ARGENTINA

Macri y Fernández, primera charla por la gobernabilidad

Macri y Fernández coincidieron en un mensaje: calma, habrá gobernabilidad hasta el cambio de mando el 10 de diciembre.

Alberto Fernández, candidato presidencial argentino, en conferencia de prensa. Foto: La Nación (GDA)
Fernández dijo ayer que el gobierno de Macri debe seguir hasta el 10 de diciembre. Foto: La Nación (GDA)

El presidente Mauricio Macri y el candidato kirchnerista Alberto Fernández hablaron ayer miércoles. No cabía otra, luego del terremoto electoral del domingo y la reacción de los mercados del lunes, que agitaron no tan viejos fantasmas en Argentina.

Macri y Fernández coincidieron en un mensaje: calma, habrá gobernabilidad hasta el cambio de mando el 10 de diciembre.

Claro que antes hay que pasar por las elecciones generales del 27 de octubre y por un eventual balotaje el 24 de noviembre. Pero, en función de los 15 puntos de ventaja que Fernández y su compañera de fórmula Cristina Kirchner obtuvieron sobre la dupla oficialista Macri-Pichetto, las posibilidades de que se le escape la banda y el bastón presidencial al candidato K son mínimas.

“Mi tarea es asegurar la gobernabilidad. El diálogo es el único camino. La incertidumbre ha generado mucho daño y nos obliga a ser responsables. Quiero transmitir tranquilidad en este proceso electoral que ha comenzado”, dijo Macri ayer en un mensaje difundido antes de la apertura de los mercados en el que anunció un paquete de medidas para aliviar los bolsillos de los asalariados y jubilados.

Más tarde, anunció que había mantenido “una buena y larga conversación” telefónica con Fernández. “Él se comprometió a colaborar en todo lo posible para que este proceso electoral, y la incertidumbre política que genera, afecte lo menos posible a la economía de los argentinos”, dijo Macri en Twitter.

La conversación también fue destacada por Fernández, quien afirmó en una rueda de prensa que tiene “toda la vocación de hablar y ayudar a superar este trance”.

El lunes la moneda argentina se depreció casi 20% y la bolsa de Buenos Aires cayó 38% mientras se derrumbaban acciones y bonos argentinos en Nueva York y el riesgo país se disparó, como reacción a la contundente victoria de Fernández-Kirchner en las internas del domingo: 47,7% de los votos sobre 32,1% de la fórmula Macri-Pichetto.

Si bien las primarias fueron una formalidad porque los candidatos ya habían sido consensuados internamente por los partidos, funcionaron como un preciso sondeo de lo que podría suceder en las elecciones presidenciales de octubre.

Con las cifras que obtuvo, Fernández ganaría los comicios en primera vuelta, lo que despertó en los inversores el temor a que el Estado vuelva a aplicar amplias regulaciones sobre la economía. “Nuestra propuesta no supone riesgos de default, supone sí una lógica de funcionamiento distinta”, dijo Fernández, a la vez que reprochó que desde el oficialismo se sembraran “dudas inexplicables” en los mercados internacionales, “diciendo que éramos como Venezuela”.

Este miércoles, la moneda argentina siguió perdiendo valor y cerró en 62,18 pesos por dólar; una depreciación de 6,19% con respecto al martes. La Bolsa cerró con una baja de 1,86%.

“(Fernández) se mostró con la vocación de intentar llevar tranquilidad a los mercados respecto a los riesgos de una eventual alternancia en el poder y quedamos en mantener una línea abierta directa entre los dos”, amplió Macri en su cuenta de Twitter.

Poco después, Fernández señaló en rueda de prensa que la charla con Macri fue “buena”, “cordial, y franca”, de unos quince minutos, y que le dijo al presidente que lo llame las veces que quiera. “Le di mi opinión sobre lo que creía que estaba pasando y que yo solo soy un candidato a presidente, no soy un presidente electo, y que el manejo de la economía lo tiene el presidente. Pero todos tenemos que preservar la institucional y que todo transcurra en paz”, señalo.

“El presidente tiene que llegar al 10 de diciembre”, aseguró Fernández.

Este asunto de la gobernabilidad en Argentina hace que tome especial relevancia lo que decía la diputada Elisa Carrió en febrero de 2018 en una entrevista con El País. Carrió adelantaba el apoyo a la reelección de Macri, pero su mayor preocupación era que el presidente terminara su mandato el 10 de diciembre de 2019.

Mauricio Macri, presidente de Argentina. Foto: Reuters.
Mauricio Macri, presidente de Argentina. Foto: Reuters.

“Me preocupa más que aseguremos una buena gobernabilidad, que garanticemos la república, que bajemos impuestos, y que vayamos dando algunas reformas laborales. Pero me interesa que se cumpla el ciclo de Marcelo Torcuato de Alvear”, el presidente argentino entre 1922 y 1928 por la Unión Cívica Radical.

“Hay dos objetivos -decía Carrió al final de la entrevista- Argentina debe culminar un gobierno constitucional no PJ (peronista), que no sucede desde la época de Marcelo T. de Alvear. Por eso esto es histórico. Este es un gobierno que no solo ganó las elecciones contra un régimen autoritario de manera pacífica, sino que en el mandato legislativo ganó en todos los lugares. Entonces, va a culminar el mandato. Lo segundo es que tenemos que renovar, y para eso tenemos que hacer muchas cosas distintas”.

"Riesgo grande"

Fernández observó que con Macri tienen “miradas muy distintas del país” y, por lo tanto, “no es fácil” que “avale las políticas” del mandatario. “Pero de cualquier manera me parece que fue una muy buena charla y una buena forma de tratar de llevar tranquilidad al país y a los mercados. Todos queremos que la economía se estabilice”, insistió el candidato opositor.

“Yo le ruego (a Macri) que por la gravedad de la situación hoy prime la condición de presidente (a la de candidato), porque el riesgo es muy grande. El riesgo es además que nos quedemos sin reservas, que el Fondo (Monetario Internacional) nos termine dando la espalda”, había dicho más temprano Fernández en una entrevista con El Destape Radio.

Fernández también buscó desmarcarse de los que lo identifican con el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

Alberto Fernández, candidato a la presidencia en Argentina. Foto: Reuters
Alberto Fernández, candidato a la presidencia en Argentina. Foto: Reuters

“Quisiera que todos los que vociferaron que nosotros éramos Venezuela y todas las cosas de ese tipo, por favor que se desdigan, porque ellos fueron los que generaron este caos en el mercado internacional. Sembraron dudas inexplicables porque la verdad yo no tengo nada que ver con todo lo que me acusaron”.

“Los que en los canales de noticias, en la prensa, dijeron que éramos como Venezuela, y hablo de dirigentes, no de periodistas, que se den cuenta del efecto negativo que causaron en la economía argentina”, agregó Fernández. (En base a La Nación/GDA y la agencias EFE, AFP y Reuters)

“Bandidos de izquierda vuelven al poder”
Jair Bolsonaro en Davos. Foto: EFE

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, siguió con su discurso contra el kirchnerismo. Ayer miércoles afirmó que “bandidos de izquierda empezaron a volver al poder” en Argentina, en referencia al candidato opositor Alberto Fernández. “Argentina se está hundiendo en el caos, Argentina comienza a seguir el rumbo de Venezuela, porque en las primarias bandidos de izquierda empezaron a volver al poder”, declaró Bolsonaro en un acto en el nordeste del país.

Fernández, que lleva como vicepresidenta a Cristina Kirchner, se perfila favorito para la elección del 27 de octubre, tras el duro revés que le propinaron en las primarias abiertas del domingo a Mauricio Macri.

Bolsonaro lleva meses expresando su apoyo a Macri y su preocupación por un eventual regreso del kirchnerismo al poder. El lunes se enzarzó en una pelea con Fernández tras decir que, si gana el candidato K, Argentina se pondrá “en el camino de Venezuela” y habrá una oleada de refugiados similar a la que Brasil enfrenta en su frontera norte. Adelantó además que la relación con Fernández sería “conflictiva”, lo cual podría impactar en el Mercosur y en el acuerdo comercial con la Unión Europea.

Fernández replicó, tachando a Bolsonaro de “misógino, racista y violento”. “Bolsonaro es una coyuntura en la vida de Brasil como Macri es una coyuntura en la vida de Argentina”, dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)