TEMBLORES

Hay más de 4.000 afectados por los temblores en Italia

El gobierno de Renzi pidió flexibilidad fiscal a la UE por la tragedia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Destrozos: así quedó un histórico edificio en Campi de Norcia. Foto: Reuters

Italia empezó a evaluar este jueves los graves daños causados por los dos sismos que sacudieron el miércoles el centro de la península, y si bien no ocasionó víctimas, unas 4.000 personas se preparan a pasar otra noche fuera de casa.

"Esta es una dura prueba para Italia, no dejaremos solos a los ciudadanos. Italia está herida pero no se dobla", aseguró el primer ministro Matteo Renzi, en una conferencia de prensa improvisada en Camerino, en la región de las Marcas, una de las ciudades más afectadas por los sismos.

Renzi pidió "que no se agote la atención de la política cuando bajen los reflectores" en las regiones golpeadas, donde muchas edificaciones se derrumbaron, entre ellas iglesias medievales, casas en piedra y construcciones dañadas por el terremoto del 24 de agosto, que dejó casi 300 muertos.

"Ha sido un milagro que no haya víctimas dado que fue un terremoto potente", reconoció por su parte el ministro del Interior, Angelino Alfano.

Como la mayoría de las personas se encontraban en la calle debido al primer sismo, no se registraron muertos sino unos pocos heridos, ninguno grave.

Sin embargo, las cientos de réplicas, más de 200 registradas ayer jueves en las regiones de Marcas y Umbría, tienen a la población atemorizada, la cual deberá pasar otra noche fuera de casa, en espacios equipados o en hoteles de la costa, a unos 80 kilómetros, por disposición de la Protección Civil. "Nadie pasará la noche en automóviles", explicó Luigi DAngelo, portavoz de la entidad.

La organización calcula que unas 4.000 personas, de quince localidades, entre ellas Castel SantAngelo sul Nera, Preci y Visso, entre las más destrozadas, pasarán la noche en refugios seguros, en hangares y amplios cobertizos.

Soluciones duraderas.

Un sistema de transporte con buses empezó a trasladar a los damnificados que aceptaron pasar la noche en hoteles de la costa adriática, mientras otros han decidido dormir en las estructuras dispuestas por la Protección Civil en la región.

"A pesar de los riesgos, no me voy de aquí. Nací aquí y he pasado toda mi vida aquí", contó a la AFP Elio Lazareto, de 78 años, cuya casa a las afueras del centro histórico no sufrió daños, pero se encuentra en la zona restringida.

El gobierno italiano desea ofrecer a los damnificados una solución duradera y pide a la Unión Europea (UE) mayor flexibilidad fiscal con el déficit para poder hacer frente a las emergencias.

"Necesitamos un cambio estructural para hacer frente a los terremotos. Debemos explicárselo bien a los que no han entendido que con este tema no se hacen chistes", advirtió Renzi, en una alusión a su disputa con la UE.

"Esta tragedia hay que afrontarla como en agosto, todos unidos", sostiene por su parte el presidente del Senado, Pietro Grasso.

"Anoche, cuando empezó el segundo terremoto, alcanzamos a salir con mi esposa de la casa justo antes de que se derrumbara", contó Massimo Testa, quien acababa de restaurar un palacio del siglo XV en Visso. "Mi mujer quedó atónita, estaba rodeada de piedras y rocas. Gracias a Dios estamos vivos. Eso es lo importante", comentó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)