunciaron que los nuevos confinamientos.

Alemania cerrará grandes sectores durante un mes, mientras que Francia anunció un confinamiento en todo el país hasta el 1 de diciembre.

La canciller alemana, Angela Merkel, decidió un confinamiento parcial que provocará el cierre de bares, restaurantes, cines, instalaciones deportivas y ferias comerciales del 2 al 30 de noviembre.

“Noviembre será el mes de la verdad. El creciente número de infecciones nos está obligando a tomar duras contramedidas para romper la segunda ola”, dijo el ministro de Finanzas, Olaf Scholz, en Twitter.

Las personas deberán reducir los contactos fuera de su hogar al mínimo necesario y se intensificarán las medidas policiales para hacer cumplir las reglas. Sin embargo, las escuelas y muchas empresas seguirán funcionando y las tiendas podrán permanecer abiertas con la condición de que establezcan límites estrictos de distanciamiento social.

Merkel anunció que las medidas de confinamiento vendrá acompañado de un paquete de ayuda de hasta 11.750 millones de dólares para que la economía enfrente el choque. Estas medidas “duras y difíciles” buscan “frenar el ritmo muy elevado de propagación del virus”, declaró la canciller. “Debemos actuar y es ahora” para evitar encontrarnos “en un estado de urgencia sanitaria”, añadió.

Angela Merkel. Foto: AFP
Angela Merkel. Foto: AFP

En Francia, que ha visto más de 50.000 nuevos casos al día, el presidente Emmanuel Macron anunció la vuelta de un confinamiento nacional a partir de mañana viernes. “El virus está circulando a una velocidad que ni siquiera los pronósticos más pesimistas habían anticipado”, sostuvo Macron. “Como todos nuestros vecinos, estamos sumergidos por la repentina aceleración del virus”, agregó.

En Francia, los bares, restaurantes y negocios no esenciales cerrarán, pero a diferencia del confinamiento de dos meses impuesto entre marzo y mayo, las escuelas permanecerán abiertas. Las fábricas podrán seguir funcionando y los servicios públicos permanecerán abiertos para limitar la parálisis económica.

“La economía no debe detenerse, ni hundirse”, señaló el mandatario francés, que dijo buscar un “equilibrio justo entre economía y salud”.

Cada mes de confinamiento le cuesta a la economía francesa entre 2 y 2,5 puntos de PIB, según cifras del ministerio de Cuentas Públicas, pero “nada es más importante que las vidas humanas”, apuntó Macron.

Los franceses “podrán salir de su casa sólo para ir al trabajo, a una visita médica, para ayudar a un pariente, hacer las compras esenciales o salir brevemente a tomar el aire”, dijo Macron.

Se requerirán declaraciones escritas que justifiquen la salida, y volverán a imponer multas a los infractores.

El presidente francés Emmanuel Macron habla a los medios este viernes tras una visita a un hospital en Pontoise. Foto: AFP
El presidente francés Emmanuel Macron habla a los medios tras una visita a un hospital en Pontoise. Foto: AFP

“Si en dos semanas tenemos la situación bajo un mejor control, podremos revaluar las cosas y esperamos abrir algunos negocios, en particular para las vacaciones de Navidad”, dijo el presidente.

“Espero que podamos celebrar la Navidad y el Año Nuevo con la familia”, añadió.

Las medidas en Alemania y Francia, después de los pasos similares en Italia y España, son menos severas que el confinamiento casi total al comienzo de la crisis en marzo y abril. Pero es probable que el costo económico sea igual de elevado, borrando los frágiles signos de recuperación observados durante el verano europeo y aumentando la perspectiva de una recesión más profunda.

Las nuevas medidas reflejan la creciente alarma por el desatado ritmo de la pandemia en España, Francia, Alemania, Rusia, Polonia y Bulgaria.

“Si esperamos hasta que las unidades de cuidado intensivo estén llenas será demasiado tarde”, dijo el ministro alemán de Salud, Jens Spahn, cuyo país ya está admitiendo pacientes de Holanda, donde los hospitales han superado sus límites.

Las últimas cifras de la OMS mostraron el martes que Europa reportó 1,3 millones de casos nuevos en los últimos siete días, casi la mitad de los 2,9 millones registrados a nivel mundial, con más de 11.700 muertes, un salto del 37% frente a la semana previa.

El virus en España.

Por su parte, la mayoría de regiones españolas han optado por el cierre perimetral para evitar la propagación de los contagios por coronavirus. La región de Madrid pedirá al Gobierno central cerrar por días de cara al puente de Todos los Santos del lunes 2 de noviembre, festividad en la que muchos ciudadanos optan por abandonar esa comunidad autónoma para pasar unos días de descanso en otros lugares de España.

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso (PP), puso como condición para cerrar la comunidad de Madrid que el presidente español, el socialista Pedro Sánchez, acepte la opción de hacer confinamientos solo “por días”.

Coronavirus en España. Foto: AFP
Coronavirus en España. Foto: AFP

“Podemos intentarlo, este puente es una buena oportunidad”, dijo Ayuso tras una reunión con los presidentes de Castilla y León y Castilla-La Mancha, limítrofes con Madrid, quienes anunciaron que cerrarán las comunidades que gobiernan hasta el 9 de noviembre.

El Gobierno español decretó el pasado domingo el estado de alarma en el país por 15 días pero su intención es que se mantenga hasta mayo, un periodo de tiempo que Pedro Sánchez rebajó ayer al proponer al líder de la oposición, Pablo Casado (PP), que le diera su apoyo en el Congreso si esa situación se revisa en cuatro meses.

La fecha establecida sería el 9 de marzo y entonces se levantaría la medida en caso de que los datos lo hicieran posible.

El estado de alarma es una figura establecida en la Constitución española y debe ser refrendada por mayoría en el Congreso.

En Cataluña, aprobarán hoy jueves nuevas restricciones, que, además de prorrogar el cierre de bares, restaurantes y centros de estética, podrían incluir confinamientos de los municipios, comarcas o regiones sanitarias con más casos. En Cataluña, el riesgo de rebrote (EPG), que mide el índice de crecimiento potencial de la epidemia, se ha situado en 840, casi el doble que el máximo en la primera ola, que fue de 454 el 20 de marzo. Se considera riesgo alto a partir de 100.

Anticuerpos duraderos en pacientes moderados

La gran mayoría de los enfermos de COVID-19 con síntomas leves muestran una respuesta sólida de anticuerpos, según un estudio que publica Science. Algunos estudios señalan que los anticuerpos desaparecen rápidamente, pero “hemos descubierto lo contrario. Más del 90% de las personas con enfermedad leve o moderada produce una respuesta de anticuerpos lo suficientemente fuerte como para neutralizar al virus” por meses, dijo la revista.

Vacuna española en Argentina
Vacuna contra el COVID-19. Foto: Reuters

La vacuna RUTI contra el COVID-19, desarrollada por un investigador del Hospital Germans Trias i Pujol y fabricada por la farmacéutica Archivel Farma, es la primera española en recibir la autorización para realizar un ensayo clínico internacional, que se llevará a cabo en Argentina. Esta vacuna, inicialmente diseñada contra la tuberculosis, se prevé eficaz también contra otras infecciones víricas como el coronavirus, por lo que ha recibido la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) de Argentina para realizar un ensayo clínico.

Ojo con el exceso de optimismo

La científica a cargo de conseguir los posibles tratamientos contra el COVID-19 para el Reino Unido dijo que puede que nunca se desarrolle una vacuna totalmente efectiva y que las primeras versiones que consigan aprobación podrían no funcionar en algunas personas. Los resultados de las últimas fases de ensayos de las primeras vacunas se esperan para fines de año. “No obstante, no sabemos si tendremos alguna vez una vacuna. Es importante protegerse ante la complacencia y el exceso de optimismo”, escribió Kate Bingham, jefa de la Fuerza Especial de Vacunas del Reino Unido, en un artículo publicado por la revista médica The Lancet.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados