De la relación con Uruguay, dijo que se arregla “con un café y con humildad”

Massa, el posible factor sorpresa

El candidato presidencial argentino por Una Nueva Alternativa (UNA), Sergio Massa, criticó las relaciones bilaterales que lleva a cabo el gobierno de Cristina Fernández con Uruguay y dijo que, de llegar a la Casa Rosada el 10 de diciembre, buscará "mejorarlas".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Massa intentará acceder al segundo lugar de las elecciones del domingo para ir a balotaje.

"Creo que el Río de la Plata nos une, a diferencia de quienes piensan que nos divide. Las torpezas que ha habido en la relación bilateral son producto de la falta de una visión amplia", señaló a El País.

Massa, quien buscará el próximo domingo arrebatarle el segundo lugar a Mauricio Macri para llegar a una segunda instancia electoral con el candidato oficialista Daniel Scioli, señaló que tratará de "evitar relaciones disfuncionales" y que el Mercosur "será una prioridad".

En este sentido, observó que Uruguay es un "mercado posible" que "Argentina subestimó". "Por eso se fue a buscar nuevos socios", agregó. "La economía no es un tema de tamaños, sino de dominar nichos; el ser más pequeño no significa ser más débil", aseveró.

Massa mantiene una relación "cordial" con el actual presidente de la República, Tabaré Vázquez.

"Lo que tenemos que hacer nosotros es mejorar la relación, que pasó de ser de hermanos amigos a ser hermanos tensos. Se arregla con un café y con humildad (…) Es simplemente un café, darnos la mano, mirarnos a los ojos y ponernos a trabajar. Tenemos situaciones que resolver que podemos hacer en conjunto porque nacimos y nos criamos juntos", insistió.

El actual diputado nacional por la provincia de Buenos Aires habló de la importancia política que tuvo para su sector el presidente uruguayo.

"La escuela de gobierno de nuestra fuerza política la inauguró Tabaré Vázquez a partir de que nos presentó mi querido Carlos Páez Vilaró", contó. Esa escuela es liderada por Roberto Lavagna (su asesor económico), quien "capacitó a más de 1.000 dirigentes de todo el país".

¿El Segundo?

Massa se presenta como el único candidato que puede darle pelea a Scioli.

"Yo soy la opción para que se termine el kirchnerismo en la Argentina, (Mauricio) Macri funciona de tapón para que no se termine una década, soy el único que puede ganarle un balotaje a (Daniel) Scioli", aseguró el aspirante por UNA.

El exintendente de Tigre es acusado como traidor y como servil al kirchnerismo por sus oponentes dado que fue funcionario del gobierno de Néstor Kirchner y jefe de Gabinete de la presidente Cristina Fernández entre 2008 y 2009.

Luego, dio el portazo y creó el Frente Renovador. En 2015 intentó ir a unas elecciones internas con Macri en lo que resultó un acuerdo frustrado.

Con un discurso que abogaba por "el cambio justo", al principio Massa se posicionó en el centro de la polarización "K-Anti K". A fines de junio, cuando se definían los frentes y fórmulas de cara a las internas, uno de los rumores más resonantes era que bajaría su candidatura. Fue el último en anotarse y definir a su compañero de fórmula. Finalmente, ganó en las internas de su bloque, en las que competía con el líder peronista cordobés José Manuel de la Sota.

En las primarias, UNA sacó el 20,63% de los votos (Scioli 38,41% y Macri 30,07%). Tras esa instancia electoral, Macri y Scioli moderaron sus discursos. Pero Massa desplegó la campaña más agresiva: endureció su discurso, tratando de posicionarse como el único que puede destronar al kirchnerismo.

Denunciará si habrá fraude.

En diálogo con La Nación, Massa dijo que su fuerza política contrató a 170 abogados penalistas que estarán en todo el país. "Frente a cada situación irregular que veamos vamos a denunciar penalmente al fiscal que intente hacer fraude", expresó el candidato presidencial. "No vamos a ir solamente con la denuncia política en cada mesa", comentó.

LAS PROPUESTAS DE MASSA.

Quiere terminar con el cepo.

Sus propuestas incluyen el "uso de las fuerzas armadas en la lucha contra la inseguridad y el narcotráfico", generación de empleo para poner "fin al asistencialismo", déficit cero y un plan de 100 días para quitar el llamado "cepo cambiario".

Massa, quien le había propuesto un debate "mano a mano" con Macri, pero que le fue rechazado, dijo buscará reducir la inflación a un dígito en 26 meses. "El que diga otra cosa está pensando en ajustar brutalmente sobre el salario de los trabajadores", advirtió.

"En un país que sistemáticamente quiere soluciones mágicas, nosotros consolidamos un equipo y propuestas para gobernar", argumentó al comenzar un discurso el mes pasado.

"Argentina tiene que salir de esta etapa de estancamiento e ir a la etapa del crecimiento", continuó, según declaraciones recogidas por el diario La Nación.

Para volver a marcar diferencias con Macri y Scioli, indicó que su equipo busca el "equilibrio" mientras otros buscan que los "empresarios copen el Estado" o quieren "un Estado que es socio bobo sólo en las ganancias de los productores".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados