joao de deus

Se entregó el curandero brasileño acusado de agresiones sexuales 

El sanador estaba requerido por la Justicia luego de que centenares de mujeres lo acusaran de haber abusado sexualmente de ellas con el pretexto de curarlas de enfermedades.

El sanador Joao de Deus. Foto: EFE
El sanador Joao de Deus. Foto: EFE

El célebre curandero brasileño Joao de Deus (Juan de Dios), acusado de agresiones sexuales por centenares de mujeres, se entregó este domingo a la policía, informó la prensa local.

El viernes la justicia había solicitado la captura de Joao Teixeira de Faria (su verdadero nombre), de 76 años. El curandero recibía cada semana a miles de fieles en su templo de Abadiania, cerca de Brasilia, donde practicaba sesiones de "sanación espiritual".

Según el diario O Globo, los investigadores descubrieron que 35 millones de reales (algo más de 9 millones de dólares) fueron retirados de las cuentas bancarias de Joao Teixeira de Faria (el verdadero nombre de Juan de Dios) el miércoles, cinco días después de que estallara el escándalo.

Todo comenzó con la difusión la semana pasada, en TV Globo, el mayor canal del país, de una investigación que retomaba el testimonio de mujeres que relataban cómo habían sido obligadas a masturbarse o practicar felaciones al curandero durante sesiones de "sanación espiritual".

En una entrevista con el semanario Veja, Dalva Teixeira, hija de Juan de Dios, reveló haber sido abusada sexualmente por su padre desde que tenía 10 años y hasta los 14, cuando se escapó de su casa luego que la golpeara al descubrir que estaba embarazada.

"Mi padre es un monstruo", dijo la mujer, que hoy tiene 49 años.
Desde la emisión del programa de TV Globo centenares de mujeres declararon haber sido agredidas sexualmente por el curandero. La justicia de Goiás recibió 330 denuncias provenientes de todo Brasil, así como de Alemania, Australia, Bélgica, Bolivia, Estados Unidos y Suiza.

La reputación de Juan de Dios trascendió ampliamente las fronteras de su país. En 2012, recibió en Abadiania, localidad donde está emplazado su templo, la visita de la estrella de la televisión estadounidense Oprah Winfrey y los tres últimos presidentes brasileños recurrieron a sus servicios.

Joao de Deus defendió su inocencia en una breve aparición el miércoles en su centro de Abadinia. "No soy culpable", exclamó el gurú de baja estatura y mirada penetrante, ante centenas de personas que le manifestaron su apoyo.

Centenares de mujeres acusan al curador de haber abusado sexualmente de ellas con el pretexto de curarlas de enfermedades, como el cáncer, con sus "cirugías sin corte".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)